Página Militar 47
Índice del Artículo
Página Militar 47
Página 2

Página Militar El cooperativismo, solución de post-guerra. Por Luis Serey Pizarro La SI 02/08/47 p. 8
Página Militar  25 años de vida militar  Luís Serey Pizarro  La SI 11/10/47 p. 5

 

Página Militar
El cooperativismo, solución de post-guerra
Por Luis Serey Pizarro
La SI 02/08/47 p. 8

 Los pueblos, victoriosos o derrotados de post-guerra, sen enfrentan contra el hambre. Unos y otros gastaron su economía y acabaron con las reservas. La guerra los consumió. Los primeros, tras de la victoria que cantaron ebrios de entusiasmo, Los segundos, perdieron estérilmente sus energías y con la derrota les sobrevino la humillación y el caos.
 Hay que reconstruir a los pueblos devastados por la guerra. Pero ¿cuál sería el sistema económico que los volviera a la vida, les saciara el hambre y los retornara a la civilización? Las potencias victoriosas han estimado que la solución está en la reorganización política de esos pueblos y hacia tan fin conducen sus planes. Sin embargo, lo que esos pueblos necesitan es alimentos para sus estómagos vacíos; abrigos, para sus desnudeces; viviendas para guarnecerse de la intemperie; trabajo, para rehacer su economía.
 Tales necesidades primordiales  no se lograrán satisfacer jamás mediante la restauración política, que no le interesa al pueblo hambriento y desnudo, que grita pan y quiere abrigo y no burocracia política.
 Si los pueblos hambrientos  fueran bestias, no iban en la política a hallar el alimento. Su único afán, sería saciar el hambre.  Y el hombre hambriento es animal. Antes que nada está la vida y por la supervivencia el hombre hasta pierde la noción de la vida civilizada. Las fuerzas políticas y militares se preocupan hoy de la estructuración política de los países en derrumbe. Les ofrecen gobernantes y funcionarios, cuando el pueblo solo aspira  a tener alimento, abrigo y casa. Los pretenden someter por la acción política. Error, profundo error.
 La organización política requiere tiempo. No se puede tampoco desconocer su importancia; pero, no es de urgencia vital esta tarea. Lo que los pueblos reclaman para satisfacer sus necesidades de vida es trabajo de cooperación. Los campos están incultivados y las fábricas han dejado de funcionar. No hay industrias en marcha. No hay actividad alguna de trabajo organizado. Hay solamente hambre. Y frente a la idea de que únicamente  corresponde al gobierno la solución de los problemas sociales o económicos, siguen con el pensamiento equivocado, cuando están demostrando que ha fracasado en esta misión. De ahí que se afanen en la testarudez de dar orden político y se desentiendan de organizar el trabajo. 
 La aguda crisis que el mundo sufre tiene una sola solución a la cual se llega por el camino del cooperativismo. El sistema cooperativo es el único capaz de proveer a las necesidades humanas. Tanto más cuanto que la acción cooperativa es aplicable a las tareas de ayuda como a las de reconstrucción, estrechamente vinculadas al pueblo y que sin duda alguna la aplicación de los principios cooperativos facilitará la rehabilitación y promoverá una paz duradera.
 No hay solución con enviar alimentos a las masas hambrientas, porque esto si es un alivio pasajero, como mero calmante, no logrará eliminar definitivamente la perspectiva del hambre. Hay que resolver los problemas económicos y éstos no se resuelven sino en el campo económico. Hay que convencerse que al socorro debe seguir la cooperación, la ayuda, la colaboración que permita organizar la producción. Hoy a los pueblos no les interesa la obtención de dinero, sino la obtención de cosas, de especies, que satisfagan sus apremios. El cooperativismo, solución de post-guerra, tiene para el mundo la clave adecuada de su reconstrucción económica.

Página Militar
25 años de vida militar
Luís Serey Pizarro
La SI 11/10/47 p. 5

 Veinte y cinco años de vida militar ha cumplido el curso de oficiales  egresados el año 1923 de la Escuela Militar.