La SI GGL 1933
Índice del Artículo
La SI GGL 1933
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Bibliografía ll Alfredo Cerallo Sampeaux: Manual de Sociología. Adaptación al plan de trabajos de los Círculos de Estudio  G. G. L.  La SI08/05/33 p. 6
Hombres inquietos. Alejandro Álvarez G. G. L. La SI 03/07/33 p. 5 
Bibliografía 118 Adolfo Becquer: Rimas G. G. L. La SI 02/10/33 p. 9
Bibliografía 119 J. Peláez Tapia: Fundamentos de Ética Periodística.  G. G. L.   La SI 02/10/33 p. 9
Bibliografía 122 Luís María Acuña. “Doctrinas marxistas”.    G. G. L.  La SI 09/10/33 p. 13
Nuestros hombres  Don Agustín Edwards G. G. L.  La SI 23/10 33 p 8
Bibliografía 134 Palacios, Bartolomé: Conferencia Económica Mundial de Londres. Valparaíso. G. G. L.  La SI 23/10/33 p. 9
Bibliografía ll Alfredo Cerallo Sampeaux: Manual de Sociología. Adaptación al plan de trabajos de los Círculos de Estudio
G. G. L.
La SI08/05/33 p. 6

    El activo e inteligente director del Secretariado Social de Valparaíso, señor Alfredo Cerallo Sampeaux, ha logrado reunir, con paciente labor, en un volumen, todo el contenido sociológico que hoy llama la atención de los estudiosos y de aquellos que de veras quieren entregarse al apostolado social.
    El volumen aparecido, 1ª parte, trae una síntesis general de escuelas y principios sociales, y una exposición esquemática y documentada de la teoría cristiana, hecha con orden, claridad y fácil pluma. Con ello, el fin propuesto de servir al plan de trabajo de los Círculos de estudios, ya comenzados, del Secretariado, parece que va a ser cumplido con eficacia, lo que significa que el trabajo no ha sido perdido, y dará estimulo a su autor para realizar sus proyectos editorialistas a que se refiere en el prólogo.
    La calidad del Manual de Sociología, es vano enaltecerla. Se trata de una recopilación, y de una recopilación bien hecha y autorizada. El autor ha debido espigar, con espíritu selecto y excelente criterio,  lo mejor que han escrito respecto al grave problema social, todos los tratadistas y expositores, particularmente de la escuela católica. Toniolo, Antoine, Belliod, Pesch, Lloveras, el Código de Malinas, los documentos magnos –de León Xlll y Pío Xl- han sido tomados al pie de la letra y de ediciones oficiales. En cuanto al orden de materias, el recopilador se ha ceñido estrictamente al pequeño y conocido libro de Parckinson, al que ha superado, aumentándolo, corrigiéndolo y poniéndolo al día en los actuales descubrimientos e investigaciones sociales.
    En general, esfuerzo y obra, bien gastados. Tienen un gran mérito y su éxito será seguro, lo único que puede recibir como galardón y estímulo el autor y el Secretariado. G. G. L.

Hombres inquietos. Alejandro Álvarez
G. G. L.
La SI 03/07/33 p. 5  

Era en sus años mozos un “pinganilla”. Es, hoy, una figura de relieve universal. Todo, debido a sí mismo: título que pueden ostentar pocos. En su patria no pudo ser profeta. Fue menester que arrancara a extranjeras tierras. En éstas resultó profeta máximo.
A fines del pasado siglo iniciaba su carrera. Trabajaba día y noche sin descanso. Leía y estudiaba sin preocuparse de fatigas y surmenajes. Se entregaba a una acción honda y meditada, revuelta y orientadora, por el laberinto de los ideales de su época.
Buscador de razones y verdades, deambuló por todas las ramas del saber humano, hasta que su vocación le señaló su trayectoria definitiva: el Derecho Internacional. Allí encontró la paz, y el camino y fama bien ganada. Hombre de méritos efectivos, consiguió lo que quería: que su nombre traspasara las fronteras de su patria, para colocarse al nivel de las principales celebridades del Derecho Internacional contemporáneo.
Hoy se le reputa en esta rama del Derecho como una autoridad indiscutible. Sus libros, informes, artículos y opiniones son de primera mano. Es investigador y creador de verdad. Tratadista de tratadistas.
En materia de relaciones internacionales americanas se puede hablar de él como fundador y jefe de un movimiento decisivo en pro de principios y normas jurídicas que constituyen el objetivo científico del Instituto Americano de Derecho Internacional compuesto pr jurisconsultos de todos los países de América. Álvarez es el secretario general y vitalicio. Porque él es el padre del Neo-Idealismo en lo internacional.
    Es, a pesar de sus años, un joven. Un joven de corazón bien puesto y de enorme talento. Ha sabido captar las corrientes nuevas, digerirlas perfectamente, y ser fiel interpretador de los magnos sucesos de la hora presente. Ya en 1923, augurando los años venideros, decía que el mundo había de sufrir profundas transformaciones debido al despertar de una conciencia nueva de claras tendencias sociales, diametralmente opuesta a la del siglo XlX, cuyo contenido individualista apresuraba la actual hecatombe en que vivimos.