Bibliografía La SI 36 01 a 03
Índice del Artículo
Bibliografía La SI 36 01 a 03
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Bibliografía La SI 04/01/36 p. 10

1025. Lockhart, Bruce: Memorias de una agente británico.
    Todo lo fantástico e imaginario emociona, y este libro está en condiciones de hacerlo en el mayor grado porque todas las incidencias detectivescas están relacionadas con lo exótico natural de la Malasia negrera y la República de la U. R.S.S. que tiene tanto matiz para producir, ya sea como Gobierno mismo, ya sea como una mentalidad inspirando todas las zonas de la vida humana; un grueso de aventuras en que lo desconocido y misterioso andan entrelazado.  
    El autor, en esa ruta, mete, además, trozos de su vida pintoresca y tortuosa, y las relata con minuciosidad, creando en el espíritu del que lee una curiosidad ávida de mantener, y que mantiene porque va todo perfectamente delineado, sin perder el interés como en una línea matemática perenne. Entre lo ficticio y lo real hay siempre un abismo, a veces infranqueable para el autor, porque no puede desconocerse que debe mantenerse lejos del campo lleno de atracción de lo inverosímil, de lo reñido abiertamente con la lógica. Puede, en cambio, por no caer en este error hacerse pedestre, perdiéndose automáticamente el interés vivo a la novela. En este libro de Lockhart no sucede así, porque este ha sabido trasponer con talento lo real y lo ficticio, caminando por terreno de misterio y aventurerías perfectamente humanas y lindantes a las veces, con lo extra humano…
    Como el autor conoce personajes, trata de ellos perpetuamente. Van bien, los mueve ágilmente y si se agrega que la revolución rusa la conoce con plena exactitud, tenemos que este libro puede leerse, además, como un buen resumen, con alegorías novelescas de lo acontecido en esas tierras heladas y férvidas donde se opera hoy día la mayor transformación mundial. Todo esto es relatado con el consabido “humour” inglés del agente británico lo que pone liviandad, frescura y creciente emoción.

1026. Seminario Pontificio de Santiago. Revista Católica.- Santiago
    A nuestras manos ha llegado el número correspondiente a Noviembre. Viene lleno de material importante para cuantos se interesen por cuestiones religiosas doctrinales  y movimiento religioso de Chile.
    Colaboran en este mensuario firmas autorizadísimas del clero regular y secular de toda esta provincia eclesiástica. En este número por ejemplo: R. P. Mauro Ruiz, benedictino, un liturgista compenetrado del rito cristiano y de su gran significado, cuya labor dentro de este movimiento ya intenso que camina en Chile es bastante conocida; el R. P. Raimundo Morales, distinguido miembro de la Orden Franciscana, escritor ilustre, perteneciente a la Academia Chilena de la Lengua, correspondiente a la Española; los Pbros. Oscar Lillo, alma lírica empapada en un misticismo vivido; Julio Tadeo Ramírez, prosista de gran vuelo, que tiene varios libros de cuentos y narraciones históricas que lo colocan entre las mejores plumas del país; José M. Corral, crítico y ensayista, hoy por hoy, aún cuando su labor la realiza calladamente,  primera figura en este género dificilísimo del análisis de libros y movimientos intelectuales. Excelente revista.

1027. Laburu, José Antonio S. I.: Los deberes sociales de los católicos. Editorial Splendor.
    He aquí una conferencia que deben leer todos aquellos que viven alrededor de los tópicos sociales. el conocido jesuita que hace algún tiempo nos visitara, ha dado en Barcelona, en el mes del reciente pasado año, una serie de conferencias sobre cuestiones sociales, una de las cuales, el Editorial Splendor, atento al movimiento intelectual de verdadero valor, ha reproducido íntegramente.
    El conferencista va, como acostumbra, al fondo derechamente. Analiza el mal del siglo con todo detalle, lo declara existente y con características graves, en actitud amenazante y exigente de una pronta y eficaz solución. Estima que los católicos no han hecho lo que les correspondía, desobedeciendo los mandatos del Papa y de la Iglesia. Cuando habla de los remedios recuerda la voz del Vicario de Jesucristo que afirma que la religión salvará tan sólo a la humanidad del egoísmo y codicia de una minoría acaparadora y del establecimiento de una verdadera armonía entre el Capital y el Trabajo.