Bibliografía La SI 42 09 a 12
Índice del Artículo
Bibliografía La SI 42 09 a 12
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13

Bibliografía. La SI 05/09/42 p. 5

2404. Messel, Rudolph: “Un refugio en los Andes”. Nueva York
 Presenta a Colombia como país especialmente a propósito para hacer la felicidad del que llega y permanece en sus tierras.

 2405.  Garneff, David: “War in the air”. Londres.
   Es el libro de un periodista, muy sensible en sus novelas, que pone su firma a un libro de información bélica. En sus novelas tuvo éxito. En este libro, en el cual, se ocultan hechos substanciales y se pasan como hechos ciertos muchas mentiras, su autor no añadirá un adarme más a la fama conseguida por sus ficciones noveladas.

 2406. D’Halmar, Augusto: “Palabras para canciones”. Santiago.
 D’Halmar ha lanzado una nueva obra. Todas las suyas –y la primera viene de lejos- tienen características inconfundibles. Pondríamos, por encima de todas, tres: su gran cultura, su sensibilidad exquisita, su mesura. Dentro de la historia literaria, no titubearíamos en colocarlo de lleno dentro del grupo que –en una clasificación que mira los adentros y no la corteza- ya algunos han llamado “mediterráneo”, aludiendo a aquel mar maravilloso que parece ¿…..? en síntesis viva aquellas tres características.
 Ahora D’Halmar, por mano de la Editorial “Orbe”, nos convida a una nueva creación. Se trata de unos 60 temas delicadamente tratados, cuya principal cualidad es la sugerencia. Ellos, mientras  son gustados, hacen a la vez sentir y pensar.  Porque D’Halmar sabe hacer vibrar a la mente y el corazón.    
 Orbe ofrece, con este volumen, un buen plato a los de paladar espiritual exquisito.

 2407 Pinto, Juan: “Panorama de la literatura argentina contemporánea”. Buenos Aires.
 Ojeada general y sintética, hecha por quien ha tuteado a la mayor parte de autores tratados.

 2408. Greca, Alcides: “Tragedia Espiritual de los Argentinos que hoy tienen 20 años”. Buenos Aires.
 Acerca de esta obra, que despierta sanas inquietudes, ha escrito el crítico de “La Prensa”, Buenos Aires, lo que sigue: “La juventud de nuestros días, dice Alcides Greca, vive dos tragedias espirituales: “Una de ellas es una innegable y dolorosa desorientación ideológica, que se traduce en la carencia de un ideario político social, claro y definido, que contemple nuestro momento histórico y los verdaderos problemas del país. La otra, que los afecta directamente en su vida privada, es una notoria desorientación vocacional”. A la luz de este pensamiento central, analiza las tres posturas ideológicas de nuestra juventud: el ideal de paz y confraternidad internacional; la defensa de la democracia y el repudio del fraude, y la Reforma Universitaria, aspiraciones que reputa insuficientes frente a la hora ac- agudas observaciones sobre nuestras costumbres políticas y electorales (sic), para concretar, finalmente, el ideario de la nueva generación de la siguiente manera: “Fortificar el espíritu de la nacionalidad mediante la amalgama de los diversos elementos étnicos que hoy conviven dentro de nuestro inmenso y semi-despoblado territorio, liberar de la miseria y de la abyección a las clases humildes de nuestro campos y ciudades; librar la economía del país del imperialismo capitalista extranjero”.  

 2409. Zweig, Stephan: “Los creadores”. Buenos Aires.
 Es esta la última obra editada del gran autor. Aquí trata de la creación, que es para él el misterio profundo del mundo. En la esfera del arte, la creación de manifestaciones perdurables a través de las épocas de la humanidad, tiene proporciones de milagro, es un acto divino en virtud del cual surge algo nuevo de la nada.
 Tal es el pensamiento de Zweig, quien examina y expone brillantemente las condiciones de la creación artística. Y después, en emocionadas páginas, Zweig se refiere a la unidad espiritual del mundo, ideal al cual tiende la humanidad desde sus orígenes más remotos. Aquí Zweig se refiere a la guerra actual, y sus palabras tienen el acento de una profética visión. Habla