Cataluña La SI 34 04 23
Índice del Artículo
Cataluña La SI 34 04 23
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13

Día de San Jorge: Cataluña y sus gentes a través de los siglos.- Una ojeada sintética La SI 23/04/34 p.6-9

            1. Dónde está Cataluña.
            La península ibérica está poblada por cuatro pueblos, cada uno de los cuales tiene sus características y su historia:
            a) en un rinconcito del norte, hacia la mitad de la gigantesca cordillera de los Pirineos, vive el pueblo más antiguo de Europa: los vascos. Este pueblo fue el que pobló España dos o tres mil años antes que se hablara de catalanes y castellanos;
            b) al poniente de la península, de arriba abajo, ocupando una faja uniforme, los luso-galaicos, gente celta, que forman actualmente la República independiente de Portugal y Galicia;
            c) en el centro de España, de norte a sur, ocupando la mayor parte del suelo español, el Pueblo Castellano, formando varias regiones dialectales: las Castillas, Andalucía, Aragón, etc.; y
            d) al oriente de la península, formando una faja de arriba abajo, el Pueblo Catalán, que forma las regiones de Valencia, Cataluña y Baleares españolas, y el Rosellón, Languedoc y otras regiones francesas

            2. Los tiempos prehistóricos.
            Desde siglos muy remotos vivían los pueblos antedichos en las regiones que ahora ocupan, formando cuatro Confederaciones de Tribus y hablando cada confederación su propia lengua, que, al mezclarse con la latina, engendraron los cuatro idiomas actuales: el glorioso gallego-portugués, la lengua inmortal de Cervantes, el habla vasca, milenaria, y la lengua catalana.
            Vivían esas tribus similarmente a las de Italia y Francia, con los caracteres de la época prehistórica, es decir, en la salvajería, primero; en la barbarie, luego. Tuvieron su Edad de la Piedra, en la cual sólo usaban tierras y piedras para cualquier cosa, aún para herramientas, cuchillos, agujas, hachas, armas, etc. su Edad de los Metales, en la cual ya usaban bronces y hierros. Vivían entonces en cuevas cercanas a los ríos, y luego en chozas de palos y barro.
            Duró este período muchos siglos, habiéndose encontrado en excavaciones miles de instrumentos y cimientos de casas y aldeas. 
           
            3. Las invasiones civilizadoras.
            En tiempos remotísimos, más de 6.000 años atrás, florecía un gran Imperio Ligur en las orillas del Mediterráneo, desde el norte de Roma, pasando por Génova, Marsella y Barcelona, hasta Valencia y Murcia, tocando a Andalucía. Cataluña debe a ese Imperio, que parece fue muy floreciente, el primer empuje hacia la civilización.
            Pasan más de mil años y se acercan a las costas catalanas naves de Grecia (3.000 a C.). Era ese pueblo mediterráneo vecino del Asia civilizada, y había entrado decididamente en el camino de la civilización. País de escaso suelo, sus hijos se lanzan al mar en busca de medios de ganarse la vida. Y, mientras los fenicios preferían las costas andaluzas, los griegos comerciaban con valencianos y catalanes, vendiéndoles productos orientales y comprándoles toda clase de metales preciosos, como hacen hoy los europeos con los atrasados habitantes del Africa.
            La tierra catalana sufría por ese contacto una influencia helénica, que influyó mucho en su manera de ser. El comercio y las transacciones mercantiles las aprenden desde su infancia. El arte y negocio es el ambiente de la cuna de su civilización.

            4. Cataluña queda romanizada.
            Doscientos años antes de Cristo, ponen pie en tierra catalana los ejércitos romanos. Llegan a Cataluña como aliados, para rechazar juntos una invasión cartaginesa. Los cartagineses vencidos después de las famosas guerras púnicas, los romanos se quedan en Cataluña como amos, no sin que los montañeses de