Africa 45
Índice del Artículo
Africa 45
Página 2
EE. UU. se establece en Liberia La SI 17/03/45 p. 5-6
Los berberiscos están alzados. Ruido de armas en Marruecos. La SI 23/06/45 p. 10

EE. UU. se establece en Liberia
La SI 17/03/45 p. 5-6


    a) Una noticia de aquellas que la prensa no publica, o lo hace en un rincón de columna, a letra invisible, para la mejor ilustración de los lectores alfabéticos: EE. UU se ha establecido para siempre en Liberia, país convertido ahora en colonia yanki y gran base militar.
    La forma de establecerla fue notable, y tenemos oportunidad de anunciarla tal como fue realizada.
    Eran los días de Agosto pasado, cuando se presentaba a las autoridades de Liberia una pequeña Comisión norteamericana, en el sentido de que llegaría pronto al país una pequeña escuadra yanki, que se establecería en la costa, por necesidades bélicas.
    La anunciada medida no hizo mucha gracia a las autoridades que, magüer que negras, parece que tienen arrestos que quisieran para sí algunos blancos. Y las discusiones fueron muchas.
    Precisamente ya dos años más atrás se habían establecido en el país, como amos, varios artilleros, en una pequeña base yanki. La manera de entrar no estaba de acuerdo con los usos internacionales, que parece que los negros conocen perfectamente. Pero era peor lo que venía detrás. Las querellas entre los negros liberianos y los pocos norteamericanos establecidos fueron continuas; y no parece que había en los negros muchas de ampliar ni las bases ni las querellas.
    Es así como la Comisión de Agosto fue recibida con escasas simpatías. Lo cual indignaba de tal modo a Mr. Hull –carácter interiormente irascible- que, a los pocos días, se presentaba la pequeña escuadra, desembarcaba como en su casa e iniciaba un diálogo con el Presidente negro. Del cual salía con documento firmado. Mientras firmaban, varios cañones estaban enfilados hacia Free Town.
    Mr. Hull quedaba satisfecho. Liberia pasaba, militarmente, a manos norteamericanas, todas sus costas (lo único poblado) consideradas como Bases militares norteamericanas “para proteger los intereses de Estados Unidos en el Atlántico”. Así reezaba el Tratado, que se ha mantenido en secreto.
    Liberia había sido fundada muchos años atrás por los norteamericanos para vaciar en ella a los negros de su país, , que los sirven a maravilla, pero les estorban y temen su acrecentamiento. No resultaba el ensayo. Unos pocos pasaban a Liberia, especialmente descendientes de los esclavos del sud. La mayoría de negros prefería quedarse en su patria, Estados Unidos, sin cambiar de patriotismo como de camisa.
    La pequeña población (aunque con un suelo bastante extenso, más que El Salvador) fue dejada en paz mientras no interesaba a los intereses de los grandes países. En cuanto les ha convenido, Liberia ha sido ocupada y convertida en colonia yanki.
    El “Tratado” fue rubricado en los últimos días de Octubre.  

    b) Si se echa una pequeña ojeada al mapa 4, veremos la situación de Liberia en la protuberancia occidental africana y en uno de los lugares más estratégicos del Atlántico. Y el Atlántico sur es mar sudamericano, sin que los Estados Unidos tengan en él interés alguno.
    En los principios de la guerra, Washington sostenía esa bella teoría, de la cual no se salía el raciocinio hulliano: “Estados Unidos debe dominar en el Atlántico sur. Para ello debe dominar en la costa del Brasil. Para dominar en esta costa debe dominar en la costa africana”.
    El raciocinio puede ser lógico, pero la base de él debe hacernos meditar a los sudamericanos. Para el Imperialismo es sumamente lógica. Los pueblos democráticos gastamos una Lógica distinta, que es la del buen sentido y la del anti Imperialismo.
    La dominación del Atlántico septentrional, si se explica a base de cierta lógica “loca”, podría aceptarse todavía. Estados Unidos están en ese mar. Y si bien el derecho internacional vigente le priva de pensar en yanki más allá de las aguas territoriales, puede uno pensar en un “espacio vital estratégico” y extender su interés hasta Gran Bretaña. Es decir, dominar en todo aquel mar, en mengua británico-francesa.
    Pero no hay relación alguna entre Estados Unidos y el Atlántico sur, a no ser que se piense en el más crudo Imperialismo.
    Pero en ese Atlántico sur está Sud América…