Corporativismo Partidos 40 41
Índice del Artículo
Corporativismo Partidos 40 41
Página 2

Bibliografía Genta, Jordán B.: Sociología Política. Paraná La SI 01/02/41 p. 9
Francia y la Wall Street parisina La SI 16/11/40 p.  8

Bibliografía
Genta, Jordán B.: Sociología Política. Paraná
La SI 01/02/41 p. 9

 Sociología en el sentido en que esta palabra era tomada a mediados del siglo pasado. Volumen interesante como resumen de ideas y temas. Estudia el capítulo l la naturaleza física y los elementos geográficos en su relación con la vida del hombre y del Estado. El segundo se ocupa de la comunidad primitiva; el tercero de las grandes organizaciones del poder en Oriente; el cuarto de la ciudad griega y del imperio romano; el quinto de la política de Aristóteles “centro de todas nuestras referencias, principio rector en nuestra manera de encarar la sociología; el sexto del problema del Estado moderno, y el séptimo del problema de la ideología en su relación con la política.

Francia y la Wall Street parisina
La SI 16/11/40 p. 8

 Entre los decretos que viene día a día promulgando el gobierno del general Petain, uno hay que merece atención inmediata, porque muestra la dirección social antibritánica que asume Francia: la disolución de las cooperaciones de capitalistas y trabajadores que, durante toda la Tercera República, han constituido la médula del organismo económico de Francia
 En distintas ocasiones hemos venido señalando con el dedo la corrupción política de Francia desde hace más de treinta años. Esa corrupción afectaba varias direcciones. Una de ellas, el estar la política, cualquiera que fuese la etiqueta partidarista –desde el ultraderechista Erilis al ultraizquierdista Blum- al servicio de una pocas familias que tenían en sus manos acaparadoras todos los grandes negocios de Francia.
 Tal vez ese mal de estar los negocios indebidamente repartidos tendría escasa importancia de darse el caso de que esas familias entendiesen algo de moral social y de propia conveniencia. Sería antipático que toda la riqueza y los negocios de Estados Unidos estuviesen en manos de mil familias. Pero, en el caso de que esas mil familias fuesen mil Foros, produciría ese acaparamiento males mínimos, y aún, por carambola, muchos bienes.
 Pero en Francia era el caso contrario.  Esas familias acaparadoras lo tenían todo en sus manos, desde el Comité de Forges hasta los grandes “negocios coloniales” tenían hondos afanes y avideces sin límites. Y la Moral económica para ellos  no existía absolutamente. Durante la pasada guerra hubo quien ganaba millonadas vendiendo material bélico al propio Gobierno. No se ha probado que uno solo de los Rotschild, Mauricio, con un trabajo diario de dos horas, ganaba más allá de 70.000 francos por día, manteniendo a los trabajadores de sus múltiples empresas a ración de hambre?
 Aquí late uno de los problemas más serios de nuestros tiempos. Es éste: propiciar una organización gremial funcionando en el seno estéril e inadecuado de una organización política individualista.
 Entre numerosos elementos, tanto derechistas como izquierdistas, se habla continuamente de “gremios alejados del ambiente político”. Ello parece lógico, porque todavía hay ciegos que no ven que la política es un mero instrumento para renovación social. Pero esos gremios alejados de su ambiente solo pueden subsistir en un caso: que lleven una vida lánguida y tuberculosa, sin que realicen jamás cosa mayor. No solo ese aspecto negativo. Cuando, por casualidad, realizan algo que valga la pena, se descarrilan inmediatamente. Es que están fuera de su ambiente propio y cualquier cosa fuera de su sitio está cuando menos chirriando continuamente.
 Así se explica que, siendo los que llevan las cosas en la Nueva Francia partidarios entusiastas de la agremiación integral –Charles Mauras, por ejemplo-hayan ahora propiciado la disolución de todas las grandes organizaciones gremiales.
 La práctica de esa Francia republicana nos lo confirma claramente. ¿Qué cosa más interesante sino que los patrones se asocien, para bien del país, de sus trabajadores y propio? Cuando el régimen en cuyo seno