24 06 25 Boy
Índice del Artículo
24 06 25 Boy
Página 2

El interés de una Revista escolar  BOY Nº 58 25/06/24  p. 2-4

 

 

            Una Revista escolar es una cancha de entrenamiento espiritual, tanto más importante que un estadio cualquiera para los ejercicios del cuerpo, cuanto más noble es el espíritu  respecto de la materia.
            El espíritu humano, esencialmente distinto de las organizaciones materiales, está, sin embargo, íntimamente relacionado con ellas. La unión entre el cuerpo y el espíritu es esencial, formando un tercer ser distinto de ambos: el hombre. Esa unión substancial hace que ambos componentes se condicionen mutuamente y por manera bien profunda.  Y si el espíritu inyecta en la materia el soplo de la vida, la materia, a su vez, carga sobre el espíritu todas las ventajas y todos los inconvenientes materiales.
            De ahí la naturaleza educable del alma por medio del ejercicio, aún en el aspecto que parece puramente espiritual, como ser el juicio, el uso de la lógica, la facultad de ver justo, la potencia de acomodar la vista espiritual a cada paso, para verlo claramente dentro de su complejidad.
            Como el músculo se fortalece con el ejercicio y funciona más ágil y útilmente a fuerza de moverse metódicamente; como el pulmón respira mejor a medida que un ejercicio inteligente ha dado amplitud y facilidad a sus movimientos; como los dedos del pianista acaban realizando instintivamente maravillas a fuerza de entrenamientos; así las facultades del espíritu, si inteligentemente son ejercitadas, acaban por maniobrar con una perfección maravillosa.
            Se habla mucho del natural talento. Demasiadamente. El natural talento choca siempre, cuando nada más se tiene, con la roca insalvable de una voluntad nula. Entonces el talento no se relaciona con la vida útil. Es una colosal y maravillosa máquina, que funciona sin realizar trabajo aprovechable.
            Por encima del natural talento están los hábitos espirituales. El hábito de ver claro y justo, de adivinar, en las entrañas de los sucesos, las consecuencias a venir, de trazar planes adecuados a fines que apetecemos, de emprender sin flojera la realización de esos planes, de crecernos, en vez de asimilarnos, ante los obstáculos que se opongan a nuestro propósito.
 Se habla mucho de nombres célebres, y aún de naciones poderosísimas, que tenían bien escaso talento natural. Virgilio, por ejemplo, era de una prontitud cerebral nula. Tiene en su haber, sin embargo, las obras más perfectas de la literatura: las “Georgias”. Tiene en su haber algo mejor: el que, con talento natural limitado, con voluntad y entrenamiento extremados, haya podido escribir la gran obra. Alemania es de una rapidez conceptiva casi nula. No hay hombre más tardo en entender que un alemán.  A pesar de ello, Alemania es el primer país científico e industrial del mundo.
            Es que el alma, como el cuerpo, es entrenable, sujeta a las leyes del hábito y a las evoluciones de una educación inteligente.
                                                                       *
            Para entrenarse se necesita ejercicio. Para ejercitarse se necesita cancha. Una cancha, maravillosamente útil, es la Revista escolar.
            Al decir “Revista escolar”, se quiere indicar “palestra de ensayos”, algo así como un sistema de matches preliminares, muy alejados todavía de la perfección de un match de a fondo
            La natural flojera humana nos impela a concebir una destreza cualquiera espiritual como un don natural. Se admite que un boxeador comience siendo un bruto y acabe pegándole trompazos al lucero del alba. Ya no se piensa tanto en que un zopenco inculto e incapaz pueda, mediante el ejercicio ordenado, llegar a ser un terrible boxeador en los rings espirituales de las disputas y de los inventos.
            Lo más interesante de una Revista escolar, no es el artículo definitivo de un maestro, sino el ensayo balbuciente de un aprendiz torpe y sin práctica. Un campeón mundial del espíritu, en esas Revistas, sirve de estímulo y de guía a los valerosos aficionados. Pero lo perfectamente útil, es el trabajo tanteante y mal hecho del que batalla con la pluma las duras batallas del propio perfeccionamiento intelectual.