1 El hombre: persona - Página 1
Índice del Artículo
Página 1
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7

            01.00 El hombre: persona

           01.01 "No está aún resuelta la cuestión del origen "etimológico" de la palabra persona. Se han manejado tres hipótesis, ninguna de las cuales se da como segura: 1) del griego prôsopón; 2) del verbo latino personare; del etrusco phersu.

            Pero si no conocemos la raíz etimológica, es en cambio posible reconstruir la evolución del significado que tuvo, tanto para los latinos como para los griegos:

            A) El término "persona":

            1) Primitivamente se usó como máscara, referida a los personajes en el teatro, tanto a la máscara misma como al actor.

            2) Luego significó el estado, condición o función que un hombre desempeñaba entre los demás y en la vida pública (Persona principis, Plin., 18,4,3).

            3) De ahí se aplicó al sujeto de deberes y derechos: persona jurídica.

            4) Simplemente como sinónimo de "hombre", de todo sujeto humano, señalando su diferencia de los vivientes.

            B) El griego prôsopón:

            Su significado había tenido una evolución muy parecida a la del latín "persona".

            1) Lo que está cerca de los ojos, lo que está sobre la frente; de ahí "máscara" teatral.

            2) El rostro mismo.

            3) El sujeto humano, en el mismo sentido que luego tuvo "persona"

            Los textos puede vérselos en H. Stephanus, Thesaurus linguae graecae, París, 1572.

            Aristóteles usó el término hypokeímenon para designar el sujeto en general, sea o no racional. Los latinos lo tradujeron literalmente por substancia (lo que yace debajo de los accidentes). De hecho, hablando del hombre se referían al hombre como tal, y por ello tenía el sentido de "persona". Sobre éstos términos ver mayor ampliación en nuestra obra La persona humana.

            Más cerca se halla del sentido de persona el término griego hypóstasis (lo que está debajo), que ya usaron los griegos, y que los Santos Padres aplicaron a las "Personas" de la Trinidad. Ver nuestra obra La persona humana, p. 205-220)

            C) El etrusco "phersu".

            Es una hipótesis que todavía está en discusión. "Phersu" podría significar nombre propio, máscara teatral, demonio. Ver síntesis del problema en W. Arnold, Persona, carácter y personalidad p.54-57.

            D) En sánscrito, "purusha" designa un sujeto individual consciente, y es equivalente a nuestro término "persona".

(Quiles, Ismael, Filosofía de la educación personalista, Ed. Depalma, Buenos Aires, 1981 p.56-57)

            01.02 "La palabra "persona" significa lo que hay más perfecto en toda naturaleza, es decir, lo subsistente en una naturaleza racional"

(Santo Tomás de Aquino, Suma Teológica, Selección de Quiles, I., Colección Austral, Espasa-Calpe, Madrid, 1985 p.56)

            01.03 "Desde el solo punto de vista filosófico, la noción principal sobre la que nos importa insistir aquí es la noción de persona. El hombre es una persona que se gobierna a sí misma por su inteligencia y su voluntad. El hombre no existe simplemente como ser físico. Posee en sí una existencia más rica y más noble, la sobreexistencia espiritual propia del conocimiento y del amor. Es de esta suerte, y en cierto modo, un todo, y no solamente una parte; es un universo en sí mismo, un microcosmo que, merced al conocimiento, abarca el gran universo en toda su extensión; y merced al amor puede darse libremente a otros seres que son para él como otros él. Y es claro que en el mundo físico no existen semejantes relaciones, no cosa parecida.