economía La SI 36 07 25
Índice del Artículo
economía La SI 36 07 25
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Se ha cerrado en Ginebra la XX Conferencia Interamericana del Trabajo ¿Es remedio adecuado la semana de 40 horas? (3) La SI 25/07/36 p. 1-2, 5-10
Se ha cerrado en Ginebra la XX Conferencia Interamericana del Trabajo
¿Es remedio adecuado la semana de 40 horas? (3)
La SI 25/07/36 p. 1-2, 5-10


20. La guerra agrava la tragedia sobre-productora

    Hemos dicho ya que los críticos achacan a la crisis la causa de la gran guerra. Hemos citado un texto británico. Acaban de venirnos a mano otros dos textos de escritores americanos. He aquí unas líneas: “… la formación de anormales resortes comerciales es una amenaza para las buenas relaciones entre los pueblos, aduciéndose que la guerra de 1914 fue provocada por Alemania para mejor introducir sus productos sin la competencia en el mundo”. Este escritor achaca la guerra a las necesidades comerciales de Alemania. El siguiente la achaca a las necesidades comerciales de Gran Bretaña. Y ambos tienen razón: “La amenaza de un nuevo estallido bélico no puede eliminarse, a menos que un acuerdo concertado elimine esa desigualdad económica y comercial en el mundo. Necesidades de Gran Bretaña la abocaron a eliminar, en 1914, a su rival industrial, Alemania…”
    Pero dejemos esto como evidentemente entendido. Y pasemos a otro punto, más interesante todavía. Más interesante doblemente: porque ayuda a ver claro dónde está el foco corruptor de la crisis; porque delata a qué grados de ignorancia llega la capacidad vacía de los estadistas que tienen como profesión la política. La cuestión es ésta: la guerra, durante su desarrollo ¿ayuda a solucionar el problema de la sobreproducción o lo agrava?
    La guerra podía declararse o no. Una vez declarada, había que poner en ella cuerpo y alma. Veamos lo que origina la guerra por el lado que aquí nos interesa    

    a) Acelera horriblemente los descubrimientos científicos. Antes de la guerra trabajaban, por ejemplo, mil sabios inventando. Durante la guerra trabajaban cinco mil, cada uno dobles horas que antes. ¿Cómo andarían los inventos?
    Pongamos varios ejemplos. Antes de la guerra una niña movía cuatro telares hilanderos. Después de la guerra mueve doce. Trabaja por tres. No había brazos suficientes y hubo que ingeniarse.  Antes de la guerra se necesitaban  tres hombres con un avión durante un día para transportar una tonelada. Después de la guerra, para el mismo peso necesitaba un hombre tres horas. Se había eliminado el trabajo de dos hombres durante tres horas y de tres hombres durante seis. Siete hombres habían quedado eliminados del trabajo (2 por 3 más uno). Antes de la guerra un cañón necesitaba, por ejemplo, seis hombres seis días para ser fabricado.  Después de ella necesitaba solo la mitad: tanto había progresado en tres añosla mecánica de las construcciones bélicas.
    Y así todo. En maquinarias, en abonos químicos agrícolas, en cuanto se relaciona en progreso para ahorrar hombres (se necesitaban para el frente de batalla, y para eliminar gastos: no había dinero para tanto gasto bélico) se inventó tanto, que, al terminarse la guerra, por lo menos la maquinaria y los progresos químicos eliminaban a un millón de hombres del trabajo. Más sobreproducción, si trabajasen todos. Más desocupación, si solo trabajan los necesarios. En ambos casos, más crisis.

    b) No solo mejor maquinaria. Todos los países meten al trabajo tierras y minas que antes no eran trabajadas. Veamos algunos ejemplos
    Estados Unidos, para dar abasto  a todos los pedidos de alimentos, fibras y petróleos que le venían de los países aliados, pone en cultivo más de dos millones de hectáreas de mala calidad, que, sin embargo, a fuertes precios, los productos, rinden mucho durante la guerra. España explota minas de carbón  que jamás habían sido puestas en tren de trabajo. Italia cultiva los terrenos pantanosos de los alrededores de Roma, , que nunca habían sido invadidos para productos útiles. Los países balcánicos cultivan trigo hasta en las cumbres de sus montes, necesario para los ejércitos de sus respectivas naciones.
    De este modo hectáreas y más hectáreas antes incultas son metidas al trabajo y sus propietarios no van a alejarse de ellas no más.