Democracia Autopsia 41 10
Índice del Artículo
Democracia Autopsia 41 10
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11

Autopsia de una palabra sonora. Democracia (37) La SI 04/10/41 p. 16
Autopsia de una palabra sonora. Democracia (38) La SI 11/10/41 p. 16
Autopsia de una palabra sonora. Democracia (39) La SI 18/10/41 p. 12
Autopsia de una palabra sonora. Democracia (40) La SI 25/10/41 p. 12

Autopsia de una palabra sonora. Democracia (37)
La SI 04/10/41 p. 16

320. Les duele la propaganda
 EnArgentina funciona una Comisión cuya historia pintoresca daría  un buen tema para una feria de contradicciones. Se llama democrática y estaría destinada a perseguir  a los piensan distintamente de ella.
 Su presidente, Taborga,  es un de los más valientes y decididos exponentes del derecho democrático a la difusión de las ideas y de la propaganda pacífica. En uno de sus últimos informes  se duele trágicamente porque “los alemanes de Argentina realizan tal propaganda, que solo el 4 de Julio enviaban por un solo tren cien encomiendas con peso superior a una tonelada”.
 Cualquier apóstol de la democracia quedaría, con ello, archisatisfecho.  De la discusión sale la luz, se dice, y nadie es más entusiasta de este principio que ese eminente político argentino. La difusión de ideas, el contraste de opiniones engendran –dice él- la chispa que produce el progreso.
 Pero esto es un decir. Porque, en cuanto el Presidente de esa Comisión  se enteraba de aquella tonelada de impresos de propaganda, la indignación se le subía a la boca y no hallaba palabras para condenar esa propaganda por parte de los que no piensan como él.
 Los autores que tratan de la democracia estilo Taborga se encuentran en serias dificultades para definirla. Se comprende perfectamente. No hay definición posible de una cosa que es y no es algo determinado.

321. Un bando que da la hora
 El General Catroux, líder de los demócratas franceses y a sueldo de Gran Bretaña y desterrador del idioma francés en Siria, para substituirlo por el inglés, acaba de publicar un Bando que podría pasar a la historia como uno de los más ingenuos partos de la democracia dictatorial. En él levanta el estado de sitio que había democráticamente establecido sobre el Líbano y la Siria, asegurando a la población que, de acuerdo con sus ideales democráticos, está dispuesto a tener levantado el estado de sitio si la población está de acuerdo con él y de restablecerlo rigurosamente  si los ciudadanos discrepan de la opinión del firmante.

322. El demócrata De Gaulle
 Cuando uno resbala por la pendiente de la soberbia y del equívoco, no tarda en llegar al abismo de la traición y de la suprema grosería.
 El ex General de De Gaulle y su amigo Catroux, delegado de los hebreos de Francia, han capitaneado la expulsión de Francia de la Siria y del milenariamente francés Líbano, para instalar allí el imperialismo británico. Han substituido el idioma francés en las escuelas por el inglés. Han matado el comercio francés substituyéndolo por el británico. Han enviado las provisiones sirias y libanesas a Palestina  y otras regiones británicas.  Ahora siguen con sus medidas anti-francesas, para afirmar allá al amo que le paga. Y acaba de dictar un Decreto por el cual todo enemigo de esta política (substituir lo francés por lo británico)  será reducido a campo de concentración y sus bienes serán confiscados. No es posible ya caer más bajo.
 De lo cual resulta que, si la mayoría siria quiere a Francia y abomina de Gran Bretaña (y las leyes de la democracia exigirían, en este caso, la expulsión de los británicos), el demócrata De Gaulle confisca los bienes de los que así democráticamente piensen y los amordaza en campos de concentración.
 Es la brillante democracia de las “Fuerzas Libres y Democráticas” francesas, constituidas por un millar de franceses y seis mil negros africanos.  
 
323. Causas de descrédito
 Nada ha contribuido a desacreditar más a los movimientos democráticos que los abusos realizados por sus apóstoles –apóstoles palabreros, se comprende- a su sombra. Por ejemplo, estos, que recogemos al azar entre mil, entre las noticias de estos mismos días.
 Churchill tiene dos hijos, que figuran entre la crema dorada del Londres aristocrático. Uno de ellos, acaba de ser elevado a Ministro del Gabinete británico, nadie entiende por qué