Guerra 1939 42 07 18
Índice del Artículo
Guerra 1939 42 07 18
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11

Derrumbe ruso en el país de los cosacos. En los ríos cosacos La SI 18/07/42 p. 1-4
¿Qué sucede en Egipto? ¿Qué estará pasando en Egipto? La SI 18/07/42 p. 4-5
El Estado soy yo La SI 18/07/42 p. 5-6
Dos maneras  La SI 18/07/42 p. 6
Una Conferencia-trampa La SI 18/07/42 p. 6-8
ver América Conferencias

Derrumbe ruso en el país de los cosacos. En los ríos cosacos
La SI 18/07/42 p. 1-4

Las tierras rusas, en lo que tienen de más típico –la estepa del centro y las flojas tierras negras del sud- son ya teatro de la gran tragedia. Sobre ellas han irrumpido los monstruos de acero. Y un nuevo pabellón, hinchado por el soplo de la idea, flota sobre un diluvio de fuego que está fecundando las entrañas vivas de ese pueblo.
Aquí los cosacos. Pueblo entero, no desbastado, recio y audaz ¡cuánta savia de buenas cosas posibles de realizar, si una mano inteligente y amorosa supiese posarse sobre la fuerte candidez de esa gran familia humana!  Ellos han sido desde siempre la fuerza y el dinamismo en Rusia. Ellos representan el primitivismo inocente de las razas todavía en su infancia a pesar de la reciedad de sus hombres. Hijos del Don y del Volga, dos de las corrientes más prometedoras de abundancia en una época más hábil y feliz,, que aúnan dos de las cualidades que serán necesarias para los nuevos tiempos: una sencillez casi infantil y a la vez una reciedad y un dinamismo capaz de convertir en vergeles aquellos campos abandonados. Razas sencillas y fuertes a una, que parecen precisamente para los mejores días que está asomando sobre el horizonte del mañana 
 Y no sería raro que fuese aquí mismo, en el corazón de esa formidable raza cosaca, donde el giro de la historia fuese definitivamente doblado, meciéndose la cuna del nuevo día, definitivamente amaneciente, entre dulces melodías del Don y cantos de guerra de los remeros del Volga.

 a) El mapa de la portada muestra al lector el formidable avance del Eje, hasta la mañana del miércoles, por esas tierras rusas, ya fuera de suelo ucraniano.
Las fuerzas alemanas del norte, procedentes de Woronetz, han logrado buenas jornadas hacia el este.  Han atravesado, no solo el Don –que tiene ahí alrededor de 300 metros de anchura- sino también los afluentes de la izquierda del río, dispuestas a cortar uno de los dos ferrocarriles de reserva (flecha A) de que dispone la red rusa. Es éste el extremo norte de la gran ofensiva.
En el centro, ha tenido lugar algo que pocos daban por posible siquiera. Descendiendo una columna por el Don y otra por su afluente el Donetz, en dirección a la gran comba de sus respectivos ríos, han llegado tan a ellas, que la batalla a estas horas se estará desarrollado en esos dos grandes recodos. Y podría ser llamada la Batalla de las Combas…
Una de ellas, la del Donetz, no pudieron alcanzarla el año pasado las fuerzas del Eje. Timoschenko, acumulando en esa antepuerta del Cáucaso la mayor parte de sus fuerzas formaba una barrera que habría costado mucha sangre superar. Tenían, además, tal acometividad esas fuerzas rusas, que incluso obligaban a una punta de lanza germana, que había entrado en Rostov, a dar media vuelta y asentarse en Tangarog, donde fijaba el alto Comando la Línea de Invierno. Durante este, miles de soldados comunistas reforzaron las líneas de defensa por manera formidable.  La “Pradva” decía, hace no más tres semanas, que era excusado pensar que hubiese fuerza humana capaz de forzar ese recodo del Donetz, donde el Soviet tiene una de las densas regiones industriales de la República. Ese recodo ha sido ya perforado. Los soldados del Eje han entrado  por el norte, reduciéndolo notablemente aguas abajo, ocupando grandes ciudades, que pu7eden verse en el mapa.
 Han sido más importantes todavía, los avances por el lado del Don medio.  En este mismo mapa 1 se ve cuan profunda ha sido loa grieta abierta a través de esa corriente, que en más de cien kilómetros de su curso está ya en manos germanas.
 El mapa lleva una escala de dimensiones. Con ella puede verse cuan extensa es la región conquistada, de 70.000 Km. cuadrados cuando menos.
 Mientras ambas columnas –norte y centro de Ucrania- avanzan triunfalmente, se iniciaba una tercera ofensiva en el extremo sud, desde la zona de Taganrog, en dirección de Rostov, clave del Don. A estas horas no se tienen noticias concretas sobre ella. Pero puede pensarse algo del siguiente hecho: los rusos habían retirado en días anteriores bastantes fuerzas, para llevarlas más al norte, donde tenían lugar esas tremendas ofensivas.