Página Militar 36
Índice del Artículo
Página Militar 36
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página Militar.  Especial para “La Semana Internacional”.  Estudios de divulgación militar. El Ejército frente a la defensa estatal.  Luís Serey Pizarro La SI 09/05/36 p. 3-4
Página Militar. Especial para “La Semana Internacional”.  Estudios de divulgación militar En favor de la paz en América “El desarme moral” Por el General de División don Marcial Urrutia  La SI 16/05/36 p. 3-4
Página Militar La crisis del nacionalismo en América Función del Ejército para contrarrestarla Óscar Álvarez Andrews La SI 30/05/36 p. 3-4
Página Militar La crisis del nacionalismo en América Función del Ejército para contrarrestarla Óscar Álvarez Andrews La SI 06/06/36 p. 3-4
Página Militar Especial para “La Semana Internacional” Estudios de divulgación militar El desarme moral y material en la actualidad internacional Luís Serey Pizarro La SI 27/06/36 p. 3-4
Página Militar Especial para “La Semana Internacional” Estudios de divulgación militar El desarme moral y material en la actualidad internacional Luís Serey Pizarro La SI 04/07/36 p. 3-4

Página Militar
Especial para “La Semana Internacional”  Estudios de divulgación militar
El Ejército frente a la defensa estatal
Luís Serey Pizarro
La SI 09/05/36 p. 3-4

    “La Semana Internacional”, cuyo criterio a la vez idealista y práctico rezuma por todas sus páginas, tiene interés en no dejar de mano una serie de problemas que, alrededor de los ejércitos y de su rol, son cada día más influyentes, tanto en la vida nacional como en el mundo internacional.
    Observando las cosas como son, y la manera de ser de la sociedad, se nos aparece el rol de los ejércitos como de una fuerza cada día más amplia y eficaz. Cuando la Rusia marxista sitúa su ejército en el centro áxico de la vida del país y el Austria católica no tiene reparo en encargar ahora la formación de la juventud al cuartel, no se podrá negar que una coincidencia tan precisa de países opuestos significa algo.
    Es que la sociedad se aparta cada día más del sueño liberal, que concebía al ejército como arma de consolidación de una casta económica, y del sueño pacifista, que abominaba del ejército como de una verruga que debe extirparse. Y se va llegando cada día más a una concepción justa, en la cual el ejército, al servicio de la totalidad –social o mundial- significará la fuerza que mantiene enhiesta la majestad debilísima del derecho.
    Es tradición jamás desmentida en estas páginas presentar al ejército a la luz de este ideal. Y creemos que esta Página Militar, en la cual desapasionadamente se traten cuestiones de esta índole, puede hacer un bien positivo.
    Por esto, inauguramos esta sección con interés extraordinario agradeciendo, a los que tan desinteresadamente nos la están organizando, su aporte valioso.

    Cábenos el honor de iniciar con este artículo, en “La Semana Internacional”, la serie de ensayos o estudios de índole militar que se irán publicando en estas páginas, accediendo así a una gentil invitación que nos honra y cooperando al logro de un objetivo de su Dirección digna del mejor estímulo. Inauguramos la “Pagina Militar” de este importante semanario que se nos ha confiado, contando con la colaboración de cuanto más distinguido tiene nuestro Ejército, Armada y Aviación.
    Llena esta iniciativa una necesidad que se hacia sentir. Tendrán algunos a su alcance un nuevo medio para dar a conocer útiles conocimientos, que no obstante su tecnicismo son de interés general, porque a todos incumbe conocer los problemas de la defensa nacional; otros, un campo de cultivo intelectual, una oportunidad más para intercambiar ideas, para cimentar o profundizar conceptos meramente profesionales. Los más, una página de divulgación a su alcance inmediato que reportará útiles beneficios. En suma, será una página de constante orientación.
    Valga lo dicho como una explicación sucinta de la finalidad que se persigue.
    Nos ocuparemos hoy de un problema que estimamos de suma importancia en la vida de todo país, cualquiera que sea su  régimen y forma de gobierno, su estructuración y sistema. Nos referimos a la defensa estatal que descansa primordialmente en sus fuerzas armadas.  
    Es por demás sabido que el grupo social tiene como deber principalísimo el de asegurar y garantir su propia existencia. El hombre, por excelencia sociable, desde la edad primera cumpliendo esta ley inmutable vivió siempre en sociedad. No se ha concebido jamás el hombre aislado. Y vivió en sociedad por un fin muy natural: para protegerse mutuamente, para subsistir y vencer en la lucha por la vida. Así, pues, el grupo social ha velado, se esfuerza, cuida y trabaja por conservarse. Y no exageramos, si al concretar estas ideas, concluimos diciendo que la sociedad, comprendiendo en este concepto a la nación, al estado, raza o humanidad, si quisiéramos generalizar, tiene en sí como función esencial el logro de su propia conservación.
    Es por esto que el Estado ha incorporado en su vida orgánica una serie de instituciones, que le son propias, inherentes a la vida pública que tienen un papel determinado en su desenvolvimiento, desarrollo y progreso.   Algunas de estas instituciones podrían desestimarse, aún suprimirse, sin que ello signifique un peligro para la vida del país.