La SI 33 12 11
Índice del Artículo
La SI 33 12 11
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8

En las fronteras de la nada.
Se ha abierto en Montevideo la Vll Conferencia Panamericana

 

            El Lunes, día 3, ha tenido lugar en la capital uruguaya la solemne ceremonia de abrir la séptima de las Conferencias Panamericanas que se han celebrado en los 44 años comprendidos entre 1889 y nuestros instantes reventantes de ruinas, de ansiedades y de problemas.
            Siempre sería de enorme interés una reunión de esta naturaleza, a la cual asisten los nombres más conocidos de cada país en las esferas internacionales. Pero es de mayor interés en estos instantes, en que las grandes potencias han fracasado en Ginebra y cuando varios conflictos están alterando la paz de este continente.
            Queremos introducir al lector al seno de esas Conferencias, para deducir de ese viaje la importancia que les quiera dar cada lector. Los diarios apenas nos han hablado de esas entrañas interiores. Se han entretenido en la pompa de las delegaciones y en la solemnidad de la retórica palabrería, sobre pacifismo, hermandad, destinos de América, progreso, y, demás hermosos pámpanos de que disponen políticos y diplomáticos para ocultar la interior vaciedad. No nos han acompañado a hacer una excursión por la íntima estructura de esas Conferencias.
            Y esto es lo que vamos a intentar nosotros; lo único que podríamos intentar dentro de la seriedad crítica.

 

1. Las 6 Conferencias celebradas

            Las Conferencias anteriores a la actual derramaron sobre los diarios millones de frases. Su  trabajo efectivo puede reducirse en unas escasas líneas, en cuyo examen hemos de entrar más adelante.

           
a) La primera Conferencia Panamericana se abrió en Washington en Octubre de 1889. La convocó Norte América, anunciando deseos de estrechar sus amistades con los demás pueblos del continente.
            Las resoluciones de este Congreso fueron de dos clases: políticas y de otros órdenes.
            Las políticas fueron tres:
            Abstención del uso de la fuerza para cobrar reclamaciones pecuniarias;
            Renuncia definitiva del derecho de conquista territorial en América; y
            Sometimiento al arbitraje de todos los conflictos que podrían ocurrir entre los pueblos reunidos que eran todos los de América.
            Apenas estos acuerdos fueron adoptados, Estados Unidos interviene en la guerra cubano-española: se apodera de Puerto Rico y somete a limitaciones  la independencia cubana, mediante al Enmienda Platt
            Las resoluciones no políticas fueron 16, entre las cuales las siguientes:
            Adopción continental del sistema métrico decimal, acuerdo que no cumplieron Estados Unidos;
            Construcción del ferrocarril intercontinental;
            La negociación de tratados de reciprocidad parcial entre los Gobiernos interesados;
            La creación en Washington de la asociación destinada a distribuir informaciones comerciales;
            Recomendaciones relacionadas con los puertos francos;
Las marcas de comercio; y
Las leyes sanitarias.
           
            b) La Segunda Conferencia Panamericana se abrió en México cuatro años después, en Octubre de 1893 por iniciativa del Gobierno norteamericano.