Espacio Vital 75-79
Índice del Artículo
Espacio Vital 75-79
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8

lll Parte: El Espacio Vital y la actual guerra. 75 El factor comercial y la guerra. 76 El Espacio Vital objetivo de la guerra La SI 01/06/40 14-15
lll Parte: El Espacio Vital y la actual guerra. 76 El Espacio Vital objetivo de la guerra (continuación). 77 Complejidad del problema del Espacio Vital. 78 Gran Bretaña no ha cuidado de explotar su suelo. 79 Alemania realiza un enorme esfuerzo en cuanto a materias sintéticas La SI 08/06/40  p. 9
lll Parte: El Espacio Vital y la actual guerra. 79 Alemania realiza un enorme esfuerzo en cuanto a materias sintéticas (continuación) La SI 15/06/40  p. 13

75 El factor comercial y la guerra

            Hay que saber ver la gravedad de este acontecimiento, que no habían sabido prever los estadistas aliados, que tanto han dejado que desear en estos últimos años, no comprendiendo cosas elementales. Habían hecho la guerra para eliminar comercialmente a Alemania. Habían impuesto las abusivas condiciones de Versalles para aplastar al contrincante. Habían establecido el aparato camuflageador de la Sociedad de Naciones para que estas condiciones excepcionales contra Alemania perdurasen bajo una capa de moderación, democracia y asentamiento mundial- ¡Y no lo habían logrado!
            Es que no conocían todavía –después de cuarenta siglos de estar a la vista- el principio de que nada violento es durable. Creían, pobres títeres, vencer a la naturaleza, que de la manera más simple elimina a los que no saben tenerla en cuenta, dando de cabezazos inútiles contra los principios eternos.
            La gravedad del caso se tendrá a la vista si se recuerda cómo no habían sabido prever lo que acontecería a causa de aquella guerra y el período de la postguerra. En otra ocasión ha sido explicado en estas columnas. hay necesidad de recordarlo a grandes rasgos.
            La guerra del 14 había sido hecha para eliminar a un competidor con fuerza igual a la de Gran Bretaña: Alemania. Sin embargo, durante la guerrahan de comprar los aliados gigantescas cantidades en Estados Unidos, y no solo esto les endeuda asombrosamente, sino que Estados Unidos  -consecuencia de su aumento en la organización industrial- irrumpe después de la guerra como un competidor enorme. La América Latina se industrializa en lo más usual: paños, zapatos, etc. De  este modo Gran Bretaña, no solo no ha logrado eliminar a Alemania de la competencia comercial, sino que ha provocado la aparición de Estados Unidos y al mismo tiempo la supresión  de una enorme zona de compras: Sud América. Pasan no más unos años, y aparece el Japón como nuevo competidor. Y tenemos que, para librarse Gran Bretaña de un competidor (Alemania), se encuentra con tres (Alemania, Japón, Estados Unidos) y un cliente gigantesco menos (América Latina).
            Y ¿no ven todavía en lontananza un nuevo competidor, que será terriblemente poderoso, Rusia, con toda la fuerza de su gente y de un empuje extraordinario?
            La realidad se presentaba, antes de la actual guerra, con caracteres extraordinariamente graves.  Día a día descendían las cifras comerciales de Gran Bretaña.. en virtud de una leal competencia manchesteriana, no había manera de eliminarla. Había que pensar en la fuerza.
            Invitamos al lector a eliminar de su mente una serie de palabras supersticiosas en cuanto ser creídas por los que hablan con ellas llenándose la boca. Mr. Chamberlain, que gasta a veces una nítida franqueza, ha declarado recientemente en los Comunes, algo que vale la pena de ser constatado.
             Preguntado por un opositor por qué había cedido a Alemania en Munich, contestaba simplemente, y seguramente su  respuesta responde a la realidad:
            - Porque no estábamos en aquellos instantes preparados para oponernos.
            Esta contestación debe confrontarse con declaraciones anteriores del mismo eminente político británico. Había dicho -también en los Comunes- que él había firmado el Pacto de Munich porque Alemania tenía razón en este caso, por tratarse de checoslovacos que no eran tales, sino alemanes pura sangre.
            Ello significa que, cuando se habla desde ciertos altos puestos de libertad y respeto a la libre determinación de los pueblos, quiere decir que no se cuenta con fuerzas para oponerse a ello. Lo cual –prueba eminente de la operación-  se confirma al ver que esos mismos pueblos mantienen aherrojados a otros países.
            La misma tónica perdura en esta guerra. Los que crean en estas palabras  Libertad, Democracia y otros bellos vocablos en boca de los grandes países son indiscutibles candidatos al Limbo.