Precisiones sobre el ideario político, social y económico.
Índice del Artículo
Precisiones sobre el ideario político, social y económico.
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13

Algunas importantes precisiones sobre el ideario político, social  y económico  -en las páginas de “La Semana Internacional” (1921-1948) de Valparaíso- de Juan Bardina Castará (1877-1950), educador

Algunas importantes precisiones sobre el ideario político, social  y económico  -en las páginas de “La Semana Internacional” (1921-1948) de Valparaíso- de Juan Bardina Castará (1877-1950), educador. 

Abstract
 Es este escrito uno más de una década de investigación sobre la vida y obra de Juan Bardina Castará, educador, periodista y teórico político de origen catalán que vivió en Chile la mitad de su vida. Es el resultado  final de una interrogante  planteada hace un quinquenio a propósito de una supuesta contradicción en la vida y obra de Bardina. De una parte, notable educador. De la otra, teórico político y periodista cuestionable por su simpatía hacia las personas de Hitler y Mussolini y su adhesión hacia el nazismo y fascismo, volcadas en “La Semana Internacional”, publicación  a que me referiré en el texto con la sigla “La SI”. En este trabajo consta, primeramente, el cargo hecho en vida a Bardina de haber sido nazista y fascista, que perdura -según recientes testimonios- hasta hoy. Luego, se  hallan  algunas importantes aserciones –una selección- del propio Bardina negando la veracidad de la acusación. Por fin, incluye mi  propia apreciación de este asunto.
Si bien arriba definí este trabajo como el resultado final de la segunda parte de esta investigación -con acento en la concepción política de Bardina; la primera acentuó su concepción pedagógica y actuación educativa- cabe precisar que lo es solamente en cuanto al hallazgo del criterio de fondo y último necesario para la adopción de una postura personal. Ello abre ciertamente la  posibilidad de inicio  a una respuesta  a la pregunta planteada. Pero no solo abre posibilidades. También crea condiciones para proseguir la investigación iluminando aspectos todavía en sombras de la misma.

Prólogo

 A fines del 2002 el nombre de Juan Bardina apareció impreso en dos libros nacionales, cosa digna de notar, dado el olvido que recayó -tras su fallecimiento- sobre su persona y  obra. Uno de éstos se titula “90 años de la Escuela de Derecho de la Universidad de Valparaíso” (1), que, conteniendo una pluralidad de escritos acerca del aniversario mencionado, dedica veinticinco páginas a Bardina, emanadas de los cinco participantes en un Acto Recordatorio a los 50 años de su muerte. El otro, lleva por título “Humanismo Cristiano Chileno (1931-2001). Sus inspiradores, sus seguidores, sus polémicas y luchas”(2), de William Thayer Arteaga.

En el primero, la evocación de Bardina guarda relación con su condición de meritorio profesor  universitario, de recuerdo imborrable para muchos de sus ex alumnos. En el segundo, la alusión es muy escueta. Concierne al ingrediente político de su personalidad. Lo muestra formando parte de los sectores juveniles y de profesionales inteligentes (importantes, pero no gravitantes) que, hacia 1936, se sintieron atraídos por el Movimiento Nacional Socialista Chileno, dirigido por González von Marees.

Ambos temas al suscrito le han interesado por  una década. El educativo porque fue bajo este aspecto que le atrajo conocer su vida y obra. El político, social, económico e internacional, dada la implicancia que tiene la óptica de esos asuntos en el ámbito educativo. En este caso, no se trataba de cualquiera visión. Sino de una que apareció comprometiendo al sujeto investigado con los movimientos fascista y nazista del siglo pasado, ambos totalitarios. Esto es, con una cuota grande de responsabilidad en la gestación de la segunda guerra mundial. Los dos causantes de crímenes de guerra  y de atentados contra los derechos humanos.

El estudio emprendido tuvo origen en el conocimiento de una obra fruto del empeño de cuatro profesores de la Universidad de Barcelona intitulada “Joan Bardina Castará, un revolucionario de la pedagogía catalana”, editado por la misma Universidad en 1980. En ella, esos académicos proporcionaron a sus lectores información y comentarios sobre el quehacer de Bardina en el campo educacional hasta su alejamiento de España el año 1917. En  uno de ellos brotaba una interrogante: