Brasil 46 47 48
Índice del Artículo
Brasil 46 47 48
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7

Dutra asume la Presidencia La SI 09/02/46 p. 5
Comunistas del Brasil no pueden reunirse La SI 31/05/46 5
Muertes en Río La SI 07/09/46 p. 4-5
Brasil está al borde. Elecciones en Brasil La SI 08/02/47 p. 3
Justicia y disciplina La SI 26/06/48 p. 3

 

Dutra asume la Presidencia
La SI 09/02/46 p. 5

 En estos instantes asume la presidencia de la República de Brasil el general Dutra. El hecho, que sería completamente banal en otras circunstancias, tiene actualmente características que conviene poner a la vista. Limitémonos a dos, porque otras hay que fueron ya anotadas en crónicas anteriores.
 
 a) Al nombrar ahora su primer ministerio, Dutra elige la mitad que fueron ministros de la dictadura de Vargas y la otra mitad técnicos. Ninguno de ellos partidario de los dos partidos derrotados: el comunismo y el aliado-yanqui. Sus ministros responden, por lo mismo, a las mismas tónicas de la dictadura anterior: mano fuerte, mano hábilmente técnica.
 Es interesante mostrar, así, cómo se generaba el movimiento que derrocaba a Vargas, con influencia evidente norteamericana, que provocó incluso a que el embajador yanqui fuese declarado persona non grata. Aquella algarada que derrocaba a Vargas “en nombre de la democracia”, era antidemocrática, por cuanto el pueblo ahora se ha declarado contra ella y a favor de Dutra, es decir, de Vargas. Que así andan los democráticos aliados.
 Con el embajador que interviene en la política brasileña y se pone abiertamente contra el gobierno ante el cual está acreditado, son ya tres los diplomáticos norteamericanos que fracasan en esas intervenciones antidemocráticas: el de Cuba, que se creía gobierno con Batista, pero no pudo serlo con el Dr. Grau; el de la Argentina, Spruille Braden, que había de salir más que de prisa del país, por su intervención; ahora el embajador en Brasil, cuya mala mano no hizo más que aportar votos al general Dutra, ahito el país de intervenciones extrañas.

 b) Segunda característica es la separación, ahora realizada en el Brasil, entre el pueblo y los comunistas
 El general Dutra ha tenido dos candidaturas fuertes: la propiciada por todo el alto comercio y los norteamericanos y la candidatura comunista, ambas han fracasado, vencidas por más de un millón de votos sobrantes a favor de la candidatura de Dutra.
 ¿Quiénes han votado al general ahora Presidente? No, los comerciantes ayanquizados, que tenían su candidato. No, los comunistas de partido, que también tenían su candidato. Lo han votado los trabajadores y la clase media, que no son ni oligárquicos ni comunistas.
 Esta último tiene un interés americano notable. El comunismo, con excelente estrategia, ha hecho esfuerzos extraordinarios para confundirse con el pueblo, desamparado y hambriento. Una confusión que había de llevar –como llevó en Rusia-  el comunismo al poder.
 En el Brasil, se han fijado bien los términos, lo cual delata una madurez mental en aquel pueblo, bien notable. A un lado, los agiotistas y los comerciantes ciegos que no ven la nueva época, operando aún en propio detrimento. A otro lado, los comunistas, que van también contra la propiedad del pobre, al entregársela totalmente al Estado, es decir, a los po9líticos que lo representan. En medio, por gran mayoría, los que no quieren ser agiotistas ni comunistas, porque aspiran a la felicidad ara todos y a la universalización de la propiedad integral, cuenta habida a la calidad moral y energética de cada uno.
 No se crea que no sea, esa distinción entre pueblo y comunismo, algo esencial. En el Brasil esa distinción aclaratoria es ya un hecho. Veremos mañana, si ese hecho se repite en otro gran país americano.
 

Comunistas del Brasil no pueden reunirse
La SI 31/05/46 5

 a) En la República hermana del Brasil acaban de tener lugar dos hechos sintomáticos, que no hay que pasa en silencio: la negación de readmisión al ejército del capitán Prestes, y la prohibición de celebrar reuniones públicas los comunistas.
 El general Dutra, nuevo Presidente, y sucesor –en ideas, queremos decir- de Getulio Vargas, ha abierto un paréntesis de buena voluntad, reincorporando al ejército a bastantes