La SI y la Sociedad de Naciones
Índice del Artículo
La SI y la Sociedad de Naciones
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5

 

La SI y la Sociedad de Naciones

 

            Wikipedia en su referencia a la ONU parte sintetizando su historia con estas palabras:La ONU reemplazó a la Sociedad de Naciones (SDN), fundada en 1919, ya que dicha organización había fallado en su propósito de evitar otro conflicto internacional.”

Al respecto me atrevo a sostener que Juan Bardina habría estado enteramente con ese juicio sobre la SDN, pero, que de volver a pronunciarlo en este año 2014, lo habría extendido a la historia  de la propia ONU, creada en 1945. Es decir que, para él, ésta también habría sido un fracaso e, igualmente, por los mismos motivos en que incurrió su antecesora, ya que el mundo sigue siendo regido por el interés predominante o casi exclusivo de los grandes y poderosos. Ello impele a modificaciones esenciales en su institucionalidad o a su reemplazo, si es propósito común o general  alcanzar un nivel mayor de paz en el mundo. (JVG)

 

 

Bibliografía 12. J. Blanco Usteriz: Al margen de la Sociedad de las Naciones. Editorial “Le Livre Libre” París. La SI 15/05/33 p. 8

            He ahí un libro lleno de interés. El autor se ha propuesto un objetivo y lo ha conseguido: hacer una historia de todos los movimientos que, a través de los siglos, han acariciado el ideal  de una unión mundial de naciones, ligando a la humanidad en un apretado haz, a base de ligamentos jurídicos y de instintos pacifistas.

            El autor pasa revista a cuanto directamente tiene relación con este tema. Desde los viejos días de la Grecia clásica y del Romano Imperio, hasta los ensueños de Bolívar, en 1826; desde las cavilaciones de Pierre du Bois en el siglo XlV, hasta los ideales de Kant, cuanto tiene relación con la historia de las ideas pacifistas y relacionadoras de todos los hombres, pasa por estas páginas, escritas por un entusiasta adalid de la solidaridad social formulada políticamente mediante una sociedad de pueblos.

            El volumen tiene un defecto: el ser harto difuso. Ello le hace perder nervio, y, por lo mismo, interés. Pero lo tiene harto, pese a ese defecto, para que los estudiosos de esos problemas internacionales tomen nota de él, en la seguridad de que no perderán su tiempo.  B.

 

El Congreso baila otra vez

La SI 22/09/34 p. 3-4

               La Sociedad de Naciones está reunida nuevamente en sus espléndidos palacios ginebrinos. Y bien puede decirse que toda la política internacional de esta semana está dando vueltas alrededor de esa reunión de sumidades –palabra ambigua- que tienen en sus manos inhábiles el teje-maneje de los problemas internacionales

            Quiero recordar los orígenes de la Sociedad, su organización, sus éxitos y fracasos, así como los asuntos que constituirán el objetivo de la reunión en Ginebra.

 

            a) La Sociedad de Naciones fue hija del Presidente Wilson,  el cual, al redactarse el Tratado de Versalles  quince años atrás, exigió que ese Convenio comenzase por un capítulo estableciendo  una sociedad internacional. Los políticos de 1919 –Clemenceau, Lloyd George, etc.- se oponían a esa iniciativa. Ante la terquedad inquebrantable de Wilson, tuvieron que firmar el Pacto de Sociedad, cuya sede determinaron fuese Ginebra.

            La Liga de Naciones está formada por 4 organismos principales, permanentes, y varias docenas de Comisiones de estudio ocasionales. Los cuatro organismos son:

            1) Un Consejo General –un Directorio- constituido por docena y media de miembros, representantes de otras tantas naciones. Hay miembros permanentes de grandes países,  miembros semi-permanentes cuya duración en el Consejo dura unos 8 años y miembros variables, que duran en el Consejo solo un año. Este Consejo es, como si dijéramos, el poder ejecutivo de la famosa sociedad y se reúne unas veinte veces cada año.

            2) Una Asamblea, que viene a ser el poder legislativo, formada por representantes de unos 56 países independientes, es decir, los 9/10 partes No están adheridos solo unos ocho o