Exponente de la Escuela Nueva en América
Índice del Artículo
Exponente de la Escuela Nueva en América
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6

Juan Bardina Castará: Exponente insigne de la Escuela Nueva en América

BARDINA Y LA ESCUELA NUEVA EN ESPAÑA

            Resaltar la relación y compromiso de Juan Bardina Castará (1877-1950) con la Escuela Nueva conduce a visualizar en el modo de ser de éste algo no adjetivo, sino sustantivo.
             Sabemos que, en sus años juveniles fue la política el dominio de la cultura que despertó y concitó más las energías vitales de Bardina, tanto desde el punto de vista teórico como práctico. Efectivamente, le interesó profundamente la cuestión política catalana e hispánica de su tiempo. Su Tesis de Licenciatura versó sobre los "Orígenes de la Tradición y del Régimen Liberal". El asunto político  no se limitó a estudiarlo. Tuvo también participación activa en los avatares de la política, adherido a las filas del carlismo.

            Un giro radical verificado en la etapa juvenil, un vuelco decisivo en su manera de encarar las cosas,  lo va a embargar con igual entusiasmo.  En efecto, su convencimiento de que los ideales cívicos alentados hasta entonces requerían una mayor disposición y apertura en los espíritus de sus conciudadanos lo indujo hacia 1902 a posponer sus afanes políticos.  Y lo determinó a consagrarse al campo de la educación con la misma entrega dedicada antes a sus ilusiones de bien público de índole política. Importa tener presente este cambio, ya que la vertiente social y política nunca dejó de constituir una honda preocupación en Bardina.

            Lo que Bardina realizó en su patria por la pedagogía y la educación ha sido objeto de investigación, primero por sus discípulos, luego por historiadores de la educación. Uno de los resultados de esos estudios es el libro JOAN BARDINA. UN REVOLUCIONARIO DE LA PEDAGOGIA CATALANA, publicado en 1980 por un grupo de profesores de la Universidad de Barcelona, que a su vez nos  incitaron a proseguirlos visto que Bardina vivió la segunda parte de su vida en Chile, luego de una estadía de medio año en Bolivia, en 1917, recién llegado
 a América. 

            La información que nos brinda la fuente antes señalada nos muestra a Bardina extraordinariamente activo. De una parte, empeñado en el quehacer docente: fundó la Escola de Mestres (1906-1910) y luego el Instituto Spencer (1911-1912), instituciones ambas de corta existencia, pero de gran valía dado el espíritu que las animó. De otra parte, participando en Congresos pedagógicos, escribiendo en revistas y publicando libros.  Dentro de este último aspecto cabe incluir las Memorias anuales de la Escola de Mestres, donde Bardina también dio testimonio de los ideales pedagógicos que profesaba. Y nos revela que el compromiso de Bardina con la pedagogía y la educación tenía un sello muy marcado. Efectivamente, aparece rechazando la filosofía que inspiraba la educación tradicional y, consecuentemente, las formas que ésta adoptaba en la práctica, propiciando una nueva visión del hecho educativo y, por lo tanto, una nueva escuela.

            Una alusión al contenido de una conferencia dictada en Barcelona por Bardina en 1908 puede darnos la medida de su entonces revolucionaria manera de concebir la educación. La intituló "El valor de la educación" y sostuvo referirse en ella a la "educación verdadera". "Y debo recalcarlo", agregaba, que nombramos educación a veces a cosas ridículas que no son más que la caricatura, y una caricatura bien estéril". Y en esa ocasión expresó que las grandes cuestiones -veinte- que inspiraban la nueva pedagogía eran las siguientes: el entusiasmo y el deber, el elemento nacional, la belleza, el poder de los ojos, la sugestión, la confianza en sí mismo, la educación del ritmo, las pasiones y su educación, el espíritu de familia en la escuela, los sistemas de libertad y de previsión, la psicología experimental en la escuela, la vocación de los alumnos, las relaciones entre la religión y la moral, la mujer y el feminismo con sus corolarios la coeducación y el bisexualismo, la estadística aplicada a la escuela, la educación intelectual, la educación social, la voluntad, el individualismo y la solidaridad, el gozo científico y la educación del cuerpo.