Filipinas 45 46
Índice del Artículo
Filipinas 45 46
Página 2

Independencia de Filipinas La SI 15/09/45 p. 7
Elecciones Filipinas. En Filipinas La SI 25/05/46 p. 4-5

 

Independencia de Filipinas
La SI 15/09/45 p. 7

 Una broma pesada. El Senado norteamericano había decidido, antes de la guerra, otorgar a Filipinas la independencia. Claro que ello nada tenía que ver con la independencia. Nombres, simulación, hojarasca.
 El jefe del gobierno egipcio declara meses atrás  que las tropas británicas que habían invadido el Egipto sin permiso, y que, al fin, habían sido aceptadas mediante un pacto, habían ahora de abandonar el país, una vez terminada la guerra. “Hasta el último soldado extranjero debe partir –declaraba el jefe de aquel gobierno- y sin quedar base alguna en el país en manos de extranjeros: la independencia es nula y una burla cuando en un país hay bases militares extranjeras”.
  El gobierno del Irac declaraba lo mismo, respaldado por aquel parlamento. Los aliados invadieron el país dictatorialmente, sin licencia alguna. Pero subscribieron un pacto constando en él que la ocupación  duraría hasta la fecha de la terminación de la guerra. Esta ha terminado.  Allí se han quedado, tan tranquilos y contentos los imperialistas aliados. Estos han propuesto bases militares. El Irac ha rechazado de plano. Independencia absoluta.
 La independencia de Filipinas era una pura guasa.: Ella se cimentaba en los siguientes puntos:
 1) Estados Unidos tendrá cuatro bases navales en el país, absolutamente independientes del gobierno de Manila;
 2) El gobierno de Filipinas  no podrá celebrar Tratados internacionales  sin permiso y aprobación del Gobierno norteamericano;
 3) Toda cesión minera, industrial, etc. debe concederse a ciudadanos yankis y no a súbditos de otros países;
 4) Las finanzas filipinas serán aconsejadas por Consejeros norteamericanos;
 5) Estados Unidos tendrá preferencia en cuanto a importaciones
 Bastante son cinco botones de muestra para hacernos destornillar de risa al oír la frase “independencia filipina”.  Una pura broma, que algunos filipinos del Limbo aceptan patrióticamente. Lo prendo, lo ato fuertemente a una columna, lo apaleo, lo intoxico. Y, al mismo tiempo, exclamo sonriente: Levántate y anda…Eres libre.

Elecciones Filipinas. En Filipinas
La SI 25/05/46 p. 4-5

 En el archipiélago filipino han tenido lugar elecciones presidenciales, como afirmábamos en la crónica pasada (La SI 18/05/46 p. 4-5). Hay que recalcar un aspecto de ellas, que en los instantes actuales concuerda con lo que está pasando en América.
 Dijimos, ante todo, que esa independencia es apenas una chispa de autonomía interior, eliminadas todas las ideas que puedan tenerse de soberanía reconocida a un país. No hay interdependencia posible en las condiciones en que la conceden los anglos y los norteamericanos. La independencia no se concede. Se reconoce. Entre sus condiciones figura la de ser una nación soberana en todo, sin depender en nada del exterior. Entre estas condiciones figura el ser igual a otra potencia  El día en que Inglaterra o Estados Unidos no puedan concertar tratado alguno sin permiso de Filipinas, aquel día Filipinas podrá aceptar que ella no pueda celebrar Tratado alguno sin permiso de Inglaterra o de Estados Unidos.
 Aparte este aspecto, recuérdese que el gobierno norteamericano apoyaba a un candidato, el cual ha sido enteramente derrotado. No ha valido el influjo norteamericano. Tal vez ha sido contra los intereses del perjudicado.
 El hecho es general en nuestra América. El candidato que defiende Estados Unidos, es decisivamente derrotado por el pueblo.
 Esto ha pasado en la Argentina, donde todos los recursos de Estados Unidos se han amontonado para derrotar a Perón. Este ha sido elegido por el pueblo. Defendían a más no poder