economía 45
Índice del Artículo
economía 45
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13

Bibliografía
Vidal Guardiola, Miguel
La Conferencia monetaria de Bretón Woods. Buenos Aires
La SI 14/04/45 p. 8

 El autor resume, en todas sus partes esenciales, las conversaciones, así como los acuerdos de los conferenciantes mundiales que recientemente se reunieron en aquella ciudad americana. Y, dentro de la técnica económica, que ofrece dificultades a los que non expertos en ella, puede afirmarse que el libro del autor catalán es lo mejor que se ha publicado hasta ahora.
 Lo raro que puede decirse de aquella Conferencia es que, tenida y organizada por mentes anticuadas del mundo viejo, que se va –y, por tanto, liberales en economía- predican mil cosas completamente contrarias a la economía, la libertad de comerciar y el individualismo económico.
 Queremos repetirlo en otras palabras: los manchesterianos vibran de antimanchesterismo, quieren ahogar la libertad comercial, abominan del individualismo, etc. etc.
 El fenómeno solo es raro para los que no conozcan los orígenes del Manchesterismo. Pasó de contrabando como ciencia, pero no era más que un instrumento para en aquellos tiempos del univendedor inglés, sin competencia organizada, acaparar Inglaterra el mercado mundial. Ahora el manchesterismo, la competencia, el individualismo, etc. etc. no le sirven a Estados Unidos y Gran Bretaña, para el caso, sino que los dañan. Pues ¡manos a la obra! destruir el manchesterismo, la competencia y el resto.
 La única superstición que no han echado abajo los de la Conferencia citada fue la del Oro. Porque ellos lo tienen. Cuando no lo tengan, lo abominarán también. Porque lo tendrán los otros.
 Es decir, una científica ausencia total, solo el utilitarismo de los grandes países y las ganas de imperializar como norma.
 Bretón Woods no será aceptado por el mundo. Si aceptan sus conclusiones políticos
ciegos o débiles, los hechos se encargarán de echarla abajo.
 Es una reminiscencia de una Edad que se hunde. Y es lástima que el autor de este libro, gran expositor y ordenador, no vea esta parte de él. Porque él está imbuido de las mismas supersticiones económicas.

El Presidente Roosevelt ha muerto
La SI 21/04/45 p. 1-7
ver Estados Unidos

El Presidente Roosevelt ha muerto
La SI 28/04/45 p. 6-8
(continuación)

El Presidente Roosevelt ha muerto
La SI 05/05/45 p. 5-10
  Conclusión

Así fue Adolfo Hitler
La SI 12/05/45 p. 1-9

(...)
4. El escenario mundial
 Hay que partir de la base de que la Edad Moderna, en constante decadencia desde la mitad del siglo XlX, entraba en el período crítico con la primera guerra mundial. Como era una Edad netamente, exclusivamente, materialista y económica –todo lo demás, pura careta- la crisis en que se entraba era netamente económica: la pelea por los mercados, la desocupación que ya estaba en auge amenazador, el no caber todos (según sentir materialista) en esa chica tierra. El síntoma capital de aquel comienzo del período crítico estaba en la iniciada decadencia del Imperio Británico y la irrupción de Alemania sobre los caminos del mundo.