Guerra 1939 42 06 27
Índice del Artículo
Guerra 1939 42 06 27
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15

Derrumbe aliado en África  La SI 27/06/42 p. 1-5
Sebastopol se desmorona La SI 27/06/42 p. 5-6
¿Por qué ha ido Mr. Churchill a Washington?  La SI 27/06/42 p. 6-7
Venus y Marte La SI 27/06/42 p. 7
Lo que dicen los aliados sobre la batalla La SI 27/06/42 p. 8
Normas para engatuzar al público La SI 27/06/42 p. 8

Derrumbe aliado en África
La SI 27/06/42 p. 1-5

 Si yo tuviese que pintar la Verdad, lo haría dándole la mano a la Hidalguía. Y es éste uno de los casos en que ese símbolo ha de poner un freno al crítico. Un valiente sabe arrostrar la amargura de las derrotas. El espectador ha de saber resistir a la tentación de hundir el puñal de la crítica hasta el mango, para que el sabor de lo amargo en el vencido sea mitigado por el comentario del caballero.
 Dicho esto, queda entendido que vamos a hablar del África. Y de esa verdadera triple hecatombe  -del frente, de la capacidad británica y de las ilusiones desenfrenadas- ocurrida en la Marmárica, cuyos ecos y consecuencias resonarán por largo tiempo en todo el mundo.

 a) El hecho es muy simple a los ojos de los laicos, pero enormemente aleccionador para los técnicos de la guerra. Una obra maestra, que habrá de servir de modelo  a más de un estudio militar que quiera analizar “in vivo”. Para entender este sencillo hecho, hay que contar con el mapa  que acompaña esta página.
En las etapas anteriores de esta ofensiva africana, sabemos que Rommel y Bástico salían de la línea Bomba-Mechili en dos columnas: una que representaba la médula de los planes del Comando, y otra que no era más que una fuerza de vigilancia, solo remotamente interesada en la pelea.
 Esta última está representada por la pequeña flecha que sale de las cercanías de Bomba y se dirige por la costa a las vecindades occidentales de Ain Gazhala. Su objetivo era simplemente vigilar que los aliados no pudiesen correrse por la costa hacia poniente, amagando un bolso contra las fuerzas de la columna principal del Eje. Y, cuando la hora sonase para cercar Gazhala, esta pequeña columna realizase la parte de cercamiento correspondiente al oeste.
 En tanto esta columnita marcaba el paso sobre la costa, salía de la zona de El Mechili la columna de ataque. Apenas salía de su punto de partida, se bifurca. Una rama tira de frente contra el campo minado de la primera línea de defensa aliada. Antes de llegar a ella, se bifurca otra vez. Una parte abre un paso al norte del campo de minas. La otra parte horada el campo de minas por el sud. Ambas columnas perforantes se establecen más allá del campo de minas, atrayendo hacia sí a los británicos. Mientras esa perforación tiene lugar, la rama principal de la columna tira hacia el sudeste, por el sud de El Hacheim, cercándolo.
 Mientras las tropas hindúes –siempre “los otros”- procuran atacar (y aún cercar) a los italianos que han perforado el campo minado, y los aliados sudafricanos se preparan en Ain Gazhala, el Comando británico ha cargado la parte más dura –Bir el Hacheim- a los negros, Legión Extranjera y franceses que toman el título de “Franceses libres” la mayor parte sin ser franceses ni libres.
 En esta primera etapa, que quedaba explicada en un número anterior, es de notar la astucia del Comando, constantemente engañando al adversario. No sacaba Rommel más que parte pequeña de sus fuerzas en los primeros instantes. Y fue esto lo que hacía decir a Churchill en plena Cámara (con la incompetencia tradicional del ilustra jefe británico en cuestiones bélicas) que todo se presentaba en África color de rosa  y que era cosa descontada una victoria aliada. Al fin y al cabo, Mr. Churchill era lego en achaques militares. Pero ¿cómo podía caer en el mismo error  el general Auchinleck sabiéndose la parte capital que tienen en los planes estratégicos y tácticos la simulación y el camuflaje?    
 Apenas caída Bir El Hacheim, no pierden un minuto los triunfadores. Destacan una pequeña columna que marche hacia El Gobi, y se apodera del oasis, mientras la columna principal realiza una operación arriesgadísima, cuya explicación está en Ain Gazhala. Las fuerzas que habían agujereado el campo de minas tiran, las de perforación norte hacia Ain Gazhala, sitiando (en unión con la columna apostada en su oeste desde el primer instante de la ofensiva) la posición. Las fuerzas de la perforación sud se dirigen sobre el oeste y sud de Tobruk, iniciando el sitio de la ciudad fortaleza.
 En tanto la columna triunfante en Bir El Hacheim realiza la arriesgada y maliciosa operación a que aludíamos antes y que viene también marcada en el mapa. Se dirige a marchas forzadas hacia la frontera egipcia tocando a Bardia misma. Corta de este modo la retirada a