Educación e Historia
Índice del Artículo
Educación e Historia
Página 2
Página 3

Educación y la historia

    Al comienzo del apartado “Educación e Integralidad” sostuvimos lo siguiente: “Para entender la educación podemos –debemos- valernos de múltiples vocablos. Para acercarnos a su esencia tenemos obviamente que restringirnos a un número  menor. Para convenir en lo que es su raíz última o médula, podemos sólo acudir a un mínimo. Los términos “Integralidad” e “Integral” que, junto a la palabra Educación encabezan este apartado, expresan a nuestro juicio como ningún otro, el meollo o fondo de lo que es la educación”.
Y añadimos: “A su entender, el hombre era un ser organizado, es decir, múltiple en unidad”.

    He aquí uno más de los referentes constitutivos del hombre -ser histórico- que lo lleva a ocuparse del  pasado, en vista a percatarse del  presente y futuro, instancias por tanto conexas cada una respecto a las otras, y determinantes en lo que concierne a su realización  personal como social. A este tópico cabe agregar el espacial, puesto que el temporal va del brazo con el sitio del orbe de los hechos sometidos a estudio, ya que suceden aquí o allá.      
    
En el encabezado aparecen juntas las palabras historia y educación. Ello me da ocasión de repetir una vez más que el motivo primario de este sitio web fueron ambos términos.  

A la educación, porque Bardina fue un notable educador catalán en la primera mitad de su vida, inspirado en los principios de la escuela nueva. En Barcelona su actividad fue múltiple e intensa, con interesantes aportes a proyectos pedagógicos privados y públicos, generadores por ese motivo -en vida y fallecido- de merecidos estudios, remembranzas y homenajes.
Fue educador asimismo en Valparaíso, en el Curso de Leyes de la Universidad de Chile, hasta sobrevenirle la enfermedad que le arrebató la vida. Lo fue aquí también al ejercer el periodismo. Efectivamente, creo cierto atribuirle a su revista “La Semana Internacional” un dejo de intencionalidad pedagógica, no solamente por no restarle espacio en sus crónicas al tema educativo, sino también por el propósito manifiesto de desearle a los ejemplares un lugar perdurable en la biblioteca  casera  de sus lectores -ofertándolos empastados para tal efecto-, anhelando que aquellos fueran además no solo gente adulta sino también joven.  
Esta nota de su ser -su perfil pedagógico y obra educativa en Chile- tiene un lugar propio en este Portal (en la Página de Inicio ver “Educación”), recolectado  de una diversidad  de periódicos y revistas nacionales, que le dieron fama y renombre, mayormente por cierto la indicada arriba, en el segundo cuarto del XX en el periodismo chileno e hispano-americano.

A la historia, por las siguientes motivaciones.
Por cuanto Bardina  nunca dejó de recurrir a esa disciplina para explicar los hechos mundiales que atareaban al periodismo de entonces. Al ejercer esa actividad, no se contentaba con noticiarlos o relatarlos meramente. Le importaba también reflexionar sobre los mismos, desentrañarles su sentido, recurriendo a los diversos campos del saber, entre ellos marcadamente a la historia.
Puesto que para él ese lapso poseía  los rasgos atinentes a un Cambio de Edad, con las luces y sombras que tal momento cultural de suyo trae consigo, justificando el interés y esfuerzo por indagar sus caracteres a fondo.
Porque distante de nosotros ya más de medio siglo, su semanario adquiere la condición de inestimable fuente histórica de ese pasado. Efectivamente éste constituye la antesala inmediata de los años que inician la actual centuria. Los sucesos de entonces, alojados en nuestra memoria, querámoslo o no, tienen mucho que enseñarnos, impulsándonos a su definición y valoración tendiente a resolver hoy su vigencia y jerarquía.   
Por fin, dada una motivación personal relativa al recién señalado carácter de fuente histórica de la revista. Este es obviamente compartido. Lo poseen igual todas las empresas noticiosas del país capitalinas y provincianas. Sus medios de difusión, impresos o radiados, contribuyeron parejamente a contactar a los lectores u oyentes nacionales y extranjeros con los hechos mundiales más relevantes del indicado cuarto de siglo. Pues bien, este semanario realizó