Bibliografía La SI 34 04 a 06
Índice del Artículo
Bibliografía La SI 34 04 a 06
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26
Página 27
Bibliografía La SI 02/04/34 p. 9

                        303
Gaedechens O., Carlos: La legislación del arrendador. Valparaíso.
    La finalidad de este trabajo que le sirvió al autor de Memoria para optar a la Licenciatura de Derecho, es la de servir eficazmente a arrendadores y arrendatarios en sus relaciones jurídicas en todo lo que a estas refiere la legislación civil, procesal, administrativa, tributaria, etc.
    Un Manual, pues, de primer orden, de consulta fácil para orientarse sobre las dificultades que nacen en todo contrato de arrendamiento. Y es de consulta fácil porque el autor lo ha hecho con sencillez y método,  dejando de mano esa verdadera escoria de antecedentes y disposiciones que pierden muchas veces a los libros escritos con igual intención. El lector que precisamente busca el camino real se orienta luego y halla lo que busca. Llena las condiciones de un perfecto guía manuable. G. G. L.     

                        304
Palacios, Bartolomé: El Partido Conservador y la Democracia Cristiana. Santiago
    En 1932 el Presidente del Partido Conservador, Sr. Rodríguez de la Sotta, leía en el seno de su Partido un discurso memorable, en que exponía con plena exactitud la mentalidad del conservantismo chileno. El discurso en cuestión fue muy bullado dentro y fuera del medio donde había sido pronunciado. Y por tener interés lo tenía doble: además de traducir el pensamiento conservador de esos instantes, abría una franja de separación  bastante marcada entre viejos y jóvenes, entre viejos que decían con la frase de Sthendal, “continuemos”, y los jóvenes que respondían “comencemos”.
    Palacios no bien hubo conocido el discurso saltó a la palestra.  Nadie mejor que él. Si se trataba de un olvido manifiesto de los consejos, y normas pontificias, allí estaba presto a aportar luces y poner puntos sobre las íes. Y escribió el trabajo de que ahora nos ocupamos y que salió a la publicidad con un compás de espera hidalguísimo: después que pasaron las elecciones presidenciales a las cuales se presentaba el Sr. Rodríguez de la Sotta, su contrincante.
    Palacios se reduce en esta crítica a refutar:
    1) El concepto antojadizo que tiene el Sr. Rodríguez de la Sotta sobre la Democracia Cristiana, y se pregunta: ¿Es posible que el jefe de un partido que se dice católico desconozca que Toniolo, León Xlll, Pío Xl, Mons. Parckinson, el jesuita Lloveras, León Harmel, Aznar, dom Sturzo, etc., talentos preclaros de la Iglesia y del periodismo pertenecen a la Democracia Cristiana, y que estos  principios por expresas declaraciones pontificias, informen la Acción Social Católica?
    2) Contra la opinión de que las causas de la crisis política se deben al sufragio universal que ha traído al gobierno una democracia descalificada, opone Palacios lo siguiente: nunca ha existido tal sufragio universal y en cuanto al advenimiento del Comunismo se debe al régimen Individualista. La organización económica del siglo XlX había de traer forzosamente la crisis integral de nuestros días porque instauró un desnivel económico absurdo entre unos pocos que lo tenían todo y los más que no tenían nada (León Xlll).
    3) Un comentario al valor que da Rodríguez de la Sotta a las Encíclicas. Palacios habla sobre Justicia y Caridad, participación en las utilidades por parte del trabajador, distribución equitativa de la riqueza, valor doctrinal de las Encíclicas.
    4) En un párrafo final el autor recuerda al Sr. Rodríguez de la Sotta que medite sobre su responsabilidad frente a la gravedad de los actuales instantes, solicita de él la cooperación para la instauración del orden social cristiano, colaborando a “la supresión –al decir de Pío Xl- o reforma del actual estado de cosas, que lleva a los pueblos a la exasperación y prepara el camino a la revolución y a la ruina de la sociedad”. G. G. L.   

                        305
Schamún, Alejandro: Vocabulario Árabe-Español y Español-Árabe, con la pronunciación figurada. Buenos Aires.