sector internacional 43
Nacionalismo integral La SI 24/07/43 p. 5-6

Nacionalismo integral
La SI 24/07/43 p. 5-6


    A medida que el Imperialismo avanza a espaldas de la guerra, cabalgando sobre las ancas escuálidas de la Pseudodemocracia, son ya varios países que se preocupan de nacionalizarse cada día más, comenzando por su economía. Citemos los casos de Portugal y Argentina
    Ha llamado la atención recientemente la destitución del embajador de Portugal en Gran Bretaña, dejado cesante por un fulminante decreto de Oliveira Salazar.
    Las causas son dos, ambas de importancia suma para ese Portugal renaciente, que tantas veces estuvo al borde del abismo durante este siglo: las intrigas del ministro respecto a la alianza británico-lusitana y el bombardeamiento de la política económico-nacionalista de su Gobierno.
    Portugal –lo explicábamos recientemente- ha roto de hecho con la alianza británica, que era una palabra para ocultar la condición colonial del país. Oliveira Salazar se ha negado en absoluto a seguir la política internacional –menos, todavía, la nacional- británica, sean cuales fuesen las consecuencias. Ha habido súplicas, también amenazas. Portugal no se ha doblegado.
    Recién iniciaba Oliveira Salazar la nacionalización económica del país, presionando a todas las empresas extranjeras a pasar sus negocios, se comprende que con indemnización, a manos portuguesas. Portugal es país relativamente pobre. Aún así, ha rechazado la falacia liberal de que un país es tan pobre que necesita dinero extranjero para sus industrias esenciales. Quien tenga éstas en sus manos, dispone de la soberanía. Y es Mr. Roosevelt el que ha repetido este concepto cien veces aplicándolo a Alemania, no viendo que es precisamente a Gran Bretaña y a Estados Unidos a quienes obliga a aplicarlos la realidad objetiva.
    El ministro portugués en Londres, más atento a los intereses británicos que a los de su patria, saboteaba los intentos de su gobierno en beneficio de Gran Bretaña. Y se ha repetido el caso grosero del ministro danés en Washington en la persona de ese portugués antipatriota: que se haya colocado bajo la sombra de la cancillería británica, al negarse a regresar a su país a dar estrecha cuenta de su gestión obstaculizadora.
    Argentina ha iniciado igualmente la acción nacionalista en la zona económica. Declaraciones recientes del jefe de ese gobierno han hecho hincapié en dos puntos que se relacionan medularmente con la economía de otras naciones.
    Primero, que la neutralidad será mantenida, no sólo porque así conviene al país, que no quiere meterse en guerras que no le interesan, sino también porque con ello se afirma la personalidad nacional, que no cede ni cederá ante intromisiones extrañas. Eso hay que decirlo y hay que hacerlo, que es algo más que decirlo.
    Segundo, que se va a iniciar la nacionalización de los grandes negocios extranjeros, para que la independencia del país no dependa de extraños, sino de sus mismos hijos.
    Actitud gallarda, que no es más que visión de estadista, al cual no hacen desfallecer las dificultades que puedan sobrevenir de una política nacionalista, antes sabe que, a caballo de esas dificultades, es como avanza la verdadera independencia nacional.  
    En Irlanda se han celebrado elecciones recientemente. Eamond de Valera es el tipo del Presidente que subordina siempre lo material a los altos valores representados por una independencia efectiva. Pueblo mártir de tantos siglos, ha sido ahora racionado por Gran Bretaña, al no querer siquiera romper relaciones con Alemania. El patriotismo nacional ha sido suficientemente recio para soportar todas las angustias y para reelegir ahora a Valera, con un parlamento en que dispone de una decisiva mayoría (67 contra 37) para continuar la intensificación de la independencia irlandesa nunca más sólida que cuando se amasa con cementos de sufrimientos colectivos pasajeros.
    En Turquía van a celebrarse elecciones en la fecha de hoy Sábado. Y todas las fibras de la nación han vibrado al hacerse público que agentes aliados ofrecían elevadas cantidades de dinero a los compromisarios elegidos, para balancear hacia su lado al parlamento futuro.
    Patriotismo integral. Una ráfaga de Voluntad está agitando a los pueblos que merecen vivir, plantando cara a las exigencias, sean cuales sean, de los Imperialismos.