Argentina 45
Índice del Artículo
Argentina 45
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26
Página 27

El momento argentino. ¿Qué hay de Argentina? La SI 24/03/45 p. 5-6
El grave momento argentino. Argentina firmó La SI 07/04/45 p. 7
Reconocido el gobierno de Farrel-Perón La SI 14/04/45 p. 5-6
Solo en el norte, 22.000. Un océano de sangre. La SI 07/07/45 p. 6
Tribunales de Trabajo en Argentina La SI 18/08/45 p. 4
Argentina, Mr. Braden y la democracia imperialista. El caso argentino  La SI 08/09/45 p. 3-5
Intervención extranjera en la política y la economía argentina. Argentina en nuevo estado de sitio La SI 06/10/445 p. 6-7
Copiamos La SI 06/10/45 p. 7 col. 4
La Odisea de Perón y el momento argentino La SI 20/10/45 p. 1-5
¿Cómo se explica el fenómeno “Perón otra vez”? El por qué de la vuelta de Perón La SI 27/10/45 p. p. 3-4

 

El momento argentino. ¿Qué hay de Argentina?
La SI 24/03/45 p. 5-6

 América retorna a la racha de conatos rebeldes de un año atrás. En estos instantes, y a través de meses no más, se han dado nuevas intentonas en Cuba, en Colombia, en Ecuador y en Lima, y quien sabe si otra vez en algún rincón de Centro América: las agencias yankis tienen la costumbre de no dar a conocer al mundo lo que pasa en aquellas cálidas tierras.
 En Cuba están buscando algo que no tienen los amigos del último Presidente, procesado por el actual parlamento. Había, al parecer una Camarilla que vegetaba alrededor de ciertos personajes. Y ahora, descentrados por el gobierno de Grau San Martín, están añorando las vacas gordas y realizando esfuerzos para que vuelvan éstas a mugir satisfechas.
 La policía ha realizado varias razzias contra ellos, y parece que hay en La Habana cárceles que rebalsan de revolucionarios, más o menos acalorados.
 En Colombia, vísperas de elecciones, tenía lugar otro conato revolucionario, real o de mentirijillas. Porque viene tan como anillo al dedo una conspiracioncita para animar el entusiasmo elector, que no sería raro que hubiese algo de fantasía en la noticia. El conato anterior tenía resultados demasiado desalentadores para que nuevos personajes se decidiesen a lanzarse en el vacío de un fracaso.
 En Ecuador hay gentes que llevaron al actual Presidente a la silla gubernativa, y que ya se están cansando de la regularidad de aquel gobierno. Velasco Ibarra tiene demasiada seriedad de estadista para que pueda convivir con muchos de los grupos , tan heterogéneos, que lo llevaron a la Presidencia. Tendría que cubiletear y hacer maniobras, y halagaría a sectores derechistas. Tendría que anarquizar y meter bulla,, y halagaría a sectores izquierdistas. No parece ese hombre –de recios principios intransigentes- apto ni para el cubileteo ni para la zafarranchería. Y ¿acabará otra vez en el desierto, abandonado de todos?
 El Ecuador parece sentenciado, y es una lástima. Ha contado con grandes estadistas, tal vez con más frecuencia que cualquier otro país americano. El país mismo los ha decapitado. Y, en su lugar, ha colocado a “ilustres políticos”, que así han achicado al país bajo todos los aspectos: territorial, moral, económicamente. Velasco Ibarra parece que viene grande a aquella silla presidencial, y sería hora de que Ecuador mostrase lo contrario, dejando que ese hombre gobierne sana y modernamente.
 También en Lima. Aquí ha sido un conato aviacional. En una base militar los aviadores se han sublevado. Y aún se metieron en la cabeza el intento de aprisionar al ministro del ramo, que, mientras los aviadores se exponían volando, él se refocilaba sibaríticamente en el hotel más elegante de la misma base naval.
 Para que aprenda estrategia. Los antiguos griegos tenían prohibido que las literas de los ricos y de las hetairas entrasen siquiera en los barrios pobres de Atenas.  No querían que la comparación fuese establecida en aquel pueblo primitivo. Había en Francia unos líderes obreros, de bolsa asaz saneada, que, al tener que ir a perorar en algún mitin socializante, tiraban la corbata, colocaban una gorra vulgar en el lugar del aristocrático sombrero y calzaban zapatos de tres al cuarto.  Lecciones de buena táctica, que ese descuidado ministro peruano desconoce.

 b) Después del referido nonnato conato colombiano se han celebrado en aquel país elecciones camarales. El conato fue la “entrada” del acto electoral, para abrir el apetito.
 En el país americano de los dos océanos, los grupos políticos, bastantes, se agrupan ya tradicionalmente bajo dos solas denominaciones: liberales y conservadores. Con los primeros, todo lo que podríamos llamar izquierdismo, incluso socialistas y aún algunos comunistas. Con los segundos, los conservadores de tradición anticuada, y con ellos, siempre rezongantes, ciertos grupos de cristianos sociales que no han prendido todavía en la opinión del país.
 Los resultados, detalles aparte, han dado 2 liberales por 1 conservador. Es decir, como 80 diputados de los primeros y unos 40 de los segundos. Es un resultado parecido al de elecciones anteriores, y no altera el mapa parlamentario del país.