PROLOGO - Página 1
Índice del Artículo
Página 1
Página 2

            Esta Antología sobre Filosofías de la Educación (de algunas vigentes hoy) se suma a otras selecciones de textos sobre temas pedagógicos realizadas por el autor a lo largo del ultimo lustro, cuyos ejemplares están a disposición de los alumnos de Pedagogía en la Biblioteca del Campus María Teresa Brown de Ariztía de nuestra Universidad, en Viña del Mar.

            Como las anteriores, ha podido ser elaborada gracias al estudio llevado a cabo acerca de materias pedagógicas -de conocimiento imprescindible- considerados los requerimientos de la docencia en vista a la formación cabal de los futuros educadores.

            Las Antologías anteriores -la presente también- han brotado de una motivación fundamentalmente de orden didáctico. Su autor se propuso años atrás disponer de un conjunto de textos que pudieran ser objeto de reflexión y conversación en clase por los alumnos, que aseguraran la asimilación de contenidos significativos en la línea del Programa del Curso, pero incorporados al haber personal vívida y dinámicamente, fruto de la indagación propia o de la adquirida en el comentario con los demás. Cada una de las Antologías -igualmente ésta- constituyen, pues, recursos didácticos elaborados para satisfacer las necesidades de la docencia. Con ellas -y a parejas con ésta- se persigue disponer de un medio, individual y a la vez común, que asegure la eficacia de la interacción en el aula, gracias al interés y a la pertinencia que brinda supuestamente a la reflexión y a la conversación el material escogido.

            La Justificación de la Antología que precede a la presente selección de textos, como su nombre lo señala, faculta al lector el poder comprender la razón de ser de la Antología Pedagógica -en este caso enderezada hacia el conocimiento y toma de posición personal frente al tema de las Filosofías de la Educación (de algunas actuales)- y de su posible valía didáctica en el aula. Nos parece que esta radica, en síntesis, en que le proporciona al lector trozos escritos de filósofos, científicos, pedagogos y literatos que, expuestos con cierta sistematicidad, le posibilitan indagar sobre un hecho educativo y formarse un juicio propio sobre el mismo. Estos textos son parte de la obra literaria de los respectivos autores. Aquí están sacados de su contexto, pero hilvanados y conectados como resultado del empeño del suscrito por penetrar y profundizar,         -una vez introducido en el mundo de los libros o, dicho de otro modo, en el campo de la experiencia ajena, cosa ineludible si se quiere lograr avances en el campo del saber, no partiendo de la cota cero- en los diversos problemas de la educación, en este caso fundamentalmente de naturaleza antropológica y teleológica. Conocidos esos textos -por el suscrito- a través de la lectura, luego de ésta y antes de integrar la presente Antología, por algún tiempo o fueron líneas o párrafos subrayados en las páginas de los libros respectivos yacientes en los estantes de la biblioteca, o fueron "fichas" conservadas con un cierto orden en la caja -o tarjetero- respectiva en un lugar del escritorio. El uso del computador u ordenador, el uso del procesador de textos, nos permitió darle la presente forma -una Antología- con relativa facilidad, inexistente antes de la invención de estos aparatos, pensando que el trabajo valía la pena, dado que el producto -las relaciones de ideas allí establecidas- podía ser ventajoso para los alumnos, como lo había sido para uno mismo.

            La Antología fue elaborada por el autor teniendo a la vista el Programa del Curso, prestando atención sobre todo al ámbito de los  contenidos, a fin de facilitar la funcionalidad de los mismos, esto es, la de su transmisión (heteroeducación) a la vez que la de su  asimilación (autoeducación).

            Con relación a otras del mismo autor, la presente selección de textos tiene, sin embargo, una peculiaridad: no fue confeccionada para ser utilizada en la sala de clase de modo inmediato y directo. No fue concebida como destinada a ser la primera fuente bibliográfica de que dispongan los alumnos. Consiste en un acopio de textos de índole más bien complementario al trabajo en el aula, del que los alumnos podrán valerse o no, con entera libertad. No fue hecha para ser empleada clase a clase, sino para servir de apoyo a la docencia, en lo que concierne al conocimiento de algunas Filosofías de la Educación contemporáneas, dándole la posibilidad al alumno de Pedagogía de ampliar y ahondar los asuntos antropológicos y teleológicos sumariamente abordados en el aula.

            El material escogido para ser analizado, comentado y discutido en clase también está recopilado, pero en otra Antología. Esta última cubre la integralidad del Programa del Curso, pero de manera más general, más básica, más elemental, ya que el curso es de inicio a los estudios pedagógicos, concretamente para alumnado de Primer Año, en el Primer Semestre de la Carrera. Su clave es EDU 136, como  consta formal y expresamente en la portada de esa Antología.

            Conforme lo anticipamos, la Antología -el conjunto de los textos que la constituyen-, busca ayudar al educando a discernir algunos importantes problemas pedagógicos, de índole antropológico, otros teleológico, así como apoyarlo a encararlos debidamente, provechosamente. Sin embargo, la ayuda no es de suyo abierta o libre. Conlleva un compromiso, supone una visión de la problemática pedagógica y de la manera de abordarla, que no es otra que la del propio autor, fruto de su experiencia personal, profesional y académica. En otros términos, descansa en un patrimonio de valores con los que el autor no sólo simpatiza y tiene en alta estima, sino que se identifica en plenitud. Y ello, por algo obvio, a saber, porque en el quehacer educativo o tarea de educar la adhesión incondicional a un núcleo de valores es condición sine qua non de dirigirse hacia la meta y de conseguir el objetivo. La vocación de educador y la actividad del profesional de la educación, fuera del amor al educando y al ejercicio de esa específica profesión, implica amor a los valores, lo que se traduce en inclinación y tendencia a favorecerlos y contribuir a hacerlos más y más propios, él y quienes entren con él en relación educativa.