La SI GGL 1939
Las ideas de Jacques Maritain  y nuestras críticas internacionales La SI 18/02/39 p. 8 por Guillermo Garnham López
Arte: Conversando con el primer actor Juan Carlos Croharé Guillermo Garnham L. La SI 12/08/39 p. 19
Arte: Conversando con el primer actor Juan Carlos Croharé Guillermo Garnham L. La SI 19/08/39 p. 12
Don José Matías López Dorrego Guillermo Garnham López La SI 25/11/39 p. 6
Don José Matías López Dorrego Guillermo Garnham López La SI 16/12/39 p. 7
Las ideas de Jacques Maritain  y nuestras críticas internacionales
La SI 18/02/39 p. 8
por Guillermo Garnham López


    La probable pronta terminación  de la guerra en España pone nuevamente de actualidad la apasionante figura del filósofo francés. A poco de estallar el fuego fratricida y empaparse enteramente de sangre la península, la inquietud filosófica apareció entre los intelectuales. J. Maritain, apelando a conocidos principios de la política cristiana, lanzó uno de los Manifiestos más notables de la época. Con actitud franca y varonil se ponía lisa y llanamente al frente de una minoría de opinión que sabía con pleno conocimiento de causa y responsabilidad a qué atenerse con respecto a hechos cada vez más sangrientos y brutales. Nuestra revista perteneció –sigue perteneciendo- a esa corriente maritainiana. Pero es necesario anotar: sin ponerse de antemano de acuerdo. Antes de la declaración del gran Jacques nosotros habíamos opinado en igual forma. Y en abono de esta aseveración está la inalterable política seguida por nuestra revista: dar una mirada honda sobre los sucesos internacionales, sin más luz y guía que una imparcialidad objetiva y una aplicación sin dubitaciones de los claros principios tomistas sobre política, economía y sociología. ¿Consecuencia de una crítica salvada con estos condicionantes mayores? Nuestros lectores lo saben muy bien.
    Desde que empezó la guerra española las críticas que hizo el Director tuvieron dos efectos, los que precisamente ninguno de los de la revista ni quería ni aceptaba: de aplausos y de vituperios  según conviniera o no lo que se decía. Excepcionalmente aparecieron algunos que realmente comprendían nuestra línea: contar imparcialmente lo malo y lo bueno de unos y otros, ascendiendo por la poca grata cuesta de la imparcialidad hasta la altura más elevada de los principios de la política cristiana, y más aún, de la historia, de la sociología, etc. cristianas. Nuestra mirada, según la norma impresa por el Director, es integral, y, por lo mismo, de aplaudirnos o vituperarnos había de ser bajo la condición de mirar anchamente, con altura, e integralmente.
    De aquí que juzguemos necesario presentar a la consideración de los muchísimos ojos que nos leen semana a semana, dejando a un lado las personas y los prejuicios apasionados que muchas ponen las circunstancias, la figura de Maritain, aquel mismo escritor y más que esto, apóstol de las ideas cristianas de nuestros días, que sostuvo en memorable fecha que la guerra de España no podía llamarse “Guerra Santa”.

1. Jacques Maritain es el primer filósofo católico del mundo contemporáneo. Tal es en síntesis el juicio que en la actualidad se tiene sobre su brillante personalidad. Es la figura de verdadera representación  del movimiento neoescolástico, movimiento que años atrás inició con tanta inteligencia y audacia el Cardenal Mercier. Tenía por objeto sacar el tomismo de entre las telarañas de prejuicios en que lo habían colocado ciertos filósofos menores, volverle a imprimir frescura y vitalidad y concordarlo con los últimos descubrimientos e investigaciones científicas. Durante todo el siglo XlX la filosofía cristiana había recibido un saludable empuje de Jaime Balmes, tal vez el talento más formidable de su siglo. El positivismo y el cientismo, tocando cada día límites inimaginarios, habían de caer abatidos por los que, microscopio en mano, estaban en los gabinetes de Lovaina conectando sabia y sencillamente la ciencia con la fe. Y Comte, el que creía que la etapa de la Ciencia iba a reinar para siempre, dejando atrás como rémoras las etapas teológica y metafísica, caía fulminado por Mercier y los suyos que establecían claramente que Aristóteles y Santo Tomás de Aquino no sólo no estaban disconformes con aquellos descubrimientos  e investigaciones de la ciencia, sino que venían notablemente a iluminar dichos descubrimientos e investigaciones. Y este fue el recorrido que hicieron:  en Psicología (que los positivistas, con manifiesta contradicción, querían hacerla depender de humores y glándulas) supieron entroncar la citología y la fisiología con los viejos principios de la psicología aristotélica- tomista; en Lógica dejaron de mano cuanto era artificio propio de espíritus sofistas y complejos y conceptos enrededados y sin interés, para presentar esquemas más claros y modernos de la vieja lógica; en Cosmología, siguieron igual criterio que  con la Psicología: poner de acuerdo la química, la física, las matemáticas con los principios de la materia prima y la forma sustancial, los conceptos de cantidad, espacio, tiempo, etc. Y frente


 
Image

 

Galería de Mapas

Mapas públicados


Enero de 1943
2-1-1943_MP1.JPG
Mapa 1 del 02 del enero de 1943

Marzo de 1943
6-3-1943_MP2.JPG
Mapa 2 del 06 de Marzo de 1943

Enero de 1943
9-1-1943_MP2.JPG
Mapa 2 del 9 del enero de 1943

Enero de 1943
16-1-1943_MP2.JPG
Mapa 2 del 16 del enero de 1943

Invitados en linea

Visitantes: 1611468