07 Democracia cristiana
Índice del Artículo
07 Democracia cristiana
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6

Bibliografía Maritain, Jacques y otros, Las responsabilidades del Cristiano y el Momento Actual, Santiago (Edit. Splendor)
La SI 28/07/34 p.9
España en llamas. La guerra social ha explotado en España, envolviéndola en una doble llamarada de llamas materiales y de odios. Es el siglo XlX que se hunde, 10/10/36 (9) p. 11 58. La lógica ayuda fascista
El triunfo de Roosevelt significa la derrota definitiva de Wall Street(4) 05/12/36 p. 9    16. Los cismas entre los demócratas
Cosas de Italia: ¿Palabras puras o régimen cristiano?
La SI 29/05/48 p. 4
Reforma agraria en Italia La SI 05/06/48 p. 4

            Un folleto de 24 páginas, sencillamente espléndido. Pocas veces se habrá podido decir con mayor razón que “los tarritos pequeños contienen las mejores confituras”.
            En Francia, desde 1912 (primer empuje) y, especialmente, desde 1919 (empuje de la guerra) se ha desarrollado el fenómeno de un renacimiento cristiano intenso, pero no en la clase trabajadora, sino entre los sabios, literatos e intelectuales en general.
            Quien estudia desapasionadamente este hecho, siente planteados dos problemas, por no decir media docena de problemas: uno, el por qué ese renacimiento ha sido especialmente de intelectuales; otro, el por qué los intelectuales nuevos cristianos hablan un lenguaje distinto de los católicos viejos.
            Repetimos que no discutimos estos hechos. Hechos son, gusten o no gusten. Buscamos, solamente, el por qué o razón suficiente de ellos.
            Quien se tome la molestia de leer el primer acápite de la crónica interna que aparece en este número podrá deducir, por consecuencia, una explicación perfecta a cada uno de estos dos hechos. Ese renacimiento cristiano no ha interesado a las masas, porque, “de facto”, aunque no “de iure”
–pero el hecho, no el derecho es lo que interesa al pueblo cuando se le toca el pan- ha visto por largas décadas andar del brazo al sacerdote y al opresor económico de las masas. Y ese renacimiento ha sido de intelectuales, porque esa minoría es la única que podía contemplar el aspecto jurídico-doctrinario del problema, comprendiendo que la claudicación cristiano-social de católicos y de sacerdotes no era más que una derivación anormal y anticristiana que es necesario corregir.
            De ahí la lucha de los intelectuales católicos, secundados por una minoría de masas, contra el hecho individualista anticatólico de numerosos católicos.
            Leyendo ese folleto, admira la ecuanimidad de esos 50 intelectuales que, apoyando sus pies sobre Santo Tomás y sobre Roma, saben pelear las buenas batallas, no sólo contra un peligro futuro colectivista, sino también –y todavía, lógicamente, con mayor calor- contra el mal presente de un individualismo anormal, que quiere escudarse poco delicadamente tras programas católicos de médula anticatólica y, como dicen en su folleto los intelectuales de Francia, de corteza sucia y embarrada.
            Cuántos deseen saber cómo piensan los intelectuales franceses que rodean a ese magnífico Jacques Maritain, que ha sabido casar a Aristóteles  con la Biología de última hora, lean este folleto, tan corto como substancioso.

España en llamas. La guerra social ha explotado en España, envolviéndola en una doble llamarada de llamas materiales y de odios. Es el siglo XlX que se hunde, 10/10/36 (9) p. 11

58. La lógica ayuda fascista
Ref hay aquí:
a Chile, a las reformas cristianas, que nuestro país  tenía desde varios lustros
Efectivamente, a propósito de la posible ayuda de Francia al  izquierdista gobierno español, hace referencia al hecho de que el Gobierno francés, timoneado por  Blum,  “cuando el pueblo se ha echado sobre las fábricas, se ha limitado a pequeñas reformas cristianas, que Chile tenía ya desde hace varios lustros”