Edu anexo post 2000 1937
Índice del Artículo
Edu anexo post 2000 1937
Página 2
Página 3
Un ensayo de nueva educación. Lidia Coronel La SI 18/09/37 p. 66

Un ensayo de nueva educación

Lydia de Coronel

La S I 18/09/37 p. 66

 

En el Congreso Científico de Valparaíso, celebrado en Septiembre de 1936, entre los festejos del Centenario, presenté mi extenso estudio titulado “Experiencias directas de educación primaria, particular y mixta”.

Invitada a participar en la vasta presentación de aspectos de la cultura porteña que va a hacer “La Semana Internacional”, no puedo negar mi cooperación, mostrando algo del ideal que ha orientado la educación impartida en mi colegio particular, con vida ya de varios años, y algunos de los frutos recogidos en este pequeño campo de experiencias.

 

El nombre

Un colegio, cuando no nace desde el principio con un fuerte capital individual o de una sociedad comercial, es como un organismo que poco a poco va diseñándose. Lo mío nació sin saber yo misma que lo que yo había comenzado iba a ser un colegio. El nombre no lo puse yo: me lo dio la directora del Liceo Nº 1 de Niñas de Valparaíso, señora Clementina de Schulze, que en ese tiempo era , que en ese tiempo era la señorita Clementina Peña.

Recibió la denominación de “Hogar Liceano”, porque dentro de uno de los servicios que yo había iniciado tenía la tuición de niñas de liceo que tenían sus familias en provincia o padres oficinistas que aunque vivían en la ciudad por sus ocupaciones o por haber deshecho su hogar por razones íntimas, necesitaban que alguien se hiciera cargo de la atención de sus hijas.

Eran niñas que iban  a liceos de la ciudad, niñas que vivían en mi casa, no como en un internado frío, sin afectividad, sino como en su propio hogar, con cultura elevada de música, biblioteca y cuidado de trabajos post escolares, las que generaron por tanto el nombre del plantel: “Hogar Liceano”. Es decir, fue un hogar para liceanas; un hogar con ambiente de liceo por la cultura y un liceo no carácter de enseñanza dada por el profesor, sino de control del trabajo efectuado  por las propias niñas, liceo al que se agregaba la intimidad, la familiaridad, la afectividad de hogar que no puede donde es imposible el trato individual por los centenares de alumnas.

 

Esencia de mi Colegio

¿Cuál fue la esencia de mi colegio? He aquí su origen. Cuantos saben que tengo muchos hijos, unos compadeciéndose, otros admirándome, me dicen:

-Si con sus propios hijos tiene ya un colegio…

Yo hoy tengo diez hijos y prefiero dar mi vida entera a mis hijos, a que uno solo se me muera.

Pero mi colegio no nació por mis hijos. En mi trabajo presentado al Congreso Científico, he contado como nació mi escuela particular al aire libre.

Empezó sin ser al aire libre, porque yo no tenía la casaquinta de hoy, y yo no sabía que iba a tener un colegio.

Al volver de mis clases de profesora de educación secundaria en un colegio particular, empecé a enseñar a una niñita vecina que venía a mi casa. Fue una enseñanza sin remuneración alguna. Era una amiguita de más de 12 años, que no había podido aprender en ninguna escuela, que sufría continuos ataques; que no podía casi hablar; de la que su mamá estaba desesperada porque en la casa no servía para nada: plato, taza o vaso que cogiera todo lo quebraba: en el temblor de su mano, se le caía al suelo. 

Me interesó tanto la niña, que siendo yo simplemente profesora de educación secundaria, graduada en Castellano, por esta niñita empecé a estudiar a fondo la técnica de lo primario y aún más la educación de los anormales. En medio de los montones de cuadernos de dictados y de composiciones que corregía, suprimí la habitual lectura de entretención y me dediqué de lleno a mis libros para otros tal vez pesados y para mí de atracción vital, apasionante a través de esta niñita vecina que la quería como una hijita más, indefensa ante la vida. Así me devoré los libros de los filósofos de la educación nueva, de los que han levantado la arquitectura de la actual educación bio-psicológica; de los que han estudiado la psicología del niño, de los