Espacio Vital 20-24
Índice del Artículo
Espacio Vital 20-24
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7

ll Parte: El Espacio Vital ante la Ciencia. O, ante el Derecho 20 Qué es Espacio Vital 21. Problema de base evidente. La dignidad del hombre en juego 22 Habla el Dr. Meyer, profesor vienés 23 Espacio Vital es un postulado de Derecho Natural 24 El Espacio Vital en la concepción de los salvajes y de los cristianos  La SI 09/03/40 p. 10

20 Qué es Espacio Vital

Como se ve, la historia anda siempre llena de Espacio Vital. Y aún nos atreveríamos a afirmar que la mayor parte de movimientos verdaderamente trascendentales han tenido en el Espacio Vital un padre más o menos conocido.

            Además de esa importancia histórica realmente extraordinaria, la guerra actual tiene estrecha relación con el problema. La frase Espacio Vital anda enredada en todas las discusiones. Y, si unos    -Alemania- hablan de él como de una exigencia necesaria a su vida, otros -Gran Bretaña y Francia- se jactan horondamente de que, sobrándoles abundosamente Espacio Vital y faltándole a Alemania, la guerra será ganada por ellas. ¿No sería interesante, por lo mismo, que se viese de forjar una teoría a base de esos hechos históricos, enfrentándolos ante el derecho y la razón.
            No deja de ser difícil el problema. No se ha hecho todavía nada para llegar a una teorización aceptable y completa. Andan enredados entre las mallas de este problema áxico otros de no menos cuantía: la libertad de los mares, el bloqueo, el derecho de una nacionalidad, el derecho natural a las materias primas, la caída definitiva de los Imperios, la autarquía que viene a pasos rápidos para la mayor parte de países, hagan lo que quieran los pueblos productores de manufacturas, el nuevo mapa de Europa a la luz de estas doctrinas. Y tantas otras cuestiones fundamentales.
            Sin embargo, y a pesar de todo, hay necesidad de estructurar un ensayo preliminar, que sirva para base de mejores cosas.
            Desde luego, se pregunta uno, al entrar en el vestíbulo del problema: ¿Qué se entiende por Espacio Vital? Es una pregunta que debe ser el punto de partida para fijar la materia. Al fin, estudiado todo, podría darse de ella una definición más o menos correcta. Y es tanto más importante la pregunta por cuanto, de no fijarse bien sus límites, el problema se desviaría fácilmente. “Muchas discusiones –escribe Balmes- no llegan a buen término, y sus sostenedores no se entienden, por no haber señalado bien, ante todo, qué entendían con las palabras que son objeto de la discusión”.
            Por espacio vital vulgarmente hablando, se entiende aquellas condiciones geográficas (0 rodeadoras de lo geográfico) necesarias para que un pueblo desarrollar su vida normalmente, no hallando obstáculos objetivos a su felicidad. Es una descripción que difícilmente podrá rechazar nadie.
            La palabra “objetivos” es esencialmente necesaria. Porque se podría dar el caso de obstaculizar la vida de un pueblo, no algo objetivo, sino condiciones subjetivas, dependientes de la voluntad del mismo. Si, por ejemplo, la avaricia de un patrón no permite dar a los obreros un salario justo, por embolsillar el capitalista intereses injustos, nadie diría –aunque lo haya dicho el liberalismo económico- que ese patrón no puede satisfacer las ansias y el derecho de su trabajador a salario suficiente. Este ejemplo tiene relación estrecha con la vida colectiva de las naciones.
            Quedamos, por tanto, en que el problema del Espacio Vital se refiere a aquellos medios necesarios de vida de una colectividad nacional que dicen relación –directa o indirecta- con el espacio.
            Cierto que la vida de las naciones no depende solamente del espacio, sino también de otras condicionantes. Pero algunos de ellos no son disputables, y, por lo mismo, no originan conflictos ni son objetos de problemas, mientas que otros, muy graves y también raíz de conflictos, son ajenos al espacio. Son estos, también problemas, pero “otros” problemas. El tiempo, por ejemplo, es condicionante de toda acción humana. Pero, afortunadamente, el tiempo no está al alcance de los ávidos egoístas para disputarlo al vecino: el tiempo nuestro está fuera de toda posibilidad de ataque, salvo que nos lo corten de un estacazo. El derecho a la autodeterminación de los pueblos es realmente causa de muchos conflictos. Pero son ajenos al problema del Espacio Vital.