Rusia 47 01 03
Índice del Artículo
Rusia 47 01 03
Página 2
Página 3
Página 4

Los tres votos y América Ibérica. Los cuatro votos de Rusia La SI 04/01/47 p. 7
Rusia innova en los sueldos. Salarios rusos La SI 08/03/47 p. 4-5

 

Los tres votos y América Ibérica. Los cuatro votos de Rusia
La SI 04/01/47 p. 7


 En la nueva Sociedad de Naciones, ha comenzado a sacar cabeza, como en la anterior, de la cual es un remedo perfecto, un poco pronunciado y exagerado, lo malo. Entre las infelices cosas, esa duplicación de votos que tenía Gran Bretaña. 
 Era en aquella ocasión Inglaterra la potencia que cortaba el bacalao en la Liga. Por eso habías hecho dar varios votos, que en realidad eran improcedentes.
 Cuando se “organizó” la Liga, los Dominiones británicos (que no tenían una autonomía que se llevaron en 1928) eran un todo con Gran Bretaña. Debía tener Gran Bretaña un solo voto, como tenían uno solo, aún estando organizadas federalmente,  Suiza, Argentina y otros países.  
 Gran Bretaña se llevó varios: Gran Bretaña, Canadá, Australia, Sud África, Nueva Zelandia, India. Ilógico y abusivo.
 Años más tarde, recabaron esos países una verdadera independencia. Y el voto desde entonces, fue legítimamente conservado respecto a los cinco primeros países, no así para la India, que era y ha sido hasta ahora mismo, país sin independencia ni autonomía alguna.
 En Yalta, a fuerza de pedir, Rusia exigió de Estados Unidos, (y este fue uno de los convenios secretos del democrático Roosevelt) tres votos. Y si el pedido era ilegítimo, más todavía lo fue la “razón” en que Stalin apoyó su pedido: Gran Bretaña tiene votos incondicionales, y en parte ilegítimos, como el de la India. Estados Unidos, si nos impone condiciones en toda América y considera varios de esos Estados como feudatarios y Protectorados, dispone igualmente de no menos de una docena de votos. Rusia exige iguales condiciones, y por el momento cuatro votos: Rusia,, Ucrania, Rusia Blanca y Mongolia.
 Roossevelt, que estaba ya convencido de que, ante la supremacía de Stalin, había perdido la pelea, asintió. Y fueron 4 los votos acordados.
 Por este camino multiplican sus votos los “grandes”, que se miran con recelo uno al otro. Y de este modo hay Estados que pasan por un Protectorado norteamericano sobre Estados de América: suposición gratuita y humillante.

Rusia innova en los sueldos. Salarios rusos
La SI 08/03/47 p. 4-5

 a) El Soviet ha metido mucha bulla acerca de cosas a veces intrascendentes, mientras no se han notado debidamente actos trascendentales. Y vale la pena de estar alerta sobre su vida; porque, por encima de todas las divergencias de sus amigos y de sus enemigos, se trata de una nueva visión del mundo, equivocada o acertada, pero siempre interesante.
 El interés supremo del Soviet proviene, desde luego, del fracaso de los sistemas anteriores que lo contradicen.  Muchos de los enemigos del Comunismo hacen como que olvidan, no solo que sus sistemas fracasaron arruinando al mundo, sino que el Soviet surgía a causa de ese fracaso.  Vale la pena, desde luego, de fijar atención precisa en algo, cuando este algo intenta substituir, no una idea boyante, sino un sistema terriblemente, totalmente fracasado.
 Un médico es buscado con el solo antecedente  de que el anterior ha fracasado. ¿Quién examina la potencia intelectual de un galeno, para llamarlo a llenar el vacío de otro galeno que no acertó? Y así marcha el mundo: substituyendo a un incapaz por otro cuya incapacidad tal vez sea mayor, pero que nos es actualmente desconocida. El adagio  “más vale un loco conocido que un sabio por conocer” vale mucho en teoría; pero es, en el terreno práctico, una tontería inaceptable.
 En teoría –teoría extrahumana- nada debería ser probado sin una experimentación práctica y clara. En la práctica, nada ni nadie procede de esta suerte, buscando a raíz de la constatación de un fracasado, quien lo substituya con la “simple esperanza” de que lo haga bien, o siquiera un poco mejor.
Esto tiene importancia grande, especialmente, en el terreno político.
 Si el hombre no fuese “dual”, y las obras marchasen siempre derechamente  como indican las palabras, correspondiendo la ideología a la realidad practicada, no existiría ese