Valparaíso 39
Índice del Artículo
Valparaíso 39
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Pedro Pacheco, comunista, Alcalde de Valparaíso La SI 07/01/39
¿Qué pasa con la electricidad porteña? La SI 14/01/39 p. 7
Rarezas… superficiales La SI 18/02/39 p. 6
Fundación de la Casa del Artista Rafael Coronel La SI 11/03/39 p. 1
Inauguración de la primera Casa del Artista en Chile Rafael Coronel La SI 18/03/9 p. 9
Rarezas…superficiales La SI 17/06/39 p. 9
Marítimas. El Puerto La SI 08/07/39 p. 9
Don Juan Escala señala cuatro necesidades municipales Rafael Coronel La SI 23/07/39 p. 10
A Imitar ¿Le ha nacido un hijo? La SI 25/11/39 p. 7
A imitar: Roma florida La SI 09/12/39 p. 7
 
Pedro Pacheco, comunista, Alcalde de Valparaíso
La SI 07/01/39


    Desde nuestra ventana de altura, aparte de todo grupo político, nos toca presentar ante el país a uno de los hombres con quienes se inicia en el puerto el nuevo régimen.
    Con la misma hidalguía con que en la semana anterior rendimos el debido homenaje al Alcalde conservador, don Oscar Ruiz Tagle, que siéndolo tuvo la amplitud mental, para rendir culto al apóstol y mártir del radicalismo ecuatoriano, Eloy Alfaro, así hoy, conscientes de que los políticos militantes de la oposición querrán el ataque o por lo menos el silencio para las figuras de izquierda del Frente Popular, debemos subrayar el relieve de Pedro Pacheco, escogido por el Excmo. Señor Don Pedro Aguirre Cerda para Alcalde de Valparaíso.
    Pedro Pacheco, no solo pertenece a las filas del comunismo chileno como un soldado disciplinado sino que es uno de sus más serios dirigentes. Cada cual, dentro de la respectiva ideología político-social discutirá el movimiento armado de Concepción del cual él está considerado como jefe moral; si dentro de la accidentada vida política de los últimos años, la intervención gubernamental en uno u otro sentido no sólo no ha eliminado a hombres que han sido desterrados o confinados, sino que, dentro de la rueda de los acontecimientos, han estado luego en el mando, no había razón por qué poner el veto únicamente en un hombre leal con su ideología que era de todos conocida.
    El nuevo Gobierno, que pidiera al Partido Comunista su cooperación ha ofrecido el cargo de Alcalde de Valparaíso, la segunda ciudad de la República, a Pedro Pacheco.
    Las intenciones políticas de oposición quisieron suscitar una división entre radicales y comunistas, subrayando el hecho de que no fuera nombrado un miembro del Partido Radical, al tiempo que expresaban que era facultativo del Presidente de la República el nombramiento de los Alcaldes de Valparaíso y Viña del Mar. El hecho de que todos los regidores frentistas –incluso los comunistas Salcedo y Vargas- hayan pedido como Alcalde al radical, don Abelardo Contreras, prueba que el Partido Comunista  no se interesó en momento alguno, no hizo gestiones por el cargo, ni a favor del partido ni personalmente de ninguno de sus miembros.
    Hecho el nombramiento por tanto con toda corrección, dentro de la libre disposición del Presidente de la República, y existiendo alrededor de este punto la unidad absoluta de los partidos integrantes del Frente Popular, no nos toca ahora –para los elementos imparciales del país y del extranjero, para los políticos no apasionados a priori- más que especificar los atributos del hombre escogido para regir los destinos comunales del puerto.
    Su futura actuación es lo único que puede caer bajo censura.
    Pedro Pacheco es profesor primario. Como consecuencia de su actuación político-social, hace años que ya ha estado fuera de la educación pública. A la entereza que mostrara al sufrir el sumario y la sanción derivados del hecho de armas de Concepción, hay  que añadir toda una vida dedicada a la intensificación de su cultura y al estudio concienzudo de los problemas de la vida de Chile.
    No es Pacheco orador que apasione. Es hombre de estudio, que, cuando habla, hace pensar y presenta a la meditación vastos panoramas en los campos económico, político, social y pedagógico.
    Es uno de esos espíritus informados y modestos que, aunque dirigen las asambleas, no brillan, porque no les interesa el aplauso ni lo pirotécnico y pasajero: su trabajo denso y de realismo social  está en el seno de las comisiones. No hay quien no le rinda el respeto inherente a la seriedad de una cultura, a la honradez de normas y al más absoluto desinterés personal,  a este maestro primario que el nuevo Gobierno lleva al frente del Gobierno de Valparaíso.

¿Qué pasa con la electricidad porteña?
La SI 14/01/39 p. 7


    Se nos ha incitado muchas veces a que intentemos cada semana una crítica sobre política chilena. Un suscriptor que insiste en ello, nos dice en una carta reciente: “…La altura de miras con que “La Semana Internacional” enfoca las críticas, siempre superpartidariamente,
sería garantía de acierto, contribuyendo a la purificación de la política nacional, necesitada más