CIENTIFISMO, CIENTISMO Y POSITIVISMO
Índice del Artículo
CIENTIFISMO, CIENTISMO Y POSITIVISMO
Página 2
Página 2
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Generalidades

            01. "...cree resolver (el cientismo) los más profundos problemas con los métodos de las ciencias particulares, especialmente de las naturales, y merced a una "concepción científica del universo" (-> concepción del universo) hacer innecesarias la -> metafísica y la -> religión."

(Brugger, Walter, Diccionario de Filosofía, Ed.Herder, Barcelona, 1978 p.98)        

            02. "El ciencismo se produce siempre que el método de una ciencia particular pretende erigirse en único método posible y trata de explicar, desde estos presupuestos, toda la realidad, obligando a las demás ciencias a adoptarlo o a dimitir de su condición científica. No debe creerse que el ciencismo es una desviación contemporánea, sino que más bien habríamos de pensar que es una tentación continua del espíritu del hombre, que, irreflexivamente, quiere, aplicando la misma fórmula con la que tuvo éxito en un campo, conseguir los mismos resultados en otras zonas del conocimiento. En no pocas ocasiones ha ocurrido que hablamos de ciencia "en virtud de un proceso de creciente simplificación y reducción del término, refiriéndonos al tipo de saber que, en cada momento, según el punto de vista dominante, constituye el ideal, ya sea el de tipo deductivo y entonces el ideal científico se centra en la demostración matemática, ya el de tipo empírico y experimental, con lo que el ideal se polariza en torno a la llamada ciencia positiva"(1). Naturalmente, los peligros de ese espíritu ciencista no se reducen al mundo de las que llamamos ciencias -en parte en virtud de ese mismo espíritu. Por el contrario, ya hemos mostrado su incidencia en el campo de las humanidades(p.80-81), de forma que el poner de manifiesto su error se convierte en una tarea de especial urgencia."

(1) Legaz Lacambra L., El espíritu científico y las humanidades, "Anales de la Asociación Española para el Progreso de las Ciencias" 29 : 5, 1964 p.297

(Ibáñez-Martín, José A., Hacia una formación humanística. Objetivos de la educación en una sociedad científico-técnica, Ed. Herder, Barcelona, 1975 p.81-82; ver tb. Aróstegui, A., Curso de concienciación filosófica p.24; Athayde, Tristán de, Mitos de nuestro tiempo p. 17; Bóchenski, J.M., Introducción al pensamiento filosófico p.63; Bóchenski, J.M., ¿Qué es la autoridad? p.82; Gevaert, J., El problema del hombre p.133; Göttler, J., Pedagogía sistemática p.104; Haecker, T., ¿Qué es el hombre? p.188; Keilhacker, M., Pedagogía de la época técnica p.30,31,34; Morando, D., Pedagogía p.417; López Quintás, A., El conocimiento de los valores p.89; Luypen, Fenomenología Existencial, 24;  Mandrioni, E., Introducción a la Filosofía p.249; Power, Educación para la democracia, tomo ll p.14; Ratzinger, J., Una mirada a Europa p.52; Redden y Ryan, Filosofía católica de la educación p.64; Rops, D., La Iglesia de las revoluciones. Un combate por Dios p.22; Rychlowski, B., Lecciones de Fil. p.11; V.G., J., Antología sobre el concepto de Pedagogía, fotocopiado, Instituto de Educación UCV núm. 3

            03. "Positivismo. Doctrina que intenta reducir la filosofía a una base científica. Para ella, la certeza es suministrada por las ciencias experimentales. Comte, su fundador, creía que la humanidad pasa por tres etapas: 1. una fase teológica; 2. una etapa metafísica; 3. una etapa positiva o científica."

(Mayer, Frederick, Historia del pensamiento pedagógico, Ed. Kapelusz, B. Aires, 1967 p.377)