Edu anexo post 2002 1942
Índice del Artículo
Edu anexo post 2002 1942
Página 2
Página 3
Página 4
Bibliografía  1401. Letelier, Valentín. El Instituto Pedagógico. Santiago La SI 29/08/42 p. 10
    El Instituto Cultural Germano-Chileno ha reeditado varios trabajos del conocido escritor, pedagogo y político de los días cálidos en disputas idealísticas en los partidos, don Valentín Letelier.
    Aunque el tiempo conocerá cada día con mayor exactitud los valores de ese maestro entusiasta y luchador, nadie, ni aún sus enemigos, se atreverían a negarle su amor apasionado por la educación del pueblo, así como sus afanes por elevar el nivel de la Universidad, muy alto ya en aquellos días.
    Ahora se leen los escritos de Letelier con menos apasionamiento que en sus días. Y el Instituto Cultural Germano-Chileno ha realizado una obra excelente al recordar las batallas que dio ese hombre público por la organización de la Segunda Enseñanza en Chile, que iniciaba su época científica con la erección del Instituto Pedagógico.                                                           

Autopsia de una palabra sonora Democracia 826. Una revista atrasada
La SI 19 09/42 p. 12
Llega a nuestras manos un ejemplar de una revista chilena que marcha, según propia confesión, a la vanguardia democrática. Es un ejemplar atrasado de meses. Es de cuando en Panamá, un grupo de entreguistas, bajo la protección norteamericana, asaltaban la presidencia de la República y se sentaban cómodamente –democráticamente- en ella. El Presidente elegido por el pueblo era desterrado por esa minoría. Y Estados Unidos,  quebrantando los acuerdos panamericanos de no poder reconocer un Gobierno que haya asaltado el poder, reconocían inmediatamente a los dictadores.
    Resumen del hecho: un golpe entreguista y establecimiento de la dictadura. Y la revista chilena llama a este hecho: “fracaso de un golpe nazi y triunfo de la democracia”.
    En la misma página se habla de la Argentina. El Presidente Castillo, usando de sus derechos constitucionales sobre tuición de municipios, disuelve cuatro. El parlamento aprueba. Esto lo titula citada revista: “Dictadura”.
    En cierta ocasión notable, cuando en París todas las grandes plumas hablaban del fracaso de la Sorbona y de la escuela, Anatole France publicaba un notable artículo contra la instrucción de las “democracias”. Y en él triunfaba una locución que fue muy comentada: “el analfabetismo de los alfabetos”.

Bibliografía. 1416. González, Eugenio: Noche. Santiago.
La SI 03/10/42 p. 10
    Una novela que no es “una más”, esa que ofrece al público la Editorial Orbe, bajo la firma del autor de “Más Afuera”. Ella se prestará a interesantes discusiones, siempre que no continúe con ella el criterio demasiado extendido en nuestro medio, de aplaudir cuanto viene del círculo de ciertas amistades y combatir –o silenciar- cuanto  viene de afuera. Y sería este, precisamente, el mayor éxito de ese volumen, que se presta a decir algo que no sea la banal loanza o la banal crítica parcial
     El argumento de la novela es simple, aunque en sus honduras sea complejo. Un profesor de Liceo, que es distinto del resto, por quien sabe qué causas actúa en provincias donde se sestea, tanto pedagógica como generalmente. Y se sestea también en amor. La trama de la novela nos muestra las reacciones del profesor  “excepción” al golpe cuotidiano de ese medio.   
    Desde luego, lo mejor de la novela es lo otro: lo que no es el profesor, sino el medio en el cual él reacciona. Y precisamente porque esa pintura de la vida usual es un pedazo de historia viva y palpitante. Y de difícil presentación, porque nada es más difícil de destacar que aquello que por sí mismo no se destaca. Esa vida de ciudad modesta, especialmente por el lado de la minoría capitalina transplantada, por una u otra razón, a ella, es hecha sobria y como a pluma.
    El héroe de la acción –héroe callado en las luchas interiores- nos presenta una excepción, un caso anormal, tanto en la trama psicológica como en la zona de la lógica de la actual mansoide y acaracterizada educación superior. No es, por lo mismo, un documento histórico, sino “un caso”.