La SI 48 07
Índice del Artículo
La SI 48 07
Página 2
La furia de Conferencias y su nulidad práctica. Resultados de la Conferencia de Santiago La SI 10/07/48 p. 3

 

La furia de Conferencias y su nulidad práctica. Resultados de la Conferencia de Santiago
La SI 10/07/48 p. 3

 a) Cuando a las puertas de una formidable crisis en Francia, los ciudadanos se revolucionaron y pusieron en manos de Poincaré la dictadura, para que rajase donde conviniese, el gobierno inglés creyendo enredar al nuevo gobierno francés, le decía a Poincaré que se dignase marchar a Londres para celebrar una importante Conferencia acerca de esto y de lo otro.
 A lo cual el insigne francés contestaba:
 - No me es posible ir a Londres a conferenciar. Francia tiene en Londres importantes diplomáticos, que cuesta un platal el mantenerlos. O sobran ellos, y hay que suprimirlos, o ellos se bastan y no hay que enviar allá a enviados especiales  que den aire a los hoteles y sean carne de bailes y veladas. Francia no puede gastar en vano  dinero ni perder el tiempo en cosas vanas. Yo tengo todo el tiempo ocupado en otras cosas.
 Cosa de ayer. Como cosa de hoy, recordábamos la semana pasada cómo ha comentado Miranda, dictador económico argentino, la ida de un delegado norteamericano para ocupar un puesto inútil y cobrar un sueldo a cargo de los pobres:
 - No comprendo cómo han creado un puesto y han gastado en viajes y hoteles para venir a decirnos a los argentinos que Estados Unidos no podía comprarnos a precios iguales a los que él vende. A mí me bastaba un corto telegrama para ello: “No les puedo comprar a los precios que yo vendo. Yo quiero vender caro y que me vendan barato…”.
 Aunque el Shiloc que esto telegrafiara sería tenido por loco, nadie negará que basta un telegrama para anunciar esa locura. Argentina repudia ese burocratismo y ese robo de sueldos norteamericano.
 Todo hombre moderno, que quiera maniobrar a base de un mundo nuevo, los repudiará igualmente.
 He aquí hecha la crítica de tantas Conferencias, reuniones, Congresos y demás “inventos” norteamericanos para malgastar plata y hacer vivir a los políticos de todos los países de la manera más inútil y dispendiosa.
 Una de las líneas esenciales de la política montesquieana, tan esencial que pertenece a la esencia misma del sistema, es el hacer vivir a una caterva de flojos –que ellos llaman “técnicos políticos”- a costa de los ciudadanos.  Es este un sistema que habla mucho de gastos militares inútiles. ¿Sospecha nadie que los dineros malgastados, robados, en cargos políticos que no sirven para nada superan enormemente todo otro gasto, incluyendo los del ejército?

 b) Para mostrar la completa inutilidad –las comidas suprimidas y demás fiestas de agrado- de esas reuniones internacionales, basta fincarse en alguna de ellas y mostrar sus resultados. ¿Cuáles han sido? ¿Qué se ha dicho de nuevo, que no supiesen hasta los quiltros de las calles de su país? ¿Qué novedades se han sacado? ¿Cuántos pasos inútiles dados, oraciones inútiles pronunciadas con gran énfasis, acuerdos nuevos que eran más viejamente conocidos que el ir a pie? ¿Cuánto ruido de hojas secas alrededor de idas y venidas inútiles?
¿Por qué no se suman todas las cantidades gastadas y no se ofrecen al público esas noticias? ¿Cuánto dinero “extraviado” en tales “affaires” y cuánta actividad inútil en tales gestas?
 Hemos leído atentamente cuanto se ha dicho y cuanto se ha perorado en la reunión económica de Santiago. ¿Podría decirse qué se ha dicho, ni que sean dos palabras nuevas, que justificasen esa reunión? ¿Qué acuerdos tomados? ¿Qué estudios nuevos hechos? ¿Qué cosas logradas? ¿Qué enredos desenredados? ¿Qué datos ignorados puestos a luz? Es decir: anótense las cosas logradas, que no podrían lograrse con el envío de datos ya conocidos previamente.
 Resumen: cero.

 c) Estamos en días de resurrección  de la política de unidad iberoamericana, y uno hallaría en estas reuniones  un objetivo, que es ajeno a los que las convocan, pero que puede lograrse y trabajarse entre tanto: la afirmación de amistades ibero-americanas, la presentación privada de planes, el trato de proyectos, la afirmación de amistades interesantes, la correlación