Democracia Autopsia 42 09
Índice del Artículo
Democracia Autopsia 42 09
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Democracia Autopsia La SI 42 09

Autopsia de una palabra sonora Democracia La SI 05 09/42 p. 12 (84) 

796. Lógica de superhombres
 l. Un diario aliado critica la política del Japón en Shanghai, por la cual toda propaganda a favor de Chungking está prohibida, debiendo entregarse la que se reciba a las autoridades. El citado diario condena esa tiranía.
 ll. Una orden de las autoridades británicas en Egipto prohíbe toda propaganda a favor del Eje, debiendo entregarse la propaganda que se reciba a las autoridades británicas. El mismo diario aplaude la medida.

797. Democracia alcaldicia
El alcalde de Aleppo, destituido, por nacionalista y creer en la Carta del Atlántico, ha sido substituido por otro, entreguista. Se puede imaginar las medidas que tomaría, siendo un adalid de la democracia. el pueblo, irritado, invadía las calles y asaltaba la casa del flamante alcalde, buscándolo por todas partes. Lograba escapar el infeliz.
Acuden tropas de la potencia democrática ocupante y envían varias docenas de nacionalistas a la cárcel y muchos más a los campos de concentración.

798. Viejos libros.    
 Yo aconsejo a mis amigos que, de cada tres libros que piensen leer, dos, cuando menos, sean libros viejos. Son menos vacíos que la mayoría de los modernos y algo fundamental se aprende.
 Un viejo libro que he tenido en mis manos, ya inasequible, es el titulado “Ambassades de M. de la Broderie en Inglaterra, sous le regne de Henri lV despuis l’année 1606”. Está editado en Amsterdam en 1733 y cuenta, principalmente, las crueldades, tiranías y persecuciones contra los ingleses de ideas católicas por parte del Gobierno, el parlamento y la administración “del país de la Democracia”.
 El Embajador de Enrique lV, el gran rey francés, escribe frases como ésta por mano de su biógrafo: “…El parlamento perseguía a los católicos como perros.  Las cárceles rebosaban de apresados por ideas religiosas. La menor sospecha de no profesar la religión del rey era suficiente (aún sin tomarse la molestia de probarla) para un arresto y la muerte. Nadie puede imaginarse una tiranías semejante”.
 Llegaba a tales desmanes y crueldades, que el Embajador del rey de Francia se creyó en el deber de pedir audiencia al rey Jacobo, para llamarle la atención sobre tanta barbarie: “La audiencia no se me concedía. Tuve que esperar  muchos días. El rey y los parlamentarios estaban muy ocupados en apostar a las riñas de gallos, los placeres de la mesa y otras francachelas imaginables, mientras sus esbirros mataban al que no pensaba como ellos”. 
 “El parlamento ha votado una orden de destierro sin excepción para todos los católicos. La familia protestante que emplee un católico es castigada en su jefe por la muerte”.
 El Embajador tenía en su casa un cura francés que decía la misa los Domingos. Algunos nobles ingleses católicos asistían a veces a escondidas. Fueron descubiertos y perseguidos cruelmente. Y el embajador recibía una orden del Gobierno británico por la cual se le conminaba “a no recibir en adelante en la Capilla de la Embajada a ningún católico… Un cura escocés al que se le encontró una carta de Roma en la cual se leía que había que ser fiel al rey, pero también  defender el derecho a la religión que a cada uno le importase, era condenado a muerte. El Embajador intercedía por él ante el rey Jacobo. En vano: ha cometido ese desgraciado un crimen imperdonable, recibiendo cartas de un pariente católico habitante fuera del país”.
 El Embajador que era un espíritu fino, se atosiga de tanta crueldad e intolerancia. Pide al rey Enrique que se le releve “porque vivo aquí en medio de la más abominable barbarie”.
 Gran Bretaña, cuna y país de las libertades.

799. ¡Silencio!
 La barbarie ha pasado ahora de Gran Bretaña a la India. Pero a condición de que el mundo no se entere de esas crueldades y esa sangre derramada. Censura doquiera. Los diarios