37 06
Índice del Artículo
37 06
Página 2

Pequeños comentarios sobre cosas de España. Alemania en Sudamérica. Francia y su influencia en América  ME  06/37  p. 29, 31

            A Alemania han llegado, en el término de tres meses, cuatro distintas Comisiones de estudiantes americanos. La prensa de aquel país hace mención de todos los agasajos que se han prodigado a esos, que son siempre los mejores alumnos, y que mañana han de ser generalmente los directores, legisladores, gobernantes y hombres de influencia social en su propio país.
            Especialmente de la Comisión brasilera tenemos a la vista largos informes, que prueban con qué interés Alemania sabe organizar la busca y captura de los mejores hombres de Sud América. Constaba esta Comisión de 7 profesores universitarios y 19 estudiantes. El Instituto Iberoamericano, el Comité de Relaciones del Ministerio del Exterior, delegaciones especiales de la parte intelectual del Partido Nazi, la organización de intercambio académico, delegados de la Universidad de Berlín: todos personas o entidades que pudiesen hacer más aprovechada y agradable la estadía de esos estudiantes y catedráticos fue acumulado.
            Se comprende, con estos antecedentes, por qué Alemania va entrando, cada día más, en la conciencia de los intelectuales de este continente. Es fruto del esfuerzo, organizado, tenaz, perseverante.
            Un esfuerzo que en España no se ve en parte alguna. Derechas e izquierdas, unidas siempre por todos los comunes denominadores de desorganización y flojera, están muy preocupadas de sus intereses politiqueros, para que puedan dedicar unas horas, unos centavos y algunos esfuerzos en esta penetración en las almas de los profesionales universitarios de América, empapando de España a los que mañana han de ser los supremos rectores de estos pueblos.

Francia y su influencia en América

            Sin cesar trabaja la República francesa para ahondar en América, tanto bajo el punto de vista comercial como el intelectual. Entre los numerosos recortes y noticias que tenemos a la vista, de estos últimos tiempos, vamos a dar a conocer unos pocos, como ejemplo.
            Seis profesores universitarios están actualmente recorriendo las Américas, cada cual por camino distinto, propagando las cosas de Francia y explicando novedades científicas.
            En Marzo eran nueve las Comisiones americanas de estudiantes, o profesores o profesionales  que estaban visitando los establecimientos científicos y pedagógicos de Francia.
            Entre ellos ha tenido un éxito extraordinario, el químico argentino, Dr. Diamanovich, quien en París ha explicado sus propias investigaciones sobre el helio, que le han valido altas felicitaciones, reconociendo en Francia los sabios que se trata de un verdadero adelanto en la química de este gas.
            Las naciones americanas han construido, casi todas, pabellones en la Exposición Técnica Universal inaugurada en Mayo, con numerosas colecciones de productos y objetos históricos y de arte de cada país.
            Para cerrar este párrafo, las siguientes palabras, vergonzosas para nosotros, que desde París escribe en un diario argentino Andrés Siegfried:
            “En Estados Unidos, Inglaterra, fuente inicial del pueblo norteamericano, ha conservado una influencia de primer plano sobre la cultura, las tradiciones morales y hasta sobre la política. Se cree encontrar, de parte de España, una acción análoga. Pero no es este el caso, porque si bien la civilización sudamericana es española, se nota que España misma ya no está presente: tuvo allí un papel que no supo desarrollar.
            Ahora bien –y es aquí donde interviene Francia- este papel de inspiración cultural fue asumido por Francia en el siglo XlX. A Francia se dirigió la parte de la población culta sudamericana para pedirle la dirección intelectual de que necesita toda civilización. Es ese el marco, el verdadero marco de nuestra influencia en esa parte del mundo. En casi todas las capitales americanas, y más particularmente en las regiones linderas del Atlántico, la “sociedad”