Democracia Autopsia 43 11
Índice del Artículo
Democracia Autopsia 43 11
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7

Autopsia de una palabra sonora Democracia  (145) 12.- Otro embrollo democrático La SI 06/11/43 p. 12
Autopsia de una palabra sonora Democracia  (146) 13.- Elementos de la democracia internacional La SI 13/11/43 p. 12
Autopsia de una palabra sonora Democracia  (147) 14.- Un político respira por la herida La SI 27/11/43 p. 12 (la crónica fue omitida en La SI 20/11/43)

12.- Otro embrollo democrático
            Para defender la democracia de las falsificaciones pseudodemocráticas, no hay mejor camino que plantear el problema en toda su crudeza y encararlo con los hechos mundiales que están a la vista de todos. Hagámoslo hoy en relación con la libre determinación de los pueblos. Es una nota curiosa, por lo demás muy conocida, que vale la pensa de sistematizar.
            Porque la democracia no tiene sólo relación con las libertades individuales, naturales, inalienables que los democráticos están atacando continuamente, no reconociéndolas tantas veces. La democracia tiene relación, asimismo, con la voluntad colectiva en orden a formar Estado aparte, o ser parte de un Estado con otros, o algunas de las otras maneras de ser en el orden internacional. Es decir, la democracia tiene el “aspecto internacional” o estatal (además del “aspecto individual”) de los “derechos inalienables” según la cómica frase de los que están alienándola constantemente y por sistema.
            Ya en este terreno internacional, pueden darse varios casos, que vamos a presentar, preguntando en cada uno de ellos si se trata de democracia o de antidemocracia, para ver si hay algún pretencioso que se dé por poseedor de la verdad.
            Nos invita a dilucidar, si es posible, este aspecto, la actual existencia internacional de Eslovaquia, que presentábamos en el número anterior en la sección “Países Independientes” (La SI 30/10/43 p. 10), ante la existencia anterior de Checoslovaquia, Estado dictatorial sedicente democrático, de que formaba parte, durante los últimos veinte años, Eslovaquia.

            l.-  Supongamos el caso de la actual Turquía. Es país independiente, formando en el número de Estados soberanos en la constelación internacional de estas horas. En este primer caso no hay discusión posible. La existencia de “Turquía independiente” es algo con lo cual están todos conforme.
            1. Es un hecho real y verdadero.
            2. Está conforme con el derecho natural, según el cual una raza definida tiene derecho natural, personal, inalienable, a ser un Estado independiente.
            3. La voluntad de los turcos está conforme con ese derecho. No hay turcos que deseen formar parte de otro Estado, o de dividir la raza en varios Estados.
            4. La voluntad ajena está también conforme. Los demás países, al fin, han tenido que reconocer el derecho de la raza turca a una independencia real y completa. Nadie desea mediatizar la independencia turca, y, si alguien desease violarla de alguna manera, todos estamos conformes en que ello no debe apoyarse bajo ningún aspecto.

            ll.- Encaremos el problema ante el hecho de Suiza independiente.
            1. Los suizos están conformes en ello, tantos los alemanes (mayoría) como los franceses, italianos o grisones (minorías). Se cumple, pues, la voluntad democrática de los ciudadanos interesados, al formar ese Estado independiente cuatriracial.
            2. También el resto del mundo está conforme en esa Suiza independiente. Nadie aspira a apoderarse de ella o de alguna de sus partes.
            3. La historia apoya también esa independencia. Hace ya siete siglos que los suizos viven, más o menos, así, sin que hayan hallado en ello dificultades insuperables.
            4. No es lo mismo, si lo encaramos con el derecho natural de las razas, o con la voluntad de la posible mayoría.
            Las razas. Parece admitido que una Raza tiene derecho natural, inalienable, a no ser triturada, y deber natural a ser “toda ella” una unidad estatal, a forjar un solo Estado. En este caso ¿qué diría usted si, conforme con ese “ius” racial, que todos reconocen ahora, Alemania, Italia y Francia reclamasen el trozo de Suiza que pertenece, respectivamente, a su raza? Si los respectivos ciudadanos estuviesen