inglaterra 45 11 12
Índice del Artículo
inglaterra 45 11 12
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7

Laboristas aplastan la democracia en Java. Laboristas ultraimperialistas La SI 17/11/45 p. 1-2
Mr. Atlee, otro bromista La SI 24/11/45 p. 4-5
Mr. Churchill recomienza la farsa. Se alza nuevamente el telón La SI 22/12/45 p. 4-5

 

Laboristas aplastan la democracia en Java. Laboristas ultraimperialistas
La SI 17/11/45 p. 1-2
(ver antes "Inglaterra borra por la fuerza la democracia indonésica. Los aliados aplastan por la fuerza bruta la libre determinación de los indonesios" La SI 10/11/45 p. 6 en Asia países)

 Acabamos de recibir noticias exactas acerca de las elecciones locales  celebradas en Gran Bretaña el día 1º de este mes. En las pasadas elecciones parlamentarias, el conservadorismo inglés quedaba acorralado por un resonante triunfo del socialismo laborista. En las actuales elecciones municipales y distritales, quedan todos aquellos partidos verdaderamente aplastados, sobre todos ellos el Laborismo alzando la bandera de los trabajadores…según dicen ellos.
 Las cifras son terminantes. En los municipios, que en conjunto comprenden unos 4.600 puestos elegibles, se ha obtenido el siguiente resultado:

Laboristas          3.087
Conservadores      837
Independientes      501
Liberales               111
Comunistas             21
Total                  4.609

 Todos los partidos opositores juntos, 1472 elegidos; los laboristas gobernantes, 3087. Con lo cual quedan los laboristas amos de todo el gobierno municipal británico, expulsados, por la opinión votante, liberales y conservadores.
 Los trabajadores británicos han llegado a aquel estado de conciencia tantas veces por nosotros anunciado a los capitalistas durante un cuarto de siglo, por el cual, rechazando los trabajadores todo criterio que no fuese absolutamente anticapitalista, han puesto en la balanza netamente su voluntad electoral, apoderándose legalmente de los destinos del país.
 La alucinación capitalista saltaba a la vista de un observador imparcial, pero no la veían –porque hay quien no ve la luz  que hiere sus mismos ojos, a veces- los derechistas. Era lógico que la defensa del sufragio inorgánico podía dar una mayoría capitalista, aún siendo los capitalistas menos de una décima parte de los votantes. Se trataba de las influencias patronales, del cohecho, de la tradición, de cien lazos para retener en el cercado ajeno a la inmensa mayoría de ciudadanos que son proletarios. Pero veía el más romo que la ocasión había de llegar en que los trabajadores votarían por los suyos, quedando en ínfima e impotente minoría los sectores patronales.
 En este caso, los patrones se estaban ahorcando con la cuerda tejida por ellos mismos. Porque, al lado del sufragio inorgánico, defendían la inexistencia de derechos naturales y la omnipotencia del parlamento, siendo ley cuanto, sin cortapisa alguna, acordase la mayoría. Por tanto, una mayoría obrera (según la tesis patronal) puede establecer una Constitución comunista, socialista, o lo que sea, quitando al patronaje sus bienes y fortunas y por manera absolutamente legal…según los patrones mismos.
  En esas elecciones inglesas, el conservadurismo inglés (que no es, ni remotamente, el conservadurismo de los Estados americanos, sino un ultra-capitalismo anticatólico y esencialmente imperialista) ha quedado completamente batido por la clase media y la obrera.
 Los socialistas se han apoderado, además, de la administración de Londres,  lo cual es de suprema importancia en este caso, por tratarse del mayor municipio del mundo y por tener en Gran Bretaña las municipalidades obligaciones, derechos y cabales muy superiores a los de la vida municipal americana. Londres es una ciudad compleja, constituida por 28 Consejos administrativos, sobre los cuales honorariamente preside un lord-alcalde. Los laboristas han triunfado, con mayorías espectaculares, en 23 de esos Consejos Administrativos, arrebatando a los conservadores aún aquellos distritos que, como Paddigton y Wandsworth, se tenían como esencialmente de derecha.  Los conservadores conservan todavía una leve mayoría en 5 de esos 28 Consejos, destinados a ser perdidos también en las elecciones próximas.