Alemania 43
Habla Hitler La SI 20/11/43 p. 5

Habla Hitler
La SI 20/11/43 p. 5


    El jefe de Alemania habla en muy contadas ocasiones. No deja de decir por lo menos algunas palabras en todos los aniversarios de la intentona fascista de Munich, bautismo de fuego de sus huestes.
    Este año era más esperado su discurso, por cuanto tenía lugar durante una retirada histórica como la del suelo ruso, así como en los alrededores de la Conferencia de Moscú, que tanta bulla ha metido, sin merecerla.
    Las afirmaciones capitales de Hitler son las siguientes y es bueno remarcarlas, puesto que ha llegado a tanta altura la charlatanería de de los creadores de noticias sobre hechos inexistentes.
    1º Nos hemos retirado de Rusia por la traición del rey de Italia. Recuerde el lector que a esta causa atribuíamos, ya semanas atrás, la retirada del Eje en el Oriente.
    2º Alemania no ceja ni cejará. Antes se están preparando campañas nuevas. El pueblo alemán sabe que los mayores sacrificios ahora son inmensamente menores que los que sufriría en el caso de ceder.
    3º Estamos peor de lo que se esperaba, pero mucho mejor que en los primeros días de la guerra.
    4º Llegará la hora de las represalias aéreas.
    5º No es posible la paz con la Rusia bolchevique, cuyo ideal es la dominación roja sobre Europa.
    6º La guerra en Italia enseñará a los anglo-yankis lo que ha de ser un verdadero 2º Frente: una cosa es luchar con traidores entregados, y otra con soldados.
    7º Gran Bretaña y Estados Unidos confiesan que ellos quieren dominar el mundo. Estamos de acuerdo.
    En este número (p. 9)  –o en el próximo- copiaremos las declaraciones de un general norteamericano sobre el estado de Alemania. Coincide con las declaraciones de Hitler, lo cual parece respaldar su objetividad.
    No sabemos lo que pensará el Estado Mayor alemán. Pero el pueblo estaba mal acostumbrado al contar por semanas los pueblos sometidos al principio de la guerra. Aquello, que fue tomado como normal por muchos, era absolutamente anormal.; y, en cierto sentido, dañino. Si los fines que se persiguen con esta guerra son de la magnitud que se predica, los medios de ganarla han de ser largos, duros y costosos.