INDIVIDUALISMO
Índice del Artículo
INDIVIDUALISMO
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9

            Generalidades

            01. "Individualismo. Este término designa (1) una acentuación del valor de la -> personalidad del hombre, el cultivo y desarrollo de la misma en oposición al gregarismo humano, a la "masificación"; y ello entendido en sentido lato, es decir, no sólo de la personalidad individual, sino también de familias de grandes prendas y de otros grupos en los que se cultiva y fructifica -"en" y "para" el todo superior- la conciencia de la propia clase y del propio valor. Individualismo (2) designa la opinión que concede excesivo relieve al individuo o a grupos particulares con menoscabo de la vinculación a la comunidad situada por encima de ellos y aspira ya a una humanidad de "señores" (Nietzsche), ya a la anarquía (Proudhom). Denomínase individualismo (3) una concepción de la sociedad ( -> Sociedad, Filosofía de la, núm 1) que realza al individuo hasta el punto de reducir la ->sociedad a una suma de entes individuales, despojándola del carácter de totalidad o unidad. Según dicha concepción, el derecho y la libertad de movimiento de los individuos deben únicamente encontrar sus límites en el derecho igual de los demás, pero no en obligaciones internas para con la comunidad. Y sólo puede haber "orden" cuando el interés particular individual bien entendido conduce -como es de esperar- a una especie de "coordinación", a una harmonia praestabilita. En realidad ocurre que los más fuertes devoran a los más débiles, y en lugar de una muchedumbre "libre" aparece el ejercicio despótico e irresponsable del poder bajo las apariencias de libertad e igualdad.- Este individualismo (llamado en política "liberalismo") dominó en el siglo XlX la sociedad y la economía, y fué decayendo con él, pero perdura como individualismo de grado superior en forma de -> colectivismo y acrecentado hasta lo gigantesco".

(Brugger, Walter, Diccionario de Filosofía, Ed. Herder, Barcelona, 1978)

            02. "Individuo. Con esta palabra se designa el sujeto concreto de una esencia en su peculiaridad incomunicable, v.gr.: este abeto, este hombre llamado Pedro. Al individuo se opone lo universal, o sea, la esencia, que prescinde (abstrae) de todo sujeto determinado y que como tal es comunicable a diversos sujetos. Sólo el individuo existe realmente, mientras que lo universal en cuanto tal únicamente se elabora en el pensamiento conceptual..."

(Brugger, Walter, Diccionario de Filosofía, Ed. Herder, Barcelona, 1978)

            03. "Teoría individualista o contractualista.

            Sostiene esta teoría que la sociedad tiene su origen en un contrato o pacto social realizado libremente entre los hombres. Son partidarios de ella Hobbes y Rousseau, quienes la desarrollaron en forma distinta y aún opuesta.

            1.a) La teoría de de Tomás Hobbes sostiene que el hombre es antisocial por naturaleza -"el hombre es un lobo para el hombre"- por eso el estado natural del hombre consiste en "una guerra de todos contra todos"(1) que acabaría por destruir el género humano. Para evitarlo, los hombres hacen un pacto social en el que se comprometen a renunciar a sus libertad y a sus derechos a favor de la autoridad política(2). Mediante dicha renuncia, la autoridad se erige en un poder absoluto, fuente de todo derecho, que no está sometido aningún deber(3). El Estado o poder político es concebido así como el monstruo bíblico Leviatán, que devora las libertades y los derechos de los ciudadanos(4).

            De este modo, fundamentándose en el pacto social, Hobbes justifica filosóficamente el absolutismo político que permitió decir a Luis XlV: "El Estado soy yo".

            2.a) La teoría de Rousseau sostiene que el hombre, en estado de naturaleza, es un ser solitario que vive una vida primitiva y feliz; en cambio el hombre civilizado, que vive en sociedad, es desgraciado porque ha perdido su independencia primitiva y, por tanto, su libertad.

            Para crear, dentro de la civilización, un estado lo más parecido posible al estado primitivo de naturaleza, los hombres hacen un contrato social mediante el cual constituyen una sociedad donde "cada uno, uniéndose a todos, sólo obedece a sí mismo, permaneciendo así tan libre como antes"(5). Por medio de dicho contrato, los individuos renuncian a su voluntad particular para fundirla en una voluntad general, que es distinta de la voluntad de todos o suma de las voluntades particulares. Esta "voluntad general", mediante la cual se constituye y se rige la sociedad, se manifiesta en las elecciones o comicios populares por la mayoría de votos.

            Según Rousseau, esta alienación o cesión de la voluntad particular a la voluntad general no disminuye ni la voluntad ni la libertad de los asociados porque "al darse cada uno todo entero (a la sociedad), la condición es igual para todos y, siendo la condición igual para todos, nadie tiene interés en hacerla onerosa a los demás(6).

            Contrariamente a lo que sucedía en Hobbes, la teoría del pacto en Rousseau constituye el fundamento filosófico del régimen político liberal y democrático.