6.0. No obstante sus múltiples y necesarias relaciones con otras ciencias es independiente. - Página 1
Índice del Artículo
Página 1
Página 2
Página 3

No obstante sus múltiples y necesarias relaciones con otras ciencias es independiente,  es autónoma.

            6.1. "La Pedagogía y las otras ciencias.- El análisis epistemológico no puede concluir con la formulación de un concepto de pedagogía por más fundado que sea, (tema tratado en el capítulo anterior). Debe, además, dar cuenta de otros problemas que al mismo tiempo que surgen de ese concepto, lo complementan. Estas cuestiones -a las que estarán dedicados este capítulo y el siguiente- son esencialmente dos: la que se refiere a la independencia de la pedagogía y de lo pedagógico frente a otras esferas del saber y del hacer humanos; y la que se concreta en un sistema de la pedagogía. La primera se resuelve previa dilucidación de las relaciones de la pedagogía con las otras ciencias; la segunda, mediante una coherente ordenación de sus partes (división de la pedagogía)...

            ...En pedagogía, como disciplina autónoma, sólo corresponde hablar de ciencias auxiliares. Según la intensidad y la importancia de sus relaciones con las ciencias que la auxilian puede decirse que las hay de dos tipos: ciencias auxiliares fundamentales y ciencias auxiliares secundarias. Pertenecen al primer grupo la biología, la psicología, la sociología y la filosofía. Se incluyen en el segundo grupo todas las otras ciencias que pueden colaborar en la interpretación y conducción del objeto pedagógico y de la actividad educativa, respectivamente...

            ...Contenido y fuentes de la pedagogía.- Ahora bien, ¿en qué grado están las ciencias auxiliares -especialmente las fundamentales- relacionadas con la pedagogía? Es sólo un "trato bienhechor", un intercambio de materiales, o por el contrario, las ciencias auxiliares están de tal modo dentro de la pedagogía que hacen peligrar su derecho a integrar un "círculo independiente de investigaciones" (Herbart)(1).

            Estas preguntas sólo pueden responderse si previamente nos ponemos de acuerdo sobre el significado de las fuentes y el contenido de la pedagogía. Quien ha tratado con mayor claridad estas cuestiones ha sido John Dewey, en su obra The sources of the science of the education (esto es, Las fuentes de la ciencia de la educación, traducido al castellano con el título de La ciencia de la educación)(2).

            Según dicho autor hay que distinguir entre las fuentes de la ciencia pedagógica y su contenido científico, pues es fácil confundirlos como si ya fueran ciencia pedagógica. En realidad esos supuestos "contenidos" son simplemente "fuentes" de la ciencia de la educación. Fuentes que han de utilizarse por el educador y el pedagogo, para hacer más inteligentes las funciones educativas.

            El término fuente tiene aquí un doble sentido. En un primer sentido son fuentes las prácticas educativas mismas; en un segundo sentido, son fuentes, las llamadas ciencias auxiliares, que proporcionan el material para resolver las cuestiones que la práctica educativa plantea. Este material derivado de las fuentes constituye el contenido de la ciencia de la educación, de donde resulta que la ciencia de la educación no es independiente desde el punto de vista de su contenido. De ahí también el significado de esta afirmación de Dewey: "Las fuentes de la ciencia de la educación es toda clase de conocimiento logrado que penetra en el corazón, cabeza y mano de los educadores y que al penetrar hace la realización del acto educativo más ilustrado, más humano, más educativo que antes"(3)

            Autonomía de la Pedagogía.- Si la pedagogía no tiene contenido científico "intrínsecamente propio", parece contradictorio sostener su independencia. Sin embargo es perfectamente posible. Para demostrarlo apelaremos a un criterio material y a otro formal. De acuerdo al primero la autonomía de la pedagogía depende de si existe o no un dominio propiamente pedagógico; el segundo de refiere a la posibilidad de un enfoque estrictamente pedagógico.

            Sin duda alguna el fenómeno educativo es un hecho dotado de realidad en la vida individual, social y cultural(4). Existe, pues, un dominio educativo en el complejo cultural. Hermann Nohl ha desarrollado este punto al considerar que "la primera misión de una pedagogía es determinar la posición autónoma del trabajo educativo y su forma de vida en la conexión de la cultura, la manifestación de su ser peculiar y de su actuación para la totalidad"(5). En el curso histórico la pedagogía fué independizándose al ganar autoconciencia el proceder educativo. Cuando más clara se hacía la presencia del hecho educativo, mayores se hacían las posibilidades de constituir autónomamente su disciplina. La ciencia pedagógica creció con la paulatina conquista de la independencia del hecho pedagógico para la vida humana. En otras palabras: aun no teniendo un contenido propio, la pedagogía tiene un objeto propio y delimitado (el hecho educativo), cuyo conocimiento integral y sistemático sólo a ella corresponde.

            El criterio formal se refiere al enfoque. La pedagogía no tiene contenido propio, pero tiene un objeto propio. Además tiene un enfoque, un mirador especial, que no es otro que el de los intereses de la educación(6). Todos los conocimientos que sirven a su comprensión y a su regulación, todos los que penetran en el ser del educador sirven de medios para su realización, pero por el sólo hecho de haber traspuesto los límites de la "provincia pedagógica" se convierten también ellos en ciudadanos de ese mundo. Así la biología se convierte  en biología pedagógica, la psicología en psicología pedagógica, la sociología en sociología pedagógica, y la filosofía, en filosofía de la educación."