economía 42

 

Al pie del abismo. Roosevelt, África, América y la mentira continentalista La SI 03/10/42 p. 1-3

 En los países atrasados –y aún en las alejadas aldeas de los países civilizados- es un pintoresco espectáculo el del sacamuelas que, ejerce como puede la ardua labor de librar a la humanidad abandonada de los dolores dentarios. Llega el charlatán a la plaza comunal en una carreta ad hoc, dividida en dos compartimentos. En el de delante, oculto a la vista del público, está el “gabinete dentístico”, consistente en una silla y unas terribles prehistóricas tenazas. En el de detrás, a la vista del público y antesala además del departamento primero, se sientan, contratados para una trascendental labor, los tres o cuatro músicos aficionados más ruidosos de la aldea. Entra el paciente, mientras los artistas preparan espectacularmente sus abollados instrumentos metálicos. Inician una bella melodía popular de moda. Y, a una señal misteriosa que viene del gabinete del “dentista”, atacan los “músicos” con sus soberbios y descompasados ruidos. Son los instantes en que el paciente , embestido por el sacamuelas con todas las fuerzas de su ser y de sus tenazas gigantescas, se deshace en desaforados gritos que le arranca el dolor de la “operación” bárbara. El público, entusiasmado por la ruidosa “sinfonía”, no oye el gritar salvaje del paciente.
 ¡Otro enfermo, estimado público!... Ustedes han visto con qué dulce suavidad la muela enferma ha sido arrancada. No han oído ustedes el menor grito. Es que poseo un maravilloso instrumento que apenas roza las tiernas carnes…
 Y acicateado por el dolor, se sienta en la silla el segundo enfermo.
 En esa gigantesca carreta política americana durante la guerra, hay algo que los ingenuos creen Doctrina, otros Conveniencia, otros quién sabe qué cosa rara. Cuando en realidad el Panamericanismo no es más –pudiendo ser una noble y necesaria cosa- que una ruidosa charanga a la vista –y al oído- del público para distraerlo de lo que verdaderamente está realizando entre cortinas tupidas el “sacamuelas” internacional.
 Ciertamente que podría ser Doctrina. Ciertamente que podría ser Conveniencia mutua. Ciertamente que no es más que ruido, charanga. Simulación o inconmensurable ingenuidad.
 Una ordenación lógica de hechos sucedidos en estos instantes capacitará para juzgar, o al menos barruntar, la realidad que tiene lugar y desarrollo en la gran carreta político-internacional. 

 a) Un hecho a la vista, sobre cuya finalidad andan tantos despistados, es el empuje con que el capitalismo norteamericano está ensanchando en América sus señoríos. El cable nos trae diariamente noticias elocuentes de esa acción wallstreetiana. Y cuenta con que el cable –que está en manos parcialistas de Norte América- se calla lo mejor, dejando al mundo internacional  “in albis” sobre numerosas zancadas y rápidos avances logrados en cada uno de estos países, especialmente los de la zona norte de la línea ecuatorial. Es necesario leer, no los cablegramas, condimentados según conveniencia norteamericana, callando lo que no se desea se sepa, sino la prensa de cada país, especialmente la más humilde y sincera, no ligada a intereses económicos, para darse cuenta de las grandes zancadas con que va el pulpo envolviendo entre sus tentáculos viscosos cuanto huele a riqueza natural en estas tierras americanas puestas en descubierto por los afanes latinos.
 No hay fuente natural de riqueza que no sea demandada por la oferta estadounidense. Riquezas naturales actuales mineras y – lo cual constituye un fenómeno nuevo en Sud América- riquezas en posibilidad agrícolas y pecuniarias. Rondan todas nuestras Américas multitud de agentes –la mayor parte con carácter oficial- oliendo riquezas naturales. Viene tras ello la oferta, usando de todos los medios para hacerse con ellas. En Ecuador, Colombia, Perú, especialmente el Brasil, se trata de numerosas fuentes de riqueza ya adquiridas, algunas –cosa rozante con la soberanía nacional- por el Gobierno norteamericano, no ya por particulares norteamericanos, como se había hecho ya de lejos en Panamá, Nicaragua y otros países caribianos.
 No queremos sacar consecuencias, y menos de recordar la teoría de Roosevelt, según la cual el país extranjero dueño de la economía nacional es el verdadero soberano, “no existiendo su independencia más que nominalmente”, frase de Mr. Hull en esa Conferencia panamericana, refiriéndose, se supone, a los alemanes. Solo nos interesa anotar el hecho, que es de carácter grave. El dólar norteamericano había buscado, siempre, maneras de inversión en el resto de


 
Image

 

Galería de Mapas

Mapas públicados


Marzo de 1943
20-3-1943_MP2.JPG
Mapa 2 del 20 de Marzo de 1943

Febrero de 1943
13-2-1943_MP2.JPG
Mapa 2 del 13 del Febrero de 1943

Marzo de 1943
6-3-1943_MP5.JPG
Mapa 5 del 06 de Marzo de 1943

Marzo de 1943
13-3-1943_MP3.JPG
Mapa 3 del 13 de Marzo de 1943

Invitados en linea

Visitantes: 1654371