diplomáticas 45 06 12
Índice del Artículo
diplomáticas 45 06 12
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11

Ecuador habla claro
Los puntos sobre las ies
Filipinas exigen
El Yemen también
Nuevo canciller yanki
Harry Hopkins
Comienzan la maniobra
El gobierno verdadero pasa a ser gobierno títere
Burocracia podrida
España fuera de Tánger
Benes siempre torpe
Murray Butler
Miseria y arte
Filipinas independiente
El Negus está enojado
Un “estadista” y un Tratado
Que esperen sentados
Una lección de diplomacia
Un caso original
Mongolia exterior
Revolución reconocida
Truman contra Gromyko
Los aliados no quieren judíos
No cumplen un Tratado

 

Diplomáticas
La SI 30/06/45 p. 8

Ecuador habla claro
 La cancillería ecuatoriana ha reiterado sus declaraciones de Diciembre en cuanto a que esta República no reconocerá a gobierno alguno de un país, formado fuera de sus fronteras. Ecuador establecerá relaciones con cualquier Gobierno de cualquier país, sean cuales fuesen sus ideas y sea cual fuese su origen, mientras respete los tratos diplomáticos y se mantenga seguro y firme.
 Esta declaración –que es de la esencia misma de las relaciones diplomáticas- va derechamente contra la “doctrina” norteamericana de no entablar relaciones con gobiernos de fuerza…cuando a Washington le conviene. Pues, cuando le conviene, entabla relaciones estrechísimas con cualquier gobierno de fuerza que esté dispuesto a arrodillarse y entregarse. Va, también, directamente, contra la doctrina aliada (cuando a los aliados les conviene) de reconocer a los cien gobiernes títeres que se habían refugiado en Londres, a las órdenes y a sueldo (a recuperar luego) del Gobierno británico.
En América se había hecho demasiado grave esta llaga. No había república que no tuviese en el exterior un gobiernillo con pretensiones de ser reconocido por las potencias, contra el gobierno establecido –de derecho o de hecho- en el país propio; y aún (como el que estaba por formarse en Montevideo contra el de Buenos Aires) reclamando ayuda extranjera  contra su misma patria, repitiendo los tiempos de mitad del siglo pasado.
La declaración ecuatoriana viene a tiempo, y sería bueno que los demás Gobiernos sanos de América estudiasen qué les convendría hacer en casos semejantes.
Remachando la declaración ecuatoriana, el Gobierno de Nicaragua ha hecho esta declaración:
“El gobierno de Nicaragua no ha interferido ni tiene por qué interferir en asuntos de política interna de los demás países centroamericanos, por su absoluto respeto a las layes internacionales y por su política de alta confraternidad centroamericana”.    

Los puntos sobre las ies
 Cuatro espantapájaros de la prensa venezolana daban calor a la idea de que la República rompiese relaciones con el dictador Franco. Y hubo ligeros diputados que, acogiendo la genial idea, la llevaban al parlamento.
 La mayoría parlamentaria inspirada en la cancillería tomaba una resolución genial. Como que los diputados comunistas firmaban también la propuesta de ruptura, la mayoría acordaba “no romper con los regímenes dictatoriales, porque de hacerlo tendría que romper con Rusia, dictadura evidente. Y tendría que romper con el Brasil, archidictadura; y con más de la mitad de Repúblicas americanas”…
 Los alzaliebres se quedaron atontados con una respuesta tan clara y evidente. Y ante su atontamiento se aprobó la siguiente resolución: “Venezuela no puede romper relaciones  por consideración a los regímenes que imperan en los demás países. Pero condena en absoluto los regímenes dictatoriales y principalmente los que están establecidos en América”.
 Esto es tener sentido común, y no tener, en cambio, pelos en la lengua.

Diplomáticas
La SI 14/07/45 p. 7

Filipinas exigen
 El Presidente Roosevelt, años atrás, nombraba por sí y ante sí, sin consultar a los filipinos, Presidente del país al Dr. Osmena.
 Ahora el Presidente rooseveltiano, otra vez los norteamericanos en Filipinas, alza su voz y pide la independencia.
 Manila Abril 11 (UP). El gobierno filipino decidió hoy unánimemente apoyar la petición del presidente Osmena al Presidente Roosevelt para que se conceda la independencia el