sector internacional 48 03
Índice del Artículo
sector internacional 48 03
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12

Breves declaraciones a los problemas internacionales La SI 13/03/48 p. 1
En el propio estómago La SI 13/03/48 p. 8
Breves aclaraciones a los problemas internacionales La SI 20/03/48  p. 1-3 

 

Breves declaraciones a los problemas internacionales
La SI 13/03/48 p. 1

      36
 Este episodio español  diariamente se repite en la vida de esos pueblos americanos, materia prima y sin carácter para ponerse de frente a los imperialismos místicos disfrazados.
 Pero tiene otra faz esa “religión”, o para mejor hablar, ese evangelismo disfrazado. Y es necesario notar un recrudecimiento de esa traficante tarea de degeneración de esos pueblos.
 Constantemente recibimos –y recibe todo órgano de propaganda- centenares de hojas de propaganda en el sentido de “que todo lo suframos, a cambio de la gloria eterna”. Es la base “religiosa” de ese materialismo impudente con que propagan por el mundo la superstición de que, para ir al cielo, no son necesarias buenas obras: la fe en Cristo, ella sola, salva; y la conciencia está tranquila cuando, explotando unos a los demás, le salva su fe en Jesús, convertido el Dios-hombre en hoja de parra de todas las trapisonderías.
 Pero esa propaganda intolerable ahora ha recrudecido, y en solo una semana, nos vemos inundados de esas supercherías. Sobre nuestra mesa están un montón de torpezas místicas, de las cuales queremos copiar algunas:
 “Lámpara es a mis pies, Señor, tu palabra, y ella es lumbrera para el camino (Salmo 19) ... El perdón y una segura entrada en el cielo vienen no de las buenas acciones, sino de la sangre de Jesucristo... Todo aquel que cree no es condenado jamás... El que cree en el Hijo tiene vida eterna ... Los que creen en Jesucristo jamás perecerán en el infierno ... Cree en Jesucristo y serás salvo. El pecador es salvado solo por la Fe, sin necesidad de obras buenas... Yo escribo esto para vosotros, que creéis (no a vosotros que obráis y oráis) para saber que tenéis vida eterna por esa Fe ... La redención y la fe que tenemos en Cristo Jesús, nos deja completamente justificados y salvos ... Confíate en la sangre de nuestro Señor Jesucristo, que nos limpia de todo pecado y es la única esperanza de paz... Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo, y por éste te es anunciada la remisión de tus pecados ... (Una nota al fin: Se distribuye gratis esta publicación. Himnos de palabras fieles. Cada folleto 35 centavos dólar oro).
 Lean y relean esas supersticiones, que no son cosa religiosa, sino la base del pragmatismo de esos pueblos imperialistas. Creed en Cristo, y sois salvos. Lo que hagáis no importa. Cometed los mayores despojos y depredaciones: sois salvos con solo la fe...
 He ahí la edad moderna justificada, los despojos moralizados, el pragmatismo sublimado.

      37
 EL KU-KLUX-KLAN, resucitado. Esta institución, criminal y anticatólica, que proclamaba el crimen político como “defensa de Estados Unidos”, ha resucitado con otro nombre. A su renacimiento han asistido, entre otras sectas de menor cuantía, el Concilio Nacional de Iglesias, la Asociación Nacional de Educadores, la Masonería Rito Escocés, la Convención Bautista del Sur y la Iglesia Episcopal.
 De la narración de ese acto regresivo da cuenta un diario, cuya narración incluye el párrafo que sigue: “Se ha invitado a “todos los ciudadanos estadounidenses que profesen el protestantismo, el judaísmo o cualquier otra fe religiosa”, así como a “los que no pertenecen a ninguna iglesia pero creen en una forma norteamericana de gobierno”, para demandar que ...”.
 Aparte la regresividad de un acto propio de la época cavernaria, hay el problema de “los que creen en una forma norteamericana de gobierno”, lo cual es falso, debiendo notarse los siguientes puntos básicos:
 1) No ha existido jamás “una forma norteamericana de gobierno” en Estados Unidos. Su política es exactamente la misma que mamaron sus padres de la patria en Inglaterra, su patria-madre. No hay diferencia alguna entre a oligarquía británica y la oligarquía norteamericana. No hay, ni ha habido nunca, una forma norteamericana de gobierno.
 2) Esa forma norteamericana, heredada de Inglaterra, consiste en una oligarquía de clase posidente, una verdadera dictadura recubierta de envolturas de pura forma democrática.
 3) la actual política norteamericana es racista, antidemocrática y dictatorial.