Periodismo 46
Índice del Artículo
Periodismo 46
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Los cinco derrotados argentinos La SI 09/03/46 p. 2-3
Una triste comedia alrededor del Irán. El diario lo dice La SI 04/05/46 p. 2-3
El por qué de la matanza palestiniana. Otra vez la cuestión judía. La SI 10/08/46 p. 2 col. 5
La Prensa La SI 17 /08/46 p. 5
Palabras, palabras y palabras 24/08/46 p. 3
Index Librorum Prohibitorum La SI 31/08/46 p. 5-6

Los cinco derrotados argentinos
La SI 09/03/46 p. 2-3


    Mientras esperamos dar el resultado completo del acto electoral argentino, notamos ahora los cinco derrotados después del triunfo espectacular que se vienen anotando los laboristas de Perón. Porque, triunfe el candidato que triunfe, siempre la resonante victoria peronista sobrepasa, no sólo todas las esperanzas de los ciudadanos anti partidaristas, sino también todas las proporciones que podían asegurar a Perón, en los cuerpos legislativos, y en la pública opinión, la victoria de esas nuevas fuerzas argentinas.
    a) Ante todo, la derrota total y absoluta del dinero ...

    b) El segundo derrotado es la Prensa, aunque esa minúscula es obrera: minúscula y gracias. En el número anterior tocábamos este punto, bastante ampliamente. Es necesario sólo insistir en el aspecto de su ignorancia de caballeros de la suficiencia, que no aciertan una ni por casualidad.
    La Prensa argentina días antes de las elecciones, echaba al resto, no sólo en propaganda antipopular, sino también acerca de augurios felices para sus candidatos. Estaba tan segura del poder del dinero, amenazas y otras influencias, que daba la elección como absolutamente ganada.
    El día mismo de la elección, sin haber siquiera podido adivinar los resultados que ya flotaban a la vista, esa prensa ignara cantaba la más aplastante victoria. No queremos aludir, en tanto, a la prensa argentina de la cual no nos han llegado todavía ejemplares suficientes. Pero tenemos a la vista la borrachera de ignorancia  de las agencias yanquis y prensa chilena, que batía ese día todos los records de incapacidad noticiera, que es la capacidad más elemental todavía.
    Sólo el absoluto desconocimiento de la ética elemental, así como de la más crasa ignorancia del medio argentino, que va ya siendo el medio americano, podía autorizar esos títulos que entresacamos de las páginas de varios diarios, puestos a grandes títulos, , aunque no más grandes que la crasa ignorancia y el tupido fanatismo: “Absoluta y resonante derrota de Perón y su partido”. “perón huye al Perú a esconderse de las fuerzas contrarias, victoriosas”.  “Aplastante victoria de Tamborini y sus fuerzas”. “La democracia argentina derrota sin atenuantes a los peronistas”. “La dictadura argentina solemnemente desahuciada por el pueblo”.  “Resonantes manifestaciones en los centros antiperonistas por su aplastante victoria”.  “Perón con la cola entre las piernas”, etc.
    La ignorancia, y encima el fanatismo, de esos “sacerdotes de la prensa” quedan patentes. Su sabiduría, que les hace pronosticar ridículamente los mayores disparates que no acaecerán jamás, queda ahí a la vista, sin que los infelices que han mostrado tan a las claras sus errores y su ignorancia cuando menos escarmienten. Ellos siguen aseverando magistralmente  las mayores sandeces como si el inmenso rebaño, por estólido que sea, no apercibiese tanta ignorancia, envuelta en tanta vanidad.
    Esa prensa, que asegura tan claramente, y con titulares gigantes, tantos errores, es el vendido número 2, todavía con caracteres más denigrantes que el enemigo número 1.

    c) La Universidad argentina, tortuga que han sobrepasado los acontecimientos por manera acelerada, es el derrotado número 3.
    d) La cuarta víctima de esos comicios son los partidos individualistas, desde las solemnes y panzudas momias conservadoras a las momias (copia de Marx y de 1860) comunistas, pasando por toda la gama sin gama (todos son iguales en la realidad), de los veinte partidos, grupos y grupitos intermedios...
    e) Ultima víctima de esa victoria peronista que queremos señalar ahora es el vicecanciller Spruille Braden, de cuerpo yacente y en paz descanse. Con su entierro, la del imperialismo norteamericano, para el cual las Américas no le van a resultar en definitiva.