Bibliografía Sección 1937 01 a 06
Índice del Artículo
Bibliografía Sección 1937 01 a 06
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19

Bibliografía La SI 1937 01 a 06

 

1156. Portnoy Antonio: Estado actual de las lenguas indígenas. Buenos Aires

            Luego del capítulo dedicado al estudio  de la evolución de las lenguas indígenas americanas y especialmente de las habladas en el actual territorio argentino, en los siglos XV a X1X y XX trata en particular sobre las lenguas quechua, atacameña o cunca, el allientak, el milcayac, el sanavirón, la cacana y lenguas del Chaco argentino, el lule, el tonocoté, el vilela o chunupí; la familia lingüística guaycurú; el abipón, el mocoví, el toba, etcétera y sus relaciones con el chiquito; grupo lingüístico mataco-mataguayo; guaraní; el Guayana y el grupo kaigangue-ingain; lenguas ríoplatenses del litoral;  la hipotética lengua “chechehet” (Pampa bonaerense); el idioma de los gennakens; la lengua araucana, grupo lingüístico Tsh`on; el tehuelche; e idiomas fueguinos, el yamana, el ona y el alakaluf.

            Siguen después los capítulos sobre la “Importancia de las lenguas indígenas para el estudio de la etnología y la historia y “Supervivencias lingüísticas en nuestro vocabulario”.

            La exposición aparece debidamente documentada y revela un cabal conocimiento del tema, principalmente en aquellas explicaciones, con ajustados ejemplos, sobre todos  y cada uno de los puntos desarrollados en particular. 

           

1157. Gandia, Enrique de: La Argentina. Buenos Aires.

            Reproducimos la crítica que ha merecido a un gran rotativo de Buenos Aires este libro de ese joven eminente en la investigación histórica:

            “La personalidad del profesor Enrique de Gandia es sobradamente conocida como para que recordemos sus méritos en oportunidad de publicarse este texto de historia y geografía argentinas, destinado a los estudiantes de la escuela primaria.

            Cree el autor de la historia y de la geografía debe hacerse simultáneamente, ya que ambas ciencias se solicitan y complementan. El criterio no es nuevo y podría ampliarse con la incorporación de otras ciencias, de tan íntima vinculación con aquellas, que a poco que se sostuviera la necesidad de engranarlas para su estudio,  esta necesidad encontraría justificativos de todo orden. En ese sentido no existe hasta ahora ningún texto que se aparte del tratamiento corriente de los temas y que en afán de dar una visión que totalice e integre nuestro pasado y nuestro presente encare el estudio con aquel criterio. A pesar de que los maestros abrirían regocijados un volumen en el que la historia del país fuera seguida mostrando cómo los acontecimientos históricos se recortan en relieve, se justifican y se explican por la fisonomía peculiar del antecedente geográfico, económico y étnico; y de qué manera, además aquellos acontecimientos han presionado sobre la estructura geográfica, económica y social de nuestro pueblo, hasta llegar a plasmar la fisonomía que hoy tiene, esta enorme tarea de reconstrucción e integración de materiales, quedaría todavía librada a su improvisación o a su esfuerzo. La obra del señor Gandia, en efecto, aunque señala el camino no lo inicia, y se ha limitado a ofrecer en un solo volumen, y uno a continuación de otro, un texto de historia y otro de geografía argentinas.

            La redacción de los textos por el mismo autor presta al volumen uniformidad de criterio y de método, y no es poco mérito en obras de esta clase –escritas por lo general con pocos escrúpulos-  el hecho que de su material de lectura hayan sido expurgados errores que por lo común pasan de los textos viejos a los nuevos con sorprendente impunidad.

            “Para nosotros –dice Enrique de Gandia- este libro no es un debut, como suele serlo el de la mayoría de los autores de libros de texto. Consideramos la redacción de un manual como algo muy difícil, que sólo se puede hacer cuando se tiene un conocimiento hondo de la historia y una visión amplia de sus problemas, lo cual solo se logra al cabo de muchos años de estudio. Nosotros nos hemos atrevido a escribir un manual después de haber publicado más de treinta volúmenes sobre esta materia”.

 

1158. Vera Peñaloza, Rosario: El paso de los Andes por las seis rutas. Buenos Aires.

            Estudio de las andanzas de San Martín por los Andes, contribuyendo a la independencia de Chile.