Guerra 1939 40 03 02
Índice del Artículo
Guerra 1939 40 03 02
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9

Escandinavia se tiene firme. Reunión de cancilleres escandinavos  La SI 02/03/ 40 p. 1-5
El nuevo frente de ataque aliado en Oriente. ¿Qué pasaría en el Cercano Oriente? a SI 02/03/40 p. 5-6

Escandinavia se tiene firme. Reunión de cancilleres escandinavos
La SI 02/03/ 40 p. 1-5

 En la bella ciudad de los canales norteños, Copenhague, acaba de tener lugar una reunión de los tres Ministros de Relaciones Exteriores de los países escandinavos, para cambiar impresiones sobre tres problemas que no son más que uno solo: la violación de aguas territoriales noruegas por Gran Bretaña, la guerra fino-rusa y la causa de la neutralidad del norte de Europa. Quien quisiera tratar separadamente esos tres problemas no podría hacerlo con éxito. No se trata más que de tres aspectos de una misma cuestión, que, a pesar de haber sido tratada ya, ofrece cada día nuevas facetas, que valen la pena de ser examinadas.

 a) Ante todo, y a manera de prólogo, es necesario a quedar bien establecido  que cuando un beligerante, sea quien sea, habla del Derecho de Gentes y de principios internacionales, quiere decir que los cumplirá estrictamente mientras le convenga, y no en caso contrario.
 En diversas ocasiones en estas columnas hemos hecho una afirmación que, a veces, ha merecido reservas de parte de algunos de nuestros lectores: que el Derecho Internacional verdadero, el aplicado (porque no tiene interés alguno el teórico no reconocido prácticamente) tenía un solo artículo por el cual se expresaba que “cada país hacía lo que le daba la gana mirando sólo su interés y egoísmo”. Todo lo demás son cosas para pasar el tiempo los profesores de Derecho y para que en La Haya cobren pingues sueldos una docena de caballeros que deciden siempre los asuntos según la mayoría de amigos que tenga uno de los países litigantes.
Estamos en tiempos confusionistas en que decir la verdad desnuda equivale por algunos a cinismo. Pero en estas columnas hemos de atenernos a la realidad dejándonos de teorías cuando éstas sólo sirven para paliar las conculcaciones prácticas con explicaciones de leguleyo.
Queremos poner unos ejemplos de estas mismas horas. Un buque británico captura un buque alemán en aguas del Pacífico, y reduce a prisiones a los tripulantes del buque apresado.  Con esos prisioneros entra el buque británico a aguas neutrales y exige que ese país neutral le deje viajar sin tocarle esa presa humana. El Derecho Internacional le confiere el derecho de llevarlos. Un buque auxiliar alemán lleva prisioneros británicos por aguas noruegas y el Gobierno británico exige de Noruega que aprese a esos prisionerosy los interne, pues el Derecho Internacional exige su internación. Es decir, que en un mismo día el mismo Gobierno entiende que uno es el Derecho Internacional en el mar del Norte y otro en el mar Pacífico. Y en cada mar lo interpreta al revés, según le conviene a él.       
 Este no es un proceso, sino un ejemplo. No se quiere con ello atacar a Gran Bretaña, sino traer un ejemplo de estas horas que muestre la verdad de la tesis eterna de Derecho Internacional , que consiste en considerar todos los Tratados firmados como cosa sagrada  cuando nos favorecen, y como papeles mojados cuando nos perjudican.
 
 b) Otra de las aberraciones del Derecho Moderno –en su substancia, paja y epidermis- está en la renuncia a obligaciones que uno se ha impuesto en las únicas circunstancias en que esas obligaciones son efectivas. 
 En todos los órdenes del Derecho tiene lugar este fenómeno, que muestra toda la endeblez de la llamada moderna democracia. En todas las Constituciones o Cartas políticas existen numerosos artículos  que proclaman como inviolables un montón de derechos sagrados: de reunión, de imprenta, de asociación, etc. Pues bien, esos derechos nada nos importan en días normales, en que nada hay que discutir y defender. Más cuando viene la ocasión de tener que opinar gravemente cuando el país pasa por circunstancias muy graves, entonces es cuando el derecho “inviolable” me lo violan en nombre de otro artículo de la misma Constitución que da derecho al Gobierno para suprimir las garantías constitucionales… cuando precisamente las necesitaba el ciudadano. En resumen: una Hipocresía elevada a Constitución y ley fundamental, por la cual le reconocen a usted todos los derechos habidos y por haber cuando no los necesita, y se los quitan en el preciso instante en que usted los necesita.  
 En Derecho Internacional sucede exactamente lo mismo. Días atrás el Gobierno británico enviaba una comunicación oficial a la Sociedad de Naciones para que tomase nota de