7.0 Es posible (educable; educabilidad) - Página 1
Índice del Artículo
Página 1
Página 2

            7.1.      "Encanta imaginarse que la naturaleza humana se desenvolverá cada vez mejor por la educación, y que ello se puede producir en una forma adecuada a la humanidad. Descúbrese aquí la perspectiva de una dicha futura para la especie humana"

(Kant, Innmanuel, Pedagogía, Akal editor, Madrid, 1983 p.32; ver tb. Dilthey, Wilhelm, Historia de la Pedagogía, Ed. Losada, Buenos Aires S.A., 1965 p.9)

            7.2. "La posibilidad de la educación se prueba igualmente por la experiencia. Se puede comprobar que existe una relación directa entre los cuidados concedidos a la educación de un niño y la eficiencia de éste en la vida. La importancia práctica que se concede por los padres, las instituciones, los Estados, las Iglesias, a los organismos que tienen por objeto educar; las luchas que se han sostenido con tanta frecuencia por la dirección o el dominio de estos organismos, muestran hasta la evidencia que la educación es una potencia universalmente reconocida."

(Planchard, Emile, La Pedagogía Contemporánea, Ed. Rialp, Madrid, 1969 p.33; ver tb p.29)

            7.3. "Que se eduque al hombre mientras se adiestra al animal, se basa en admitir la libertad de la voluntad humana."

(Messner, Johannes, Etica General y Aplicada, Una ética para el hombre de hoy, Ed. Rialp, Madrid, 1969 p.35) Ver tb. Göttler, J., Pedagogía Sistemática, Ed. Herder, Barcelona, 1962 p.54

            7.4. "Dos concepciones básicas se hallan frente a frente en esta cuestión: el optimismo pedagógico y el pesimismo pedagógico. El optimismo           pedagógico destaca la potente acción del ambiente, la experiencia y las propias decisiones. Recibe también la denominación de empirismo. Un exponente extremo de este optimismo es John Locke, con su doctrina de la tabula rasa,  de la mente que es como tablilla de cera en la que nada se ha escrito todavía. Según esta teoría, el alma del niño es completamente maleable y puede recibir cualquier forma que se le dé, como agua que adopta la forma del recipiente en el que está contenida y va adonde se la quiera conducir. Dice Kant que el ser humano únicamente mediante la educación puede hacerse hombre; no es otra cosa que aquello que la educación hace de él. Leibnitz afirmaba: Dejad en mis manos la educación y en cien años habré transformado completamente a Europa. Según Herbart, un niño que fuese más fuerte que una sólida instrucción, una dirección consecuente y una disciplina inteligente es inconcebible; es absurdo creer que pueda existir. Flanagan, el fundador de la ciudad de los muchachos, decía que no hay niños malos; lo que puede ser malo es el ambiente o la educación.

            Según Eggersdorfer, el pesimismo pedagógico imperaba en la antigua Grecia (antes del culto a Apolo y Atenea) y en los círculos calvinistas como consecuencia del determinismo teológico y la predestinación. Schopenhauer habla de la constancia e invariabilidad del carácter, que es congénito. El pesismismo extremo no se encuentra en los pedagogos. ¿De dónde sacarían ánimos para realizar su función, si no tuviesen esperanzas de que diese resultado?

            La razón de la educabilidad no se halla, desde el punto de vista pedagógico, en la ductilidad de las disposiciones materiales (aquí la metáfora de ver al niño como un artefacto ha llegado hasta excluir la personalidad), sino en la capacidad de aprender, la accesibilidad (capacidad de escuchar) y la receptividad.

(Henz, Hubert, Tratado de pedagogía sistemática, Ed. Herder, Barcelona, 1968 p.152-153)

            7.5. "El problema de la ductilidad, de la capacidad de formación o moldeamiento, necesita una diferenciación, que ya se señala en algunos principios fundamentales.

            1. La ductilidad es distinta en sectores diferentes. Parecen ser marcadamente no influibles el sistema reflejo y el sistema nervioso vegetativo (circulación, digestión, etc.), la velocidad del pulso, el enrojecimiento y empalidecimiento brusco de la piel, la sudoración. Son escasamente influibles las funciones psíquicas fundamentales, tales como las reacciones sentimentales, la atención, la memoria, el tiempo o ritmo personal, el estado de ánimo, el temperamento (tipos de Kretschmer y de Pfhaler). En cambio, parecen ser muy influibles y dependientes del ambiente el pensamiento y la conducta, el conocimiento, la habilidad o destreza, las actitudes y el lenguaje.

            2. La ductilidad varía en los diversos períodos de la vida (existen épocas óptimas). Las investigaciones psicológicas se interesan  especialmente en la determinación de las épocas en que tiene mayores posibilidades de éxito la acción tendente a la formación de una determinada disposición. Existe para cada cosa una época óptima. Para el desarrollo del lenguaje hablado se extiende este período óptimo desde el inicio del balbuceo hasta el final de la primera infancia o edad del párvulo; luego, va disminuyendo esta capacidad, especialmente después de haber llegado a la madurez corporal. Las habilidades corporales se aprenden con el máximo de intensidad en la época en que mayor tendencia a la movilidad tiene el individuo, cuando han alcanzado un desarrollo suficiente los músculos y los tendones. La capacidad de aprender un vocabulario extranjero, fechas, etc., es especialmente grande en la prepubertad y disminuye notablemente a mediados del tercer decenio de la vida. La prepubertad es el período óptimo para todo aprendizaje en el que desempeñe el papel más importante la vista, debido a ser la época en que más se presentan las imágenes eidéticas. La capacidad de aprendizaje de lenguas extranjeras en el aspecto intelectivo aumenta paralelamente a la madurez general. Las matemáticas empiezan a aprenderse inteligentemente desde el inicio de la pubertad. La filosofía no se comprende hasta el principio de la adolescencia. Es preciso ampliar estas investigaciones, porque en los planes de enseñanza actuales se piensa en la seriación de las materias, pero tal vez no son adecuados en lo que se refiere a las edades, a lo que contribuye también la premura del tiempo y la inclusión de múltiples materias en pocos años.